MA­RI­SA ES­TÉ­VEZ, DI­REC­TI­VA EN BRI­TISH TELECOM GLO­BAL SER­VI­CES

De las 35 em­pre­sas pre­sen­tes en el Ibex, 29 con­fían en los ser­vi­cios y so­lu­cio­nes de co­mu­ni­ca­cio­nes de Bri­tish Telecom. Y no son las úni­cas; al­re­de­dor del mun­do más de 5.500 or­ga­ni­za­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les con­fían en es­ta fir­ma que tie­ne a más de 2.500 exp

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - L. Mí­guez

«Tal vez en el año 2050 apren­das los dis­tin­tos idio­mas ins­ta­lán­do­te­los en el ce­re­bro»

Tras más de 25 años en Es­pa­ña, Bri­tish Telecom es ya un re­fe­ren­te en el sec­tor de las co­mu­ni­ca­cio­nes que cuen­ta con clien­tes en 180 paí­ses. Una de sus di­rec­ti­vas es la pon­te­ve­dre­sa Ma­ri­sa Es­té­vez, gran de­fen­so­ra del va­lor de las mu­je­res, que en la di­rec­ción de BT re­pre­sen­tan un 30 %.

—Una mu­jer in­ge­nie­ra no era lo ha­bi­tual cuan­do co­men­zó.

—Aun­que soy de Pon­te­ve­dra, siem­pre me he sen­ti­do de to­das par­tes por­que creo en la glo­ba­li­za­ción. Así que me fui a Ma­drid a es­tu­diar aun­que en­ton­ces Te­le­co co­men­za­ba en Vi­go, por­que que­ría ha­cer­lo en la capital. La ver­dad es que éra­mos muy po­cas, ca­si ni pro­fe­so­ras. Las mu­je­res en Te­le­co en los 80 éra­mos ca­si pio­ne­ras. Em­pe­cé en los 90 a tra­ba­jar. Aun­que fue una épo­ca de cri­sis, em­pe­za­ba jus­to el au­ge de las em­pre­sas «.com». Co­men­cé con un tra­ba­jo de con­sul­to­ra en H&P, y de ahí pa­sé a DHL, de trans­por­te in­ter­na­cio­nal, pues­to que hay mu­cha tec­no­lo­gía de­trás de las co­mu­ni­ca­cio­nes.

—Y fi­nal­men­te lle­gó a una em­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

—La ver­dad es que me fui por­que te­nía ga­nas de cam­biar y di­cen que hay que pro­bar una fir­ma del sec­tor, sien­do te­le­co. Es una com­pa­ñía con pre­sen­cia mun­dial y yo me en­car­go del área de desa­rro­llo con clien­tes mul­ti­na­cio­na­les. Ha­ce­mos pro­pues­tas pa­ra gran­des em­pre­sas de ti­po in­ter­na­cio­nal o nacional. Mon­ta­mos equi­pos pa­ra pro­yec­tos y ayu­da­mos a las fir­mas a ha­cer reali­dad sus pro­yec­tos.

—¿Cuán­tos tra­ba­ja­do­res for­man Bri­tish Telecom?

—So­mos cer­ca de mil em­plea­dos en el mun­do y te­ne­mos pre­sen­cia en ca­si to­dos los paí­ses; ju­ga­mos un pa­pel muy im­por­tan­te en la trans­for­ma­ción di­gi­tal.

—En­tre sus clien­tes es­tán 29 de las 35 em­pre­sas del Ibex35.

—Es por­que las ayu­da­mos a re­plan­tear­se to­do, a apro­xi­mar­se a los mer­ca­dos. Aho­ra mis­mo es un sec­tor con gran­des po­si­bi­li­da­des, la reali­dad cam­bia por­que el pro­pio clien­te lo de­man­da. Tra­ba­ja­mos con gran­des com­pa­ñías pe­ro al fi­nal el que man­da es el ciu­da­dano. En cua­tro años, por ejem­plo, des­de la ex­plo­sión de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, to­do ha cam­bia­do. Un ar­ti­lu­gio en tu man­do te per­mi­te to­das las in­ter­ac­cio­nes. Ade­más de las gran­des fir­mas, tam­bién tra­ba­ja­mos con clien­tes que no es­tán en el Ibex por­que co­ti­zan en otros mer­ca­dos, y con en­ti­da­des pú­bli­cas. Por su­pues­to de to­dos los sec­to­res: cons­truc­ción, ban­ca, ad­mi­nis­tra­ción...

—Una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes ac­tua­les es la se­gu­ri­dad.

—La se­gu­ri­dad des­de el pun­to de vis­ta ci­ber­né­ti­co es una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes, co­mo to­dos los me­ca­nis­mos que im­pli­can su ac­ce­so por cla­ve. Creo que des­apa­re­ce­rán. Las me­di­das bio­mé­tri­cas des­apa­re­ce­rán, co­mo las ce­rra­du­ras con­ven­cio­na­les, que se abri­rán por mó­vil. Al fi­nal tu iden­ti­dad se­rá la en­tra­da, tu hue­lla, tu pu­pi­la o si­mi­lar. A ni­vel em­pre­sa­rial la se­gu­ri­dad tie­nes que sa­ber pre­ver­la y con­tra­ata­car­la, pe­ro creo que en el fu­tu­ro las em­pre­sas se di­vi­di­rán en­tre las que han su­fri­do un ata­que y las que lo van a su­frir. No­so­tros te­ne­mos la­bo­ra­to­rios y ha­ce­mos avan­ces en es­te as­pec­to. Es al­go que es­tá pa­san­do, ha­ce no mu­cho con Ama­zon, lo im­por­tan­te es sa­ber actuar, avi­sar y con­tra­rres­tar. Apa­sio­na­da por la geo­po­lí­ti­ca y geo­eco­no­mía, es­ta em­pre­sa­ria no du­da en ver la tec­no­lo­gía co­mo una mano ami­ga pa­ra em­pre­sas y cam­bios. «La em­pre­sa di­gi­tal del si­glo XXI tie­ne que en­ten­der que la tec­no­lo­gía es un fa­ci­li­ta­dor, pe­ro que el éxi­to de­pen­de de otros mu­chos fac­to­res. Cons­truir ne­go­cios ca­pa­ces de adap­tar­se a los cam­bios y que sean ági­les en es­ta adap­ta­ción se­rá la cla­ve», ex­pli­ca con con­fian­za es­ta pon­te­ve­dre­sa, muy con­cien­cia­da sobre el pa­pel de la mu­jer en el mun­do em­pre­sa­rial.

—Ade­más de su pa­pel en BT tam­bién es miem­bro de Eje­con.

—En la aso­cia­ción de eje­cu­ti­vas y con­se­je­ras cree­mos en la tre­men­da ca­pa­ci­dad de ges­tión e in­fluen­cia que tie­nen las mu­je­res y que­re­mos im­pul­sar un cam­bio en la cul­tu­ra em­pre­sa­rial de nues­tro país, bus­can­do la igualdad de opor­tu­ni­da­des y la de­fen­sa del ta­len­to sin gé­ne­ro de eje­cu­ti­vas y lí­de­res. La ple­na in­cor­po­ra­ción de la mu­jer en el mun­do la­bo­ral, re­pre­sen­tan­do el 40 % de la fuer­za la­bo­ral mun­dial, su­pon­dría un in­cre­men­to del 26 % del PIB mun­dial.

—Si las em­pre­sas no se adap­tan a los nue­vos tiem­pos ¿des­apa­re­ce­rán?

—El 2020 es­tá ahí y se di­ce que las com­pa­ñías se di­vi­di­rán en­tre los gran­des de­pre­da­do­res, co­mo Ama­zon, los que se es­tán trans­for­man­do y los gran­des di­no­sau­rios. Si no vi­ven en el mun­do di­gi­tal la úni­ca sa­li­da se­rá la des­apa­ri­ción. En el 2008 ha­bía más ob­je­tos co­nec­ta­dos a In­ter­net que per­so­nas, a día de hoy hay unos 5.000 mi­llo­nes y en el 2020 al­can­za­rá o in­clu­so su­pe­rará la asom­bro­sa can­ti­dad de 50.000 mi­llo­nes. Las ten­den­cias ac­tua­les pa­san por el Big Da­ta, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y el gran re­to en el cam­po de la ci­ber­se­gu­ri­dad. Mu­chas ve­ces pien­so que me da pe­na no es­tar en el año 2050 pa­ra ver to­do lo que po­drá su­ce­der. Tal vez en el 2050 apren­das los dis­tin­tos idio­mas ins­ta­lán­do­te­los en el ce­re­bro y Fa­ce­book ya se­pa lo que pien­sas cuan­do te va­yas a co­nec­tar.

—¿No da un po­co de mie­do? —Cuan­do se in­ven­tó la má­qui­na de va­por se echa­ban las ma­nos a la ca­be­za tam­bién. Pue­de que los ro­bots ha­gan mu­cho tra­ba­jo pe­ro la crea­ti­vi­dad nos que­da­rá a no­so­tros. El mun­do se­rá de los que quie­ran in­no­var. Es muy im­por­tan­te esa la­bor de ser crea­ti­vo y que­rer es­tar ahí.

| CEDIDA

Ma­ri­sa Es­té­vez man­tu­vo siem­pre su tra­yec­to­ria profesional vin­cu­la­da a las gran­des mul­ti­na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.