«In­no­var no es te­ner ideas, sino lle­var­las al mer­ca­do»

Ig­na­cio Villoch es uno de los prin­ci­pa­les ex­per­tos del país en in­no­va­ción y aca­ba de ser dis­tin­gui­do por Lin­ke­din con el pre­mio Top So­cial Exe­cu­ti­ve 2016 de Es­pa­ña y Por­tu­gal. Es au­tor, en­tre otras obras, de «El desafío de Ya­go: en bus­ca de las fuen­tes de

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Lui­sa Ló­pez

La no­ve­la de Ig­na­cio Villoch tie­ne co­mo tras­fon­do el mun­do del em­pren­di­mien­to que ha si­do pu­bli­ca­da por el Con­se­llo So­cial de la Uni­ver­si­da­de de A Co­ru­ña. En la ac­tua­li­dad, es ge­ren­te de In­no­va­ción y Desa­rro­llo del Cen­tro de In­no­va­ción de BBVA en Ma­drid.

—Re­cien­te­men­te ha si­do ga­lar­do­na­do por la red so­cial Lin­ke­dIn con el pre­mio Top So­cial Exe­cu­ti­ve 2016 de Es­pa­ña y Por­tu­gal. ¿Qué su­po­ne es­te re­co­no­ci­mien­to?

—Lin­ke­dIn es la red so­cial pro­fe­sio­nal más im­por­tan­te a ni­vel mun­dial, con ca­si 500 mi­llo­nes de usua­rios. En reali­dad, es una pla­ta­for­ma de ta­len­to in­ter­co­nec­ta­do. En ju­nio fue com­pra­da por Mi­cro­soft por vein­ti­trés mil mi­llo­nes de eu­ros. El ga­na­dor es se­lec­cio­na­do por un al­go­rit­mo que va­lo­ra el nú­me­ro de con­tac­tos, la ca­li­dad de las re­la­cio­nes con ellos y los con­te­ni­dos ge­ne­ra­dos. Co­mo cual­quier pes­ca­dor sa­be, el va­lor de una red es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal al nú­me­ro de sus nu­dos.

—Ha pu­bli­ca­do dos novelas so­bre ta­len­to y em­pren­di­mien­to,

una de ellas pu­bli­ca­da por el Con­se­llo So­cial de la Uni­ver­si­da­de de A Co­ru­ña, «El desafío de Ya­go». ¿Por qué se de­ci­dió por ese gé­ne­ro? —Que no sea el for­ma­to ha­bi­tual no quie­re de­cir que sea ex­tra­ño. Una de mis es­pe­cia­li­da­des es la in­no­va­ción en co­mu­ni­ca­ción, y me pa­re­ció una bue­na idea in­no­var en el for­ma­to, y no so­lo en el con­te­ni­do. La hi­bri­da­ción —la com­bi­na­ción de di­ver­sos ele­men­tos de ori­gen dis­tin­to— es una fór­mu­la de gran efi­ca­cia a la ho­ra de in­no­var. La no­ve­la –hoy re­de­no­mi­na­da co­mo story­te­lling—, sea ba­jo la for­ma de fá­bu­las, pa­rá­bo­las, fun­cio­na muy bien pa­ra trans­mi­tir apren­di­za­jes.

—¿Por qué cree que no siem­pre la in­no­va­ción em­pre­sa­rial pue­de lle­gar a ser pro­duc­ti­va?

—In­no­var su­po­ne asu­mir ries­gos de que el pro­duc­to no sal­ga co­mo he­mos pla­nea­do, o de otra ma­ne­ra. Los re­sul­ta­dos no es­pe­ra­dos, in­clu­so la se­ren­di­pia son in­he­ren­tes a los pro­yec­tos de in­no­va­ción. In­no­var no es te­ner ideas, sino lle­var­las de ma­ne­ra efec­ti­va al mer­ca­do; con­ver­tir la no­ve­dad en va­lor, las ideas en fac­tu­ras. A ve­ces se lle­ga de­ma­sia­do pron­to a mercados que no es­tán to­da­vía pre­pa­ra­dos.

—¿Qué opi­nión le me­re­cen las in­cu­ba­do­ras que pro­li­fe­ran en los mo­de­los ac­tua­les?

—Es un mo­de­lo in­tere­san­te que prác­ti­ca­men­te ha adop­ta­do to­do el Ibex 35. Es una apli­ca­ción prác­ti­ca de las teo­rías de in­no­va­ción abier­ta. Son efec­ti­vas pa­ra ace­le­rar la in­no­va­ción , ya que es­tas

start-up que se in­cu­ban a me­nu­do son más ági­les pa­ra di­se­ñar so­lu­cio­nes. Sir­ven pa­ra en­ten­der y co­nec­tar con un ta­len­to que a lo me­jor no as­pi­ra a ser in­te­gra­do cor­po­ra­ti­va­men­te.

—En Es­pa­ña hay mu­chas py­mes. Son el 70 % del te­ji­do em­pre­sa­rial. ¿Eso es un pro­ble­ma pa­ra in­no­var?

—Al con­tra­rio. Es la gran opor­tu­ni­dad pa­ra ellas. Las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas tie­nen la gran ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va de la agi­li­dad , y ade­más son due­ñas de su pro­pio des­tino, sin de­pen­der de los mercados o de­ci­sio­nes de ma­tri­ces in­ter­na­cio­na­les. Es ver­dad que tie­nen me­nos re­cur­sos pa­ra in­ver­tir en I+D+i, pe­ro hay to­do un mo­vi­mien­to de in­no­va­ción fru­gal, de ha­cer más con me­nos. Con me­nos re­cur­sos se agu­di­za el in­ge­nio. Ac­tual­men­te, la tec­no­lo­gía ha igua­la­do el te­rreno de jue­go en­tre gran­des y pe­que­ñas. La di­gi­ta­li­za­ción lo que ha pro­por­cio­na­do es la eli­mi­na­ción de las ba­rre­ras de en­tra­da pa­ra las bue­nas ideas.

Ig­na­cio Villoch

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.