2017: EL BRE­XIT Y LA PO­LÍ­TI­CA ECO­NÓ­MI­CA DE TRUMP

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES Pre­si­den­te de la Es­cue­la de Finanzas

La po­lí­ti­ca de Do­nald Trump y la ma­te­ria­li­za­ción del bre­xit mar­ca­rán el es­ce­na­rio eco­nó­mi­co del año pró­xi­mo, se­gún el pro­fe­sor de la Es­cue­la de Finanzas Ve­nan­cio Sal­ci­nes.

To­do cam­bia. Cam­bia lo su­per­fi­cial. Cam­bia tam­bién lo pro­fun­do. Cam­bia el mo­do de pen­sar. Cam­bia to­do en es­te mun­do. Caía la de­mo­cra­cia en Chi­le y Ju­lio Num­hau­ser, exi­lia­do en Sue­cia y mi­ran­do a Santiago, nos le­ga es­ta ver­dad, tan profunda que la in­men­sa ma­yo­ría de las ve­ces non ne­ga­mos a es­cu­char­la. Te­ne­mos tan­ta an­sie­dad por vi­vir en un mun­do de cer­ti­dum­bre que en los mo­men­tos de má­xi­mo des­con­cier­to lo úni­co que lle­ga­mos a pen­sar es que es­ta­mos sin brú­ju­la. Per­di­dos en un mun­do de quie­tud. Hun­di­dos en un bos­que que no en­ten­de­mos. Y no, to­do cam­bia. Se mue­ven los sue­los, se al­te­ran las paredes, se re­ubi­can los ejes ¿Y? na­da. Por­que tam­bién cam­bia el mo­do de pen­sar. Cam­bia lo su­per­fi­cial. Cam­bia lo pro­fun­do. Nos re­ajus­ta­mos.

El 2017 se­rá un año to­tal­men­te dis­tin­to al ac­tual. Ha­brá un úni­co cor­dón um­bi­li­cal con el pa­sa­do, con el hoy, el des­em­pleo. A par­tir de ahí, el es­ce­na­rio se­rá nue­vo. Por un la­do, nos to­ca­rá pre­de­cir el com­por­ta­mien­to eco­nó­mi­co de los nue­vos po­pu­lis­mos con­ser­va­do­res. En­ten­der, co­mo mí­ni­mo, la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del Reino Uni­do del bre­xit y de los Es­ta­dos Uni­dos de Trump. Ta­rea que no ha de ser com­pli­ca­da siem­pre y cuan­do ellos se en­tien­dan a sí mis­mos y sean ca­pa­ces de lan­zar­nos un men­sa­je cohe­ren­te.

In­ter­na­men­te, su­fri­re­mos, y mu­cho, con el de­ba­te de las pen­sio­nes y el nue­vo rol que pre­vi­si­ble­men­te le que­rrán dar a las pen­sio­nes de viu­de­dad. Y to­do ello ade­re­za­do con in­fla­ción. Sí, in­fla­ción. Mis lec­to­res sa­ben que he abor­da­do es­te te­ma va­rias ve­ces y siem­pre en la mis­ma di­rec­ción, ad­vir­tien­do de que es­ta­ba más cer­ca que le­jos. Hoy no so­lo se co­men­ta en es­ta co­lum­na, ya es par­te in­te­gran­te de los dis­cur­sos ofi­cia­les del Ban­co Cen­tral Europeo. Cier­to que Mario Drag­hi, y el res­to de los mor­ta­les, an­siá­ba­mos una in­fla­ción de de­man­da, una subida de pre­cios im­pul­sa­da por un cre­ci­mien­to ace­le­ra­do del con­su­mo, y no una de cos­tes. Pe­ro la vi­da es así. To­do cam­bia y los mis­mos que nos pu­sie­ron el dié­sel a me­nos de un eu­ro el li­tro en bre­ve nos ha­rán pen­sar que ese pre­cio fue un efí­me­ro re­ga­lo de na­vi­dad. La in­fla­ción al­te­ra­rá to­do y, en pri­mer lu­gar, pon­drá pun­to y fi­nal a una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­tre­ma­da­men­te ex­pan­si­va. Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras su­birán sus ti­pos de in­te­rés y po­drán vol­ver a vi­vir de su mar­gen de in­ter­me­dia­ción y la deu­da ¡Ay, la deu­da! La nue­va de­be­rá emi­tir a ti­pos, ob­via­men­te, más al­tos, ro­bán­do­le pro­ta­go­nis­mo a los ac­ti­vos del mer­ca­do se­cun­da­rio. Los pre­cios de esos tí­tu­los de­be­rán caer pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos y, al ha­cer­lo, ve­re­mos a un buen nú­me­ro de fon­dos en­trar en ren­ta­bi­li­da­des ne­ga­ti­vas. A Mon­to­ro le na­ce­rá un nue­vo pro­ble­ma, el cos­te de la deu­da, que, sí o sí, se va a en­ca­re­cer. Las fa­mi­lias no sa­brán qué ha­cer. Los fon­dos en ren­ta fi­ja de­ja­rán de ser atrac­ti­vos y los de­pó­si­tos se­gui­rán en ren­ta­bi­li­da­des sim­bó­li­cas. Mu­chos in­ver­so­res bus­ca­rán es­pa­cios de má­xi­ma li­qui­dez, eso o la ad­qui­si­ción de otros tí­tu­los. Aho­ra sí. Ya hay in­fla­ción y, por lo tan­to, la creen­cia de que el ac­ti­vo com­pra­do, siem­pre y cuan­do no sea un bono, vi­vi­rá en un es­pa­cio de li­qui­dez. Es de­cir, en­tra­re­mos de nue­vo en el inmobiliario. Bus­ca­re­mos la usa­da por­que en la nue­va, prác­ti­ca­men­te, ya no que­dan in­mue­bles atrac­ti­vos. La me­jo­ra de la vi­vien­da ti­ra­rá al al­za el em­pleo y, con ello, el con­su­mo, crean­do un bu­cle que se re­tro­ali­men­ta­rá de mo­do po­si­ti­vo y que, de he­cho, ya es­tá fun­cio­nan­do en al­gu­nos lu­ga­res de Es­pa­ña. Ve­re­mos có­mo en­tra un efec­to des­apa­re­ci­do de nues­tras eco­no­mías, el co­no­ci­do co­mo efec­to ri­que­za. La li­qui­dez y la subida de los pre­cios de los ac­ti­vos ha­rán que cien­tos de mi­les de fa­mi­lias se sien­tan más ri­cas. Su pa­tri­mo­nio vuel­ve a es­tar en el mer­ca­do. Es­te sen­ti­mien­to al­te­ra­rá po­si­ti­va­men­te las pau­tas de con­su­mo. Em­pe­za­re­mos a ver otra Es­pa­ña, con otros pro­ble­mas y con otras so­lu­cio­nes.

| EFE | TO­NI ALBIR

El sec­tor inmobiliario vol­ve­rá a te­ner pro­ta­go­nis­mo en la economía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.