UN ANI­MAL FI­NAN­CIE­RO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - MER­CE­DES MO­RA

AJai­me Gi­lins­ki (Ca­li, 1957) le va lo del ne­go­cio fi­nan­cie­ro. No en vano, es pre­ci­sa­men­te en ese te­rreno en el que ha co­se­cha­do el co­lom­biano sus ma­yo­res éxi­tos. Y en el que ha en­gor­da­do su for­tu­na —una de las más abul­ta­das de su país— has­ta ha­cer­se un hue­co en la fa­mo­sa lis­ta For­bes, que le cal­cu­la unos cau­da­les de 3.800 mi­llo­nes de dó­la­res.

So­na­da, y mu­cho, fue la ope­ra­ción que pro­ta­go­ni­zó jun­to a su pa­dre, Isaac Gi­lins­ki, due­ño de un po­ten­te gru­po em­pre­sa­rial, allá por 1991, cuan­do ad­qui­rie­ron el Ban­co de Cré­di­to y Co­mer­cio Internacional (BCCI), una en­ti­dad en­fan­ga­da en­ton­ces has­ta la ce­jas en un gran es­cán­da­lo y al que la re­vis­ta Ti­me ca­li­fi­có en una de sus por­ta­das co­mo «El ban­co más co­rrup­to del mun­do».

In­vir­tie­ron 13 mi­llo­nes de dó­la­res, lo sal­va­ron de la que­ma, y mul­ti­pli­ca­ron su in­ver­sión por cin­co. Y eso les sir­vió para, tres años des­pués, ha­cer­se con las rien­das del Ban­co de Colombia. Se lo com­pra­ron al Go­bierno co­lom­biano con el apo­yo de ca­si un cen­te­nar de in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les. En­tre ellos, el mag­na­te es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen hún­ga­ro, Geor­ge So­ros. Tras sa­near­lo, ven­die­ron su par­ti­ci­pa­ción. Y, a otra co­sa, ma­ri­po­sa.

Tiene, di­cen, una ex­tra­or­di­na­ria ha­bi­li­dad para ver las opor­tu­ni­da­des don­de otros so­lo ven pro­ble­mas. Y las sa­be apro­ve­char. Com­pra ba­ra­to y ven­de con ju­go­sas plus­va­lías.

De ori­gen li­tuano y per­te­ne­cien­te a una fa­mi­lia de pro­fun­da tra­di­ción ju­día, la fi­gu­ra de Jaime Gi­lins­ki no se en­tien­de sin la de su pa­dre. Son muy di­fe­ren­tes. Pe­ro, tre­men­da­men­te com­ple­men­ta­rios, ase­gu­ran quie­nes los co­no­cen. Uno, el pa­dre, es­pon­tá­neo e im­pul­si­vo; el otro, el vás­ta­go, mu­cho más ra­cio­nal, pien­sa y re­pien­sa ca­da de­ci­sión que to­ma. En esa com­ple­men­ta­rie­dad ra­di­ca, di­cen, la cla­ve de su éxi­to.

For­ma­do en Es­ta­dos Uni­dos —es in­ge­nie­ro in­dus­trial por el Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Geor­gia—, su in­na­to gus­to por la ban­ca lo cul­ti­vó en las au­las de Har­vard, don­de reali­zó un más­ter en Ad­mi­nis­tra­ción y, des­pués en Mor­gan Stan­ley, don­de co­men­zó a tra­ba­jar con ape­nas 22 años. Tan­to le gus­ta­ba lo que ha­cía, ha con­fe­sa­do en al­gu­nas en­tre­vis­tas, que se pa­sa­ba allí has­ta 16 ho­ras dia­rias.

Tam­bién en España ha he­cho sus pi­ni­tos el fi­nan­cie­ro co­lom­biano. Des­em­bar­có en el 2013 en el Ban­co Sa­ba­dell con la com­pra de un 5 %. Am­plió des­pués esa par­ti­ci­pa­ción has­ta el 7,5 %. Ha­ce un año la re­du­jo otra vez al 5,032 % Y aca­ba de ven­der otro 3 %. Es­ta vez pa­re­ce que le ha fa­lla­do el ol­fa­to. Por­que ha ven­di­do por me­nos de lo que com­pró.

To­da­vía tiene un 2 % de la en­ti­dad ca­ta­la­na y se ha com­pro­me­ti­do a no des­ha­cer­se de él, al me­nos, du­ran­te los pró­xi­mos 90 días. Su idea era lan­zar un opa so­bre el Po­pu­lar. Has­ta lle­gó a con­tac­tar con An­to­nio del Va­lle, el mi­llo­na­rio me­xi­cano de ori­gen as­tu­riano que tiene más del 4 % del ban­co que pre­si­de Án­gel Ron. No pu­do ser. Di­cen que por eso se ba­te en re­ti­ra­da.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.