PRE­SIÓN PO­LÍ­TI­CA SO­BRE DE­CI­SIO­NES FI­NAN­CIE­RAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

El catedrático de Economía Xo­sé Car­los Arias abor­da el cam­bio de ten­den­cia que se es­tá pro­du­cien­do en el mun­do so­bre la in­de­pen­den­cia de los ban­cos cen­tra­les y los go­bier­nos.

Des­de ha­ce va­rios años to­dos los ojos es­tán pues­tos so­bre los ban­que­ros cen­tra­les, co­mo con­se­cuen­cia ló­gi­ca del he­cho de ser los úni­cos en­tes de la po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca que dan mues­tras de es­tar vi­vos y bien des­pier­tos. Las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias han ido su­peran­do ca­si to­dos los lí­mi­tes ima­gi­na­bles y, po­si­ble­men­te gra­cias a eso, el de­te­rio­ro eco­nó­mi­co no ha si­do mu­cho más acu­sa­do. Pe­ro, cla­ro, los cos­tes de esa po­lí­ti­ca tam­bién han si­do im­por­tan­tes, y aho­ra mis­mo no se sa­be muy bien qué ha­cer con la enor­me ma­sa de li­qui­dez crea­da.

No es ex­tra­ño, en­ton­ces, que es­té re­su­ci­tan­do con fuer­za la vie­ja cues­tión de si los ban­cos cen­tra­les de­ben ser o no in­de­pen­dien­tes, que en el 2008 se da­ba por zan­ja­da. Re­cor­de­mos que en aquel mo­men­to, so­la­men­te al­gu­nos eco­no­mis­tas ubi­ca­dos en una cier­ta he­te­ro­do­xia, co­mo Jo­seph Sti­glitz, im­pug­na­ban el modelo de in­de­pen­den­cia, se­ña­lan­do po­si­bles pro­ble­mas de coor­di­na­ción con las po­lí­ti­cas fis­ca­les, o apun­tan­do a la po­si­bi­li­dad de que los ban­que­ros cen­tra­les aca­ba­ran apar­tán­do­se de los go­bier­nos, pe­ro no de los gru­pos ban­ca­rios afec­ta­dos en pri­mer tér­mino por su po­lí­ti­ca.

Aho­ra, sin em­bar­go, un am­plio es­cep­ti­cis­mo so­bre ese modelo pa­re­ce ex­ten­der­se en­tre mu­chos eco­no­mis­tas conservadores, que has­ta ha­ce muy po­co lo de­fen­dían ce­rra­da­men­te. Es el ca­so, por ejem­plo, del ex­per­to ale­mán Ot­mar Is­sing, quien fue el pri­mer eco­no­mis­ta je­fe del BCE, y que aca­ba de afir­mar «cuan­do los man­da­tos de los ban­cos cen­tra­les no se li­mi­tan a la es­ta­bi­li­dad de pre­cios, su in­de­pen­den­cia pue­de re­sul­tar ca­da vez más cues­tio­na­ble en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca». Y es que, cier­ta­men­te, el pri­mer y fun­da­men­tal mo­ti­vo para que, des­de prin­ci­pios de los años no­ven­ta, se apro­ba­ran es­ta­tu­tos de in­de­pen­den­cia para mu­chos ban­cos cen­tra­les, fue la am­plia evi­den­cia de que esa si­tua­ción era la que me­jor fa­vo­re­cía la lu­cha con­tra la in­fla­ción, que era en esos mo­men­tos el ob­je­ti­vo de re­fe­ren­cia de las po­lí­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas. Pe­ro aho­ra que la in­fla­ción re­gis­tra ta­sas his­tó­ri­ca­men­te ba­jas, di­fí­cil­men­te se po­dría des­ta­car ese mo­ti­vo.

Por lo de­más, un am­plio con­sen­so se va abrien­do en torno a la idea de que po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias y re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra de­ben es­tar pro­fun­da­men­te vin­cu­la­das, y en to­do ca­so en ma­nos de un úni­co or­ga­nis­mo (lo que ha­ce unos años por lo ge­ne­ral no ocu­rría). Pues bien, mu­chos de quie­nes si­guen cre­yen­do que para la pri­me­ra ta­rea los ban­cos de­ben ser in­de­pen­dien­tes, lo nie­gan para la se­gun­da. Así lo ha he­cho, por ejem­plo, el im­por­tan­te pa­nel de ex­per­tos que pu­bli­ca Ret­hin­king Ma­cro-Po­licy, que in­ten­ta lle­gar a acuer­dos so­bre có­mo se­rá la macroeconomía del in­me­dia­to fu­tu­ro. Sin em­bar­go, da­do que el or­ga­nis­mo es úni­co, la con­tra­dic­ción es ma­ni­fies­ta.

Bue­na par­te de las du­das re­cien­tes vie­ne por la vía de he­cho. El Ban­co de Ja­pón, por ejem­plo, ya ha si­do devuelto a la es­fe­ra del go­bierno por la lla­ma­da Abe­no­mics. En Gran Bre­ta­ña el go­bierno con­ser­va­dor

post-bre­xit —tan pa­re­ci­do a lo que se sue­le lla­mar po­pu­lis­mo— no de­ja de pre­sio­nar des­ca­ra­da­men­te al go­ber­na­dor del Ban­co de In­gla­te­rra, de un mo­do que hu­bie­ra si­do inima­gi­na­ble ha­ce un par de años. No es ra­ro que un guar­dián de la or­to­do­xia co­mo The Eco­no­mist ha­ya ti­tu­la­do «Las ma­nos fue­ra» una se­rie de ar­tícu­los para de­fen­der al ac­tual go­ber­na­dor, Mark Car­ney, de esas pre­sio­nes. Y en la ca­so de Es­ta­dos Uni­dos, to­do in­di­ca que la lle­ga­da de Trump va a sig­ni­fi­car una nue­va re­la­ción en­tre la ad­mi­nis­tra­ción pre­si­den­cial y la Re­ser­va Fe­de­ral: de he­cho, en pleno pro­ce­so de tran­si­ción ya se es­tá anun­cian­do el fin de la po­lí­ti­ca de ba­jos ti­pos de in­te­rés, cuan­do esa de­ci­sión co­rres­pon­de a la Re­ser­va. To­do in­di­ca, por tan­to, que ban­cos cen­tra­les y go­bier­nos se en­ca­mi­nan ha­cia un nue­vo ti­po de víncu­lo, cu­yo ca­rác­ter con­cre­to no es, aho­ra mis­mo, fá­cil pre­ci­sar.

| EFE | ARNÉ DE­BER

Ban­cos cen­tra­les y go­bier­nos se en­ca­mi­nan a un víncu­lo dis­tin­to al ac­tual

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.