Ca­pi­ta­lis­mo ul­tra­fi­nan­cie­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Juan Car­los Martínez

La po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es po­si­ble e in­clu­so exis­te. De he­cho, Antón Cos­tas (Vi­go, 1949) y Xo­sé Car­los Arias (Lu­go, 1954) son ca­te­drá­ti­cos de Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca, el pri­me­ro en la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na y el se­gun­do en la Uni­ver­si­dad de Vi­go, y con su la­bor in­ves­ti­ga­do­ra y di­vul­ga­do­ra nos re­cuer­dan cons­tan­te­men­te que pue­de ha­cer­se po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, aun­que la prác­ti­ca de los úl­ti­mos años nos ha­ya he­cho pen­sar que ni exis­te ni ha­ce fal­ta, me­ti­dos co­mo he­mos es­ta­do en una co­rrien­te que nos lle­va­ba por el úni­co ca­mino se­ña­li­za­do, ba­jo los de­sig­nios de unos pres­crip­to­res eco­nó­mi­cos po­see­do­res de la ver­dad in­ape­la­ble, co­mo cre­yen­tes que son del fin de la his­to­ria y del «dios mer­ca­do».

Arias y Cos­tas, al con­tra­rio que sus co­le­gas em­bu­ti­dos en el po­der, creen que la economía es un hu­ma­nis­mo, cu­yos estudios de­ben ser trans­ver­sa­les, con apor­ta­cio­nes de los his­to­ria­do­res, de los so­ció­lo­gos, de los de­mó­gra­fos. Sa­ben que la su­ya no es una cien­cia em­pí­ri­ca, por­que no es pre­dic­ti­va, co­mo la me­di­ci­na o la fí­si­ca, de mo­do que de­fien­den (co­mo ya hi­cie­ron en su an­te­rior li­bro en coau­to­ría, La to­rre de la arro­gan­cia, del 2012) la ne­ce­si­dad de que los de­ci­so­res po­lí­ti­cos alien­ten la di­ver­si­dad de opi­nio­nes y la ver­tien­te in­ves­ti­ga­do­ra de sus ase­so­res eco­nó­mi­cos, pa­ra no equi­vo­car­se tan­to.

CON SEN­TI­DO HIS­TÓ­RI­CO

Los au­to­res se pro­po­nen ha­cer con el lec­tor «una re­fle­xión so­bre el sen­ti­do his­tó­ri­co de es­ta cri­sis», con la es­pe­ran­za de que del es­tu­dio de los erro­res de per­cep­ción que die­ron pa­so y acompañaron a la Gran Re­ce­sión sur­ja una teo­ría eco­nó­mi­ca más fle­xi­ble y abier­ta.

Por­que los erro­res han si­do mu­chos y gra­ves, fru­to del an­qui­lo­sa­mien­to de la teo­ría do­mi­nan­te. Ya no va­le pa­ra ex­pli­car el mun­do en el que nos mo­ve­mos, o, por su­je­tar­nos al aná­li­sis que ri­ge es­ta obra, no tra­du­ce la ver­dad del ca­pi­ta­lis­mo ac­tual, que ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te con res­pec­to al de prin­ci­pios de si­glo. Su ca­rác­ter cons­ti­tu­ti­vo es el ul­tra­fi­nan­cie­ro, por­que los mercados de ca­pi­ta­les mun­dia­les su­pe­ran ya en va­rias ve­ces el pe­so de to­dos los de­más y por su di­men­sión es­ca­pan a cual­quier con­trol na­cio­nal o mul­ti­la­te­ral. Lo que nos su­me en la in­quie­tud so­bre la po­si­ble re­pe­ti­ción de nue­vos tsu­na­mis. Y, a es­ca­la más cer­ca­na, evi­den­cia los pro­ble­mas que ge­ne­ra la ul­tra­ban­ca­ri­za­ción de sis­te­mas eco­nó­mi­cos co­mo el es­pa­ñol, en el que la ban­ca, pri­vi­le­gia­da por los úl­ti­mos Go­bier­nos, res­ta re­cur­sos y di­na­mis­mo a otros sec­to­res pro­duc­ti­vos.

Es­te nue­vo ca­pi­ta­lis­mo que, co­mo re­za el tí­tu­lo, es­tá cam­bian­do de piel, ha ge­ne­ra­do co­mo prin­ci­pal efec­to so­cial una cre­cien­te de­sigual­dad en las so­cie­da­des avan­za­das, con las con­se­cuen­cias que va a te­ner, si no ha te­ni­do ya, de des­con­ten­to, desafec­ción de la po­lí­ti­ca, en­fren­ta­mien­to en­tre las cla­ses di­ri­gen­tes y las tra­ba­ja­do­ras e ines­ta­bi­li­dad. Vis­to con pers­pec­ti­va pla­ne­ta­ria, es­te nue­vo ca­pi­ta­lis­mo se ha in­ter­na­cio­na­li­za­do de ma­ne­ra pre­ci­pi­ta­da, lo que ha ge­ne­ra­do gran­des des­equi­li­brios que tam­bién pue­den di­ri­gir­nos ha­cia el con­flic­to. Sus man­da­tos y exi­gen­cias, por otra par­te, han pues­to en sol­fa la ido­nei­dad de las de­mo­cra­cias pa­ra acom­pa­sar las ne­ce­si­da­des de los ciu­da­da­nos con los re­que­ri­mien­tos de los mercados; es­tá dis­yun­ti­va apa­re­ce aho­ra en la ba­se de las im­pre­vis­tas de­ci­sio­nes elec­to­ra­les en al­gu­nos paí­ses desa­rro­lla­dos, en fa­vor de los men­sa­jes más re­tró­gra­dos y de­ma­gó­gi­cos.

Con es­tas nue­vas con­di­cio­nes de jue­go, los au­to­res pre­vén un pe­río­do pro­lon­ga­do de cre­ci­mien­to al ra­len­tí, si no de es­tan­ca­mien­to. A es­ca­la uni­ver­sal su­fri­mos un so­bre­en­deu­da­mien­to que fre­na las po­si­bi­li­da­des de cre­cer. Las vie­jas re­ce­tas an­ti­in­fla­cio­nis­tas ya no va­len, co­mo ya no es efec­ti­va tam­po­co la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Han de es­cu­char­se nue­vas vo­ces que re­cla­man un con­trol mun­dial de las finanzas o un aban­dono de las de­va­lua­cio­nes sa­la­ria­les. Cos­tas y Arias ob­ser­van al­gu­nos sig­nos de me­jo­ra. Por ejem­plo, que co­mien­ce a im­po­ner­se la vi­sión de que «la es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro se con­si­de­re co­mo un to­do y que, por tan­to, su re­gu­la­ción se in­cor­po­re a la ges­tión ma­cro­eco­nó­mi­ca». Am­bos es­pe­ran que el ca­pi­ta­lis­mo re­cu­pe­re un sen­ti­do de mo­ral pú­bli­ca del que aho­ra ca­re­ce. Es­ta­re­mos aten­tos.

Xo­sé Car­los Arias y Antón Cos­tas

La nue­va piel del ca­pi­ta­lis­mo Edi­ta: Ga­la­xia Gu­ten­berg 328 pá­gi­nas. 21,50 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.