Sin pi­so no hay bo­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Sa­ra R. Es­te­lla

Los al­tos pre­cios de las vi­vien­das di­fi­cul­tan que los jó­ve­nes chi­nos pue­dan no­via La tra­di­ción lle­va a ca­sar­se an­tes de los 30 años y es el va­rón quien po­ne la ca­sa

La se­ño­ra Jing se­ña­la a la oc­ta­va plan­ta de una enor­me to­rre sin ter­mi­nar en el cen­tro de Tangs­han, una ciu­dad me­dia­na que es la cu­na del ace­ro chino. Ese es el pi­so que que­ría ce­der­le a su hi­jo de 26 años por­que «así ten­dría más fa­ci­li­da­des pa­ra en­con­trar no­via y ca­sar­se». Sin em­bar­go, la cons­truc­to­ra que­bró de­jan­do esos es­que­le­tos de hor­mi­gón sin ter­mi­nar y a de­ce­nas de fa­mi­lias sin res­pues­tas.

Jing es una de tan­tos aho­rra­do­res chi­nos que vie­ron en el sec­tor inmobiliario una in­ver­sión se­gu­ra. Ade­más de do­ler­le por los 305.000 yua­nes (unos 41.000 eu­ros) que pa­gó por la en­tra­da de un pi­so que no tie­ne pin­ta de po­der dis­fru­tar, le preo­cu­pa que es­to afec­te a la vi­da sen­ti­men­tal de su úni­co vás­ta­go. «Ne­ce­si­to que al me­nos me de­vuel­van el di­ne­ro que pa­gué pa­ra po­der com­prar otro pi­so pa­ra mi hi­jo cuan­to an­tes, si no, no po­drá ca­sar­se», cuen­ta Jing a La Voz.

La his­to­ria de pa­dres que su­fra­gan la com­pra de pi­sos de sus hi­jos en Chi­na se ha re­pe­ti­do mi­llo­nes de ve­ces en los úl­ti­mos años. En el gi­gan­te asiá­ti­co si­gue sien­do in­dis­pen­sa­ble que la pa­re­ja po­sea un in­mue­ble en el que vi­vir cuan­do se ca­sen y ge­ne­ral­men­te es el va­rón el que de­be pro­veer­lo. A es­to se su­ma la pre­sión so­cial por con­traer ma­tri­mo­nio an­tes de cum­plir los 30 años, lo que ha­ce aún más in­dis­pen­sa­ble la ayu­da de los pro­ge­ni­to­res pa­ra rea­li­zar esa in­ver­sión.

«Es­tas si­tua­cio­nes en las pa­re­jas son muy ha­bi­tua­les úl­ti­ma­men­te en las ciu­da­des de ter­ce­ra y cuar­ta ca­te­go­ría», ex­pli­ca Yan Yue­jin, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de aná­li­sis ur­ba­nís­ti­co E-Hou­se Chi­na R&D. «Al fi­nal, los go­bier­nos lo­ca­les ten­drán que to­mar me­di­das pa­ra evi­tar los efec­tos que la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria es­tá te­nien­do en la so­cie­dad», aña­de.

La enor­me bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, de­no­mi­na­da por los ex­per­tos co­mo la más gran­de de la his­to­ria, ha he­cho su­bir ex­po­nen­cial­men­te los pre­cios en las gran­des ciu­da­des, co­mo Pe­kín y Shang­hái, pe­ro ya ha pin­cha­do en las me­dia­nas, co­mo el ca­so de Tangs­han. Las obras pa­ra­li­za­das y las vi­vien­das sin ven­der en esas áreas son un do­lor de ca­be­za pa­ra el Go­bierno chino, so­bre to­do por­que pa­ra es­te año se ha­bía mar­ca­do co­mo me­ta re­du­cir el nú­me­ro de in­mue­bles en ven­ta.

Pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo, el pri­mer mi­nis­tro Li Ke­qiang lan­zó un plan pa­ra crear una cla­se me­dia en las pro­vin­cias ca­paz de com­prar vi­vien­das va­cías en las ciu­da­des me­nos im­por­tan­tes y de pa­so des­con­ges­tio­nar así las ur­bes más gran­des. Sin em­bar­go, la reali­dad no coin­ci­de con los pla­nes de las au­to­ri­da­des, en bue­na par­te por­que las eco­no­mías de las pro­vin­cias no es­tán lo su­fi­cien­te­men­te desa­rro­lla­das co­mo pa­ra crear un gran nú­me­ro de em­pleos, lo cual ra­len­ti­za esa mi­gra­ción esperada.

Eso ha­ce que jó­ve­nes co­mo Li, pro­ce­de de la pro­vin­cia mi­ne­ra de Shaan­xi, pre­fie­ra vi­vir en Pe­kín, don­de tra­ba­ja de di­se­ña­dor grá­fi­co. Sa­be que en la ca­pi­tal las res­tric­cio­nes del per­mi­so de re­si­den­cia y la subida en el pre­cio de las vi­vien­das no le per­mi­ti­rán te­ner una vi­da fá­cil, pe­ro su pro­fe­sión no es de las más de­man­das en su ciu­dad de ori­gen. «Es­pe­ro aho­rrar di­ne­ro pa­ra po­der vol­ver a ca­sa al­gún día. Así po­dré com­prar un pi­so y so­ñar con en­con­trar una no­via a la que pue­da ofre­cer­le un te­cho ba­jo el que vi­vir», ex­pli­ca con la mi­ra­da per­di­da de quien no ve esa op­ción en un fu­tu­ro pró­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.