Lo­li­ta Mo­da, una empresa fa­mi­liar que cre­ce «on-li­ne»

La fir­ma de Noia se lan­zó a di­se­ñar su pro­pia web en el 2010 y fac­tu­ra ya el 40 % a tra­vés de In­ter­net Las ven­tas en la Red le per­mi­tie­ron du­pli­car la plan­ti­lla

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - A. Ger­pe

Pa­sar de ser un ne­go­cio fa­mi­liar de­di­ca­do a la ven­ta de pren­das de con­fec­ción en una pe­que­ña lo­ca­li­dad co­mo Noia a con­ver­tir­se en una ca­de­na mul­ti­mar­ca con ocho tien­das y dar el sal­to a la co­mer­cia­li­za­ción on-li­ne sin per­der la esen­cia del tra­to de pro­xi­mi­dad que ofre­ce el co­mer­cio tra­di­cio­nal no es una qui­me­ra. La ca­pa­ci­dad para re­con­ver­tir­se y apro­ve­char las nue­vas ten­den­cias del mer­ca­do so­lo re­quie­re de vo­lun­tad de em­pren­di­mien­to y de­ci­sión, dos cua­li­da­des que han ser­vi­do a los ac­tua­les res­pon­sa­bles de las tien­das mul­ti­mar­ca Lo­li­ta Mo­da para no per­der el tren de las nue­vas ten­den­cias de con­su­mo y para, en una épo­ca de in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca, abrir su pri­mer es­ta­ble­ci­mien­to en una ciu­dad, Pon­te­ve­dra.

En el 2010, en ple­na cri­sis y con un des­cen­so es­pec­ta­cu­lar en el con­su­mo, la fir­ma fun­da­da en 1960 por Dolores Gómez y Ma­rio Her­mo, ca­pi­ta­nea­da aho­ra por la se­gun­da ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia, de­ci­dió que ha­bía que mi­rar ha­cia el fu­tu­ro y que es­te pa­sa­ba por ofre­cer a los clien­tes la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir sus ar­tícu­los a gol­pe de ra­tón. La clien­te­la ha­bía des­cen­di­do ver­ti­gi­no­sa­men­te en las tien­das y par­te de la plan­ti­lla que las aten­día era in­ne­ce­sa­ria, pe­ro no pres­cin­di­ble. El ge­ren­te, Juan Mi­llán, ex­pli­ca que se efec­tuó una se­lec­ción y par­te del per­so­nal pa­só a en­car­gar­se de la ela­bo­ra­ción de la pá­gi­na web con la que Lo­li­ta Mo­da iba a en­trar en el mun­do di­gi­tal.

Es­tu­dio fotográfico

Di­ri­gi­dos por Pa­blo Her­mo, nieto de los fun­da­do­res, di­se­ña­ron la web y se en­car­ga­ron de sa­car las fo­to­gra­fías con las pren­das en ven­ta. La es­tra­te­gia fun­cio­nó, has­ta el pun­to de que ac­tual­men­te el 40 % de la fac­tu­ra­ción de la fir­ma pro­ce­de de las ven­tas por In­ter­net. No so­lo eso, sino que, da­dos los bue­nos re­sul­ta­dos, la empresa ha mon­ta­do su pro­pio es­tu­dio, en un lo­cal de 150 me­tros cua­dra­dos, don­de ha pro­fe­sio­na­li­za­do la ver­tien­te di­gi­tal de su ne­go­cio.

La ins­ta­la­ción dis­po­ne de seis or­de­na­do­res y un es­tu­dio de fo­to­gra­fía por el que pa­san las pren­das que el clien­te pue­de pro­bar­se en tien­da o, si lo pre­fie­re, pe­dir­las por In­ter­net para mi­rar có­mo le que­dan en el es­pe­jo de su ca­sa.

El gran ti­rón que han su­pues­to las ven­tas on-li­ne ha po­si­bi­li­ta­do que el nú­me­ro de em­plea­dos de la fir­ma se ha­ya du­pli­ca­do, pa­san­do de los 14 a los 30 ac­tua­les.

Afir­ma Juan Mi­llán que «hoy en día una tien­da de mo­da no se con­ci­be sin In­ter­net» y para quie­nes pue­dan sen­tir­se de­ma­sia­do pe­que­ños para me­ter­se de ca­be­za en la Red co­mo si se tra­ta­se de gi­gan­tes, el ge­ren­te sen­ten­cia: «Es fun­da­men­tal que los ne­go­cios pe­que­ños se lan­cen a ven­der on-li­ne. La web es una par­te fun­da­men­tal».

El em­pre­sa­rio tiene cla­ro que In­ter­net cons­ti­tu­ye una he­rra­mien­ta bá­si­ca: «Para no­so­tros es la cla­ve para con­ti­nuar po­ten­cian­do las tien­das fí­si­cas», aun­que tam­bién re­co­no­ce que lo más di­fí­cil en In­ter­net «es el po­si­cio­na­mien­to de tu pá­gi­na en la web, por­que eso ya no de­pen­de de uno».

Sin em­bar­go, y qui­zás sea por esa vo­ca­ción ori­gi­nal de tien­da pe­que­ña arrai­ga­da en una lo­ca­li­dad en la que to­dos se co­no­cen, Juan Mi­llán ma­ni­fies­ta que «el modelo per­fec­to es la com­bi­na­ción de tien­da fí­si­ca y tien­da en la red».

Ase­gu­ra que des­pués de una eta­pa de re­ce­sión en la que se ha atra­ve­sa­do por mo­men­tos di­fí­ci­les de­bi­do a la caí­da de las ven­tas, la si­tua­ción es­tá re­pun­tan­do: «Es­ta­mos en un mo­men­to dul­ce de con­su­mo. Sin du­da, se ha re­cu­pe­ra­do, lo que han cam­bia­do son los há­bi­tos por par­te de la gen­te res­pec­to al me­dio para com­prar».

Sin des­cui­dar las tien­das, la empresa con­ti­nua­rá na­ve­gan­do en una bús­que­da de clien­tes que na­da tie­nen de vir­tua­les.

Los em­plea­dos re­ci­bie­ron for­ma­ción para en­car­gar­se de los con­te­ni­dos de la pá­gi­na web

| MAR­COS CREO

La fac­tu­ra­ción por In­ter­net es un pi­lar esen­cial para la ca­de­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.