CO­LA­BO­RAR, EL FI­NAL DE UNA ERA ECO­NÓ­MI­CA, EL INI­CIO DE OTRA

No po­seas, com­par­te. Ven­de lo que te so­bra pa­ra ad­qui­rir lo que ne­ce­si­tas. In­ter­cam­bia Son al­gu­nos de los man­da­mien­tos del con­su­mo co­la­bo­ra­ti­vo, un fe­nó­meno im­pa­ra­ble a ni­vel mun­dial

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Pa­lo­ma Fe­rro

PLA­TA­FOR­MAS DE ECO­NO­MÍA CO­LA­BO­RA­TI­VA CO­MO BLA-BLA CAR, AIRBNB, CHICFY O VI­ZEAT ACU­MU­LAN MI­LES DE USUA­RIOS EN GA­LI­CIA, MI­LLO­NES EN TO­DO EL MUN­DO; LOS JÓ­VE­NES NA­CI­DOS A PAR­TIR DE 1980 SON SUS MÁS AC­TI­VOS IM­PUL­SO­RES, Y NO A CON­SE­CUEN­CIA DE LA CRI­SIS, SINO POR UN CAM­BIO CUL­TU­RAL

En un pa­tio de co­le­gio se ha­cen ne­go­cios. Los ni­ños de aho­ra, co­mo los de an­tes, can­jean cro­mos, su me­rien­da o in­clu­so los de­be­res. Por­que los ni­ños de aho­ra, co­mo los de an­tes, no se ri­gen por nor­mas iló­gi­cas o ar­ti­fi­cia­les. Ac­túan ins­tin­ti­va­men­te. Por eso prac­ti­can el true­que, la for­ma más primitiva de eco­no­mía. El ger­men de lo que hoy lla­ma­mos eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va. Es tan an­ti­gua co­mo las pri­me­ras agru­pa­cio­nes so­cia­les. «Los sis­te­mas de in­ter­cam­bio o re­ci­pro­ci­dad se en­cuen­tran ya en las tri­bus an­ces­tra­les», ase­gu­ra Carmen Va­lor, pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Co­mi­llas y co­la­bo­ra­do­ra de Eco­no­mis­tas Sin Fron­te­ras. Ella de­fi­ne la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va co­mo «cual­quier mo­de­lo en el que los in­di­vi­duos, en vez de cons­ti­tuir­se en em­pre­sa, crean re­des pa­ra el in­ter­cam­bio en­tre ellos». Al­gu­nas ini­cia­ti­vas lle­van dé­ca­das prac­ti­cán­do­se. Bas­ta con mi­rar a las coo­pe­ra­ti­vas o a los mer­ca­di­llos tra­di­cio­na­les de se­gun­da mano. Pe­ro con In­ter­net co­mien­za la ver­da­de­ra re­vo­lu­ción, por­que se tum­ban dos ba­rre­ras que has­ta el mo­men­to pa­re­cían in­sal­va­bles: la di­fi­cul­tad de ac­ce­so y la des­con­fian­za. Pla­ta­for­mas on li­ne co­mo Ebay, de com­pra­ven­ta de artículos, o Naps­ter, de in­ter­cam­bio de mú­si­ca P2P, fue­ron pio­ne­ras, abrien­do un ca­mino lleno de po­si­bi­li­da­des ca­si in­fi­ni­tas.

Al­bert Ca­ñi­gue­ral in­ten­ta re­co­pi­lar­las y darles vi­si­bi­li­dad en su blog Con­su­mo co­la­bo­ra­ti­vo, uno de los más an­ti­guos de Es­pa­ña en la ma­te­ria. Lo fun­dó en 2011, ins­pi­ra­do por otras pá­gi­nas si­mi­la­res que ya fun­cio­na­ban en Fran­cia e In­gla­te­rra. En su ba­se de da­tos fi­gu­ran medio mi­llar de pro­yec­tos agru­pa­dos en más de 30 ca­te­go­rías di­fe­ren­tes: trans­por­te, fi­nan­cia­ción, edu­ca­ción, lo­gís­ti­ca... Si re­pa­sa­mos la lis­ta hay ca­si de to­do. «El cre­ci­mien­to de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va ha si­do ex­po­nen­cial en los úl­ti­mos años en ám­bi­tos co­mo la mo­vi­li­dad, el tu­ris­mo o las fi­nan­zas», ase­gu­ra Ca­ñi­gue­ral. Apli­ca­cio­nes pa­ra com­par­tir co­che, al­qui­lar ca­sas de par­ti­cu­la­res o fi­nan­ciar­se co­lec­ti­va­men­te en la Red son las más po­pu­la­res. Pe­ro exis­te un uni­ver­so ri­co, va­ria­do y sor­pren­den­te. True­ca­lia, por ejem­plo, per­mi­te re­ven­der bi­lle­tes de Ren­fe de for­ma se­gu­ra e in­clu­so po­ner de acuer­do a va­rios via­je­ros pa­ra ob­te­ner la ta­ri­fa de me­sa, más eco­nó­mi­ca. Con Vi­zEat se pue­de re­ser­var una me­sa e ir a ce­nar a ca­sas de par­ti­cu­la­res en más de 60 paí­ses del mun­do, vi­vien­do ex­pe­rien­cias gas­tro­nó­mi­cas per­so­na­li­za­das con an­fi­trio­nes lo­ca­les. Boo­kint es la úni­ca pla­ta­for­ma que fa­ci­li­ta el in­ter­cam­bio de li­bros en­tre es­cue­las y uni­ver­si­da­des. La­men­ta­ble­men­te to­da­vía no fun­cio­na en Ga­li­cia, pe­ro sí hay ini­cia­ti­vas sin­gu­la­res con pe­ne­tra­ción en la co­mu­ni­dad ga­lle­ga. Un ejem­plo es Iam­vo, una web pa­ra com­par­tir el cui­da­do de mascotas y que tie­ne unos 400 usua­rios ga­lle­gos. Otros pro­yec­tos han par­ti­do de aquí pa­ra con­quis­tar Es­pa­ña. Tro­co­buy es uno de los más asen­ta­dos y exi­to­sos. Con se­de en A Co­ru­ña, su fi­lo­so­fía es el true­que em­pre­sa­rial: la fi­nan­cia­ción en­tre em­pre­sas y el in­ter­cam­bio de sus bie­nes y ser­vi­cios al mar­gen del sis­te­ma ban­ca­rio. Y al mar­gen del sis­te­ma tradicional de pa­que­te­ría fun­cio­na Goi. Una pla­ta­for­ma con la que ha­cer en­víos de un si­tio a otro apro­ve­chan­do que un par­ti­cu­lar rea­li­za ese mis­mo tra­yec­to. Lo fun­dó la co­ru­ñe­sa Yai­za Ca­no­sa con 22 años. Y es que son los jó­ve­nes los que aban­de­ran es­ta for­ma de eco­no­mía. Se­gún un es­tu­dio de Niel­sen, los «mi­llen­nials», los na­ci­dos a par­tir de 1980, son el gru­po que más in­ter­cam­bia. La cri­sis eco­nó­mi­ca in­flu­ye, pe­ro hay mu­cho más. Es una cues­tión cul­tu­ral. No ne­ce­si­tan las po­se­sio­nes co­mo sím­bo­lo de es­ta­tus (ca­si nin­guno pien­sa en com­prar­se un co­che o una ca­sa) y tie­nen una ma­yor con­cien­cia eco­ló­gi­ca. «No tie­ne mar­cha atrás, el ge­nio ya sa­lió de la bo­te­lla. Los ciu­da­da­nos han des­cu­bier­to el po­der que les otor­ga la coor­di­nan­ción a ba­jo cos­te y es­ca­la ma­si­va», opi­na Ca­ñi­gue­ral. «No hay mar­cha atrás por­que es una ex­pe­rien­cia que sa­tis­fa­ce. Los es­tu­dios de­mues­tran que más del 90 % de los que prue­ban es­te con­su­mo, re­pe­ti­rían», ase­gu­ra Carmen Va­lor. Pla­cer. Otro pul­so que na­ce del ins­tin­to pa­ra mo­ver la

eco­no­mía.

JUAN. S. G

ILUSTRACIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.