EL PA­PEL DE LOS GRU­POS DE IN­TE­RÉS, EN EN­TRE­DI­CHO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

El ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Xo­sé Car­los Arias ana­li­za el pa­pel de los gru­pos de pre­sión y lob­bies en la eco­no­mía ac­tual y su re­co­rri­do de ca­ra al fu­tu­ro.

Los gru­pos de in­te­rés son or­ga­ni­za­cio­nes que cuen­tan con una pé­si­ma fa­ma, lo cual, al me­nos en al­gu­na me­di­da, es­tá jus­ti­fi­ca­do: mo­vién­do­se en­tre bam­ba­li­nas, su mi­sión es pre­sio­nar con­ti­nua­men­te a to­dos aque­llos que to­man de­ci­sio­nes, prin­ci­pal­men­te en el ám­bi­to de la po­lí­ti­ca, con el fin de que es­tas que­den ses­ga­das ha­cia lo que con­vie­ne a los miem­bros del pro­pio gru­po, ale­ján­do­se por tan­to del in­te­rés co­mún. Una co­rrien­te de aná­li­sis muy in­flu­yen­te en las úl­ti­mas dé­ca­das ha lle­va­do has­ta el fi­nal la de­mo­ni­za­ción de es­te ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes, al ver en ellas me­ras «bus­ca­do­ras de ren­tas». En esa vi­sión, la mul­ti­pli­ca­ción de los gru­pos y el gran au­men­to de su in­fluen­cia en el mun­do desa­rro­lla­do re­pre­sen­ta un gran pe­li­gro pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pues la so­cie­dad (presentada a ve­ces, exa­ge­ra­da­men­te, co­mo «una so­cie­dad de bús­que­da de ren­tas») des­ti­na bue­na par­te de sus es­fuer­zos a re­par­tir la tar­ta exis­ten­te (es de­cir, la ren­ta y la ri­que­za) en más y más pe­da­zos, ol­vi­dan­do lo fun­da­men­tal: ha­cer cre­cer la tar­ta mis­ma.

Pa­ra va­lo­rar has­ta qué pun­to re­sul­ta acer­ta­da esa vi­sión, es muy im­por­tan­te la cues­tión del ta­ma­ño de los gru­pos. Por­que si en una de­ter­mi­na­da eco­no­mía los gru­pos que tie­nen no­ta­ble ca­pa­ci­dad de pre­sión sobre el po­der po­lí­ti­co son de di­men­sión muy re­du­ci­da, en­ton­ces el pun­to de vis­ta an­te­rior es­ta­rá jus­ti­fi­ca­do. A ello con­tri­bu­ye, ade­más, la ma­yor efi­ca­cia y pro­fe­sio­na­li­za­ción que es­te fe­nó­meno ha al­can­za­do en los úl­ti­mos tiem­pos, a tra­vés de la pu­jan­za de las em­pre­sas de ca­bil­deo

(lobby) que tan­ta pre­sen­cia tie­nen en las ciudades en las que se to­man las gran­des de­ci­sio­nes, co­mo Bru­se­las o Was­hing­ton.

Sin em­bar­go, co­sa muy dis­tin­ta ocu­rri­rá en el su­pues­to de que los gru­pos pre­do­mi­nan­tes sean po­de­ro­sos, pe­ro de am­plio es­pec­tro; es de­cir, que aglu­ti­nen los in­tere­ses de mi­llo­nes de per­so­nas, con fre­cuen­cia de un mo­do trans­ver­sal. En ese ca­so, po­dría es­tar jus­ti­fi­ca­da una per­cep­ción to­tal­men­te opues­ta a la an­te­rior: los gran­des gru­pos — pon­ga­mos los gran­des sin­di­ca­tos y or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les— pue­den ju­gar un pa­pel in­clu­si­vo, al ins­ti­tuir­se en es­truc­tu­ras ne­ce­sa­rias pa­ra la ver­te­bra­ción so­cial. Ob­sér­ve­se que se­gún es­ta con­cep­ción los gru­pos son im­pres­cin­di­bles pa­ra ha­bi­li­tar vías de sa­li­da a la po­lí­ti­ca a tra­vés de la ne­go­cia­ción. Has­ta el pun­to de que en nu­me­ro­sos paí­ses se les ha da­do un pa­pel en la pro­pia es­truc­tu­ra del Es­ta­do, a tra­vés de or­ga­nis­mos co­mo los con­se­jos eco­nó­mi­cos y so­cia­les (ese es el lla­ma­do cor­po­ra­ti­vis­mo). Se­rían, en de­fi­ni­ti­va, una for­ma más de ex­pre­sión de la plu­ra­li­dad de­mo­crá­ti­ca.

To­dos es­tos de­ba­tes es­tán de al­gún mo­do pre­sen­tes en el li­bro que un no­ta­ble gru­po de po­li­tó­lo­gos y eco­no­mis­tas aca­ba de pu­bli­car con el tí­tu­lo Los gru­pos de in­te­rés en Es­pa­ña (edi­to­rial Tec­nos). Se tra­ta de una lec­tu­ra muy re­co­men­da­ble pa­ra to­dos aque­llos que quie­ran co­no­cer có­mo se dis­po­ne la ac­ción co­lec­ti­va de los gru­pos or­ga­ni­za­dos en nues­tro país; y ello en re­la­ción con di­fe­ren­tes sec­to­res (el eléc­tri­co o el far­ma­céu­ti­co), y fren­te a las dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes y po­lí­ti­cas es­pe­cí­fi­cas (des­de la edu­ca­ti­va a la nu­clear). Aun­que la in­ten­ción de es­tos es­tu­dios sea más des­crip­ti­va y ana­lí­ti­ca que va­lo­ra­ti­va, pa­san­do por sus pá­gi­nas se va per­ci­bien­do que en el fon­do los gru­pos no son por sí mis­mos bue­nos o ma­los: el cri­te­rio pa­ra juz­gar­lo ra­di­ca más en la ac­ti­tud y los me­ca­nis­mos con­cre­tos que la so­cie­dad dis­pon­ga an­te su actividad. Y ahí des­ta­ca, des­de lue­go, la trans­pa­ren­cia: allí don­de es­ta sea ma­ni­fies­ta­men­te me­jo­ra­ble (co­mo es el ca­so de Es­pa­ña, se­gún acre­di­tan los es­tu­dios com­pa­ra­ti­vos in­ter­na­cio­na­les), una pre­sen­cia ex­pan­si­va de los gru­pos de in­te­rés pue­de lle­gar a re­sul­tar al­ta­men­te per­ni­cio­sa.

| SAN­TI M. AMIL

El del sec­tor far­ma­céu­ti­co es uno de los gru­pos de in­te­rés más po­de­ro­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.