LA BA­TA­LLA CON­TRA EL DES­PER­DI­CIO DE CO­MI­DA SI­GUE PEN­DIEN­TE

Ca­da con­su­mi­dor tira una me­dia de 179 ki­los de co­mi­da al año Ne­go­cios co­mo la tien­da Goo­dAf­ter bus­can dar una se­gun­da vi­da a pro­duc­tos apar­ta­dos del co­mer­cio tra­di­cio­nal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Sa­ra Ca­bre­ro

Car­ga­das con un cen­te­nar de cro­que­tas —ela­bo­ra­das con las so­bras del día an­te­rior— y más de 200.000 fir­mas en chan­ge.org, la co­ci­ne­ra de un res­tau­ran­te bar­ce­lo­nés y una ma­dre preo­cu­pa­da por el fu­tu­ro de su hi­jo se plan­ta­ron a las puer­tas del Con­gre­so para re­cla­mar un cam­bio en la le­gis­la­ción ali­men­ta­ria. El ob­je­ti­vo es cla­ro, po­ner pun­to y fi­nal a la la­cra del des­per­di­cio de ali­men­tos.

Por­que las ci­fras del des­pil­fa­rro si­guen pro­vo­can­do son­ro­jos. A pe­sar de que desde al­tas ins­tan­cias co­mo la CE, la ONU o la OMS se ha aler­ta­do de las te­rri­bles con­se­cuen­cias que pue­de te­ner el dis­pen­dio de re­cur­sos, se­gui­mos sin po­ner so­lu­ción a lo que mu­chos ya ven co­mo una te­rri­ble hi­po­te­ca que sen­ten­cia­rá el fu­tu­ro de las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras.

A pe­sar de que la can­ti­ne­la nos sue­na, el pro­ble­ma no con­si­gue en­con­trar pron­to re­me­dio. Y mien­tras mi­ra­mos ha­cia otro la­do, ca­da ha­bi­tan­te de la Unión Eu­ro­pea tira una me­dia de 179 ki­los de ali­men­tos al año de los 499 que con­su­me. Un des­per­di­cio que no so­lo tie­ne con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo. Por­que a día de hoy ya es­ta­mos pa­gan­do nues­tra irres­pon­sa­bi­li­dad. Los ca­si 89 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ali­men­tos que se ti­ran en el Vie­jo Con­ti­nen­te pro­du­cen 170 mi­llo­nes de to­ne­la­das de CO2 al año. Y si no em­pe­za­mos a re­ver­tir es­ta si­tua­ción, en el año 2020 los re­si­duos ali­men­ta­rios se ha­brán in­cre­men­ta­do un 40 %.

En la des­pen­sa, las que tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de aca­bar en la ba­su­ra son las fru­tas. Se­gún el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, un 66 % de los ho­ga­res que ad­mi­te ti­rar co­mi­da a la ba­su­ra desecha fru­tas. El pan fres­co y las hor­ta­li­zas también son los más cas­ti­ga­dos, con un porcentaje del 48,6 y del 35 % res­pec­ti­va­men­te. En­tre los ali­men­tos pre­pa­ra­dos, los que más aca­ban di­rec­ta­men­te en el cu­bo son las len­te­jas, las en­sa­la­das y la tor­ti­lla de pa­ta­tas.

An­te ta­les nú­me­ros, ya hay quien ha pues­to so­bre la me­sa so­lu­cio­nes. Ita­lia y Fran­cia han em­pe­za­do a cas­ti­gar por ley el des­per­di­cio de co­mi­da y mien­tras en Es­pa­ña no lle­gan so­lu­cio­nes de­ter­mi­nan­tes, al­gu­nos con­cien­cia­dos han em­pe­za­do a po­ner su gra­ni­to de arena. Es el ca­so de Chantal Camps de Gis­pert y su pro­yec­to Goo­dAf­ter, un su­per­mer­ca­do on­li­ne que ofre­ce des­cuen­tos en pro­duc­tos de ali­men­ta­ción, be­lle­za y lim­pie­za to­do el año. Pe­ro la tien­da de Camps de Gis­pert no so­lo es bue­na para el bol­si­llo del con­su­mi­dor. Por­que la esen­cia de Goo­dAf­ter va un pa­so más allá: lu­char con­tra el gran des­per­di­cio de pro­duc­tos en el que vi­vi­mos in­mer­sos. Por eso, Chantal y los su­yos ven­den pro­duc­tos que es­tán a pun­to de al­can­zar su fe­cha de con­su­mo pre­fe­ren­te o que por otras di­ver­sas ra­zo­nes —co­mo cam­bios en el en­va­se o aquellos que han pa­sa­do su es­ta­cio­na­li­dad o mo­da— no tie­nen ca­bi­da en los li­nea­les de las tien­das tra­di­cio­na­les.

«No ven­de­mos pro­duc­tos fres­cos y di­fe­ren­cia­mos mu­cho en­tre la fe­cha de ca­du­ci­dad y la de con­su­mo pre­fe­ren­te. Ven­de­mos el pro­duc­to no pe­re­ce­de­ro, el que en los su­per­mer­ca­dos nor­ma­les se en­cuen­tra a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te», ex­pli­ca la fun­da­do­ra de es­te pro­yec­to, quien ade­más po­ne el acen­to en las di­fe­ren­cias que exis­ten en­tre fe­cha de ca­du­ci­dad y de con­su­mo pre­fe­ren­te: «Una po­ne en pe­li­gro la se­gu­ri­dad del con­su­mi­dor y la otra no».

El des­co­no­ci­mien­to y en mu­chas oca­sio­nes la po­ca con­cien­cia me­dioam­bien­tal pro­vo­ca que se co­me­tan ver­da­de­ras in­cons­cien­cias. Tra­ba­jos co­mo el de es­ta com­pa­ñía por­tu­gue­sa —que también dis­tri­bu­ye en Es­pa­ña— sir­ven para dar una se­gun­da vi­da a pro­duc­tos que aún tie­nen mu­cho re­co­rri­do. «Hay que rea­li­zar una la­bor de des­mi­ti­fi­ca­ción de las fe­chas de con­su­mo pre­fe­ren­te, por­que se co­me­ten ver­da­de­ras lo­cu­ras ti­ran­do pro­duc­tos que es­tán en per­fec­to es­ta­do», ase­gu­ra la por­ta­voz de es­ta com­pa­ñía, que ofre­ce des­cuen­tos que van desde el 30 has­ta el 70 % en mi­les de co­sas de uso ha­bi­tual en un ho­gar: «El aho­rro que co­lo­ca­mos a ca­da uno de nues­tros ar­tícu­los de­pen­de de la cau­sa por la que han lle­ga­do a nues­tras ma­nos. Pue­de ser por­que ha pa­sa­do su fe­cha de con­su­mo o por su es­ta­cio­na­li­dad. Por ejem­plo, un Pa­pá Noel de cho­co­la­te no se ven­de igual en di­ciem­bre que a fi­na­les de enero». Las mo­das también pro­vo­can que mu­chas mer­can­cías lle­guen al fi­nal de su vi­da útil an­tes de tiempo. Goo­dAf­ter también les da una se­gun­da vi­da: «Te­ne­mos mu­chos ob­je­tos que es­tán aso­cia­dos a ten­den­cias pa­sa­je­ras. Por ejem­plo, cuan­do pa­sa la mo­da de una pe­lí­cu­la de Dis­ney, los ni­ños de­jan de pe­dir los ge­les de ba­ño del mu­ñe­co pro­ta­go­nis­ta, pe­ro ese gel la­va igual que an­tes, así que no­so­tros le bus­ca­mos otra salida».

Es­te no es un in­ven­to revolucionario. En Reino Uni­do, ofre­cer des­cuen­tos en pro­duc­tos que es­tán a pun­to de lle­gar al fi­nal de su tra­yec­to es al­go que lle­va fun­cio­nan­do en las ca­de­nas tra­di­cio­na­les desde hace mu­chos años. Eti­que­ta­dos con una pe­ga­ti­na de co­lor más fuer­te, los con­su­mi­do­res pue­den en­con­trar gran­des gan­gas en ali­men­tos muy di­ver­sos. Chantal Camps cree que to­do lle­ga­rá y que en Es­pa­ña al­gún día ca­la­rán es­te ti­po de ini­cia­ti­vas ver­des: «A to­do el mun­do le gus­ta aho­rrar y sen­tir que ha he­cho un buen ne­go­cio. Así que to­das es­tas ini­cia­ti­vas que con­si­guen ayu­dar al am­bien­te ayu­dan­do al bol­si­llo son una de las me­jo­res es­tra­te­gias para que to­do es­to fun­cio­ne». El res­to, de­pen­de del tra­ba­jo de todos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.