El ar­te de con­ver­tir la Bol­sa en un ca­sino

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - FINANZAS - Mar­co Co­lla­do Ana­lis­ta de www.bol­sa­ma­nia.com

El mun­do de la Bol­sa es­tá cam­bian­do, aun­que hay un per­fil in­ver­sor que se man­tie­ne a lo lar­go de la his­to­ria. El del pe­lo­ta­zo. Esa per­so­na que bus­ca ha­cer­se mi­llo­na­ria ha­cien­do la ju­ga­da de su vi­da en el me­nor tiem­po po­si­ble. La di­fe­ren­cia aho­ra ra­di­ca en que los bró­kers ya han en­con­tra­do el mo­do de jus­ti­fi­car que es­to es po­si­ble, y ofre­cen las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra lle­var a ca­bo tal ha­za­ña. Los CFDs y las op­cio­nes bi­na­rias.

El pa­sa­do mar­tes, sal­ta­ba a los me­dios la no­ti­cia de que la FCA, el re­gu­la­dor del mercado bri­tá­ni­co, ha­bía de­ci­di­do es­ta­ble­cer unas nor­mas más res­tric­ti­vas a la co­mer­cia­li­za­ción de es­tos pro­duc­tos. Lo que pre­ten­de es li­mi­tar el ries­go de los in­ver­so­res par­ti­cu­la­res y cas­ti­gar es­tra­te­gias de már­ke­ting en­ga­ño­sas pa­ra atraer clien­tes. El anun­cio pro­vo­có el des­plo­me de las ac­cio­nes de mu­chos de los ope­ra­do­res que ba­san su ne­go­cio en es­te ti­po de pro­duc­tos, con des­cen­sos que lle­ga­ron a su­pe­rar el 30 %.

La Co­mi­sión Nacional del Mercado de Va­lo­res de­fi­ne los CFDs (o contrato por di­fe­ren­cias) co­mo «con­tra­tos en los que un in­ver­sor y una en­ti­dad fi­nan­cie­ra acuer­dan in­ter­cam­biar­se la di­fe­ren­cia en­tre el pre­cio de com­pra y el pre­cio de ven­ta de un de­ter­mi­na­do ac­ti­vo sub­ya­cen­te». El pro­duc­to en sí no su­po­ne un gran cam­bio con res­pec­to a otros de­ri­va­dos fi­nan­cie­ros. La cues­tión ra­di­ca en el ti­po de in­ver­sor al que va des­ti­na­do.

Ope­rar con es­tos pro­duc­tos su­po­ne asu­mir un ries­go ele­va­do. De he­cho, la CNMV ya ad­vir­tió en agos­to del pe­li­gro que su­po­ne co­mer­cia­li­zar CFDs a in­ver­so­res mi­no­ris­tas. Ade­más, avi­só sobre las prác­ti­cas de már­ke­ting «agre­si­vas» que es­tas em­pre­sas lle­van a ca­bo y sobre la ba­se del pro­ble­ma: el con­flic­to de in­tere­ses en­tre el in­ter­me­dia­rio y el clien­te. En al­gu­nos paí­ses, co­mo Es­ta­dos Uni­dos, el uso de CFDs ya es­tá prohi­bi­do y otros co­mo Ale­ma­nia, Ho­lan­da o Bél­gi­ca pla­nean cam­bios en su re­gu­la­ción.

EL CA­SINO, EN MAR­CHA

A di­fe­ren­cia de los fu­tu­ros, los CFDs no se ne­go­cian en mer­ca­dos re­gu­la­dos y no tie­ne por qué ha­ber una per­so­na al otro la­do de la operación. Es de­cir, quien pier­de si us­ted ga­na no es otro in­ver­sor, sino su pro­pio bró­ker, aun­que con una di­fe­ren­cia: el in­ter­me­dia­rio ya tie­ne las car­tas mar­ca­das.

En es­te jue­go, en el que su bró­ker ac­túa co­mo la ban­ca, el in­ver­sor apos­ta­rá a que un de­ter­mi­na­do ac­ti­vo subirá o ba­ja­rá de pre­cio, mien­tras que él apos­ta­rá lo con­tra­rio. La par­ti­da pa­re­ce em­pe­zar en igualdad de con­di­cio­nes, con la di­fe­ren­cia de que es el pro­pio bró­ker quien pue­de con­tro­lar el pre­cio y el que sa­be dón­de co­lo­can sus clien­tes to­das las ór­de­nes de stop (li­mi­ta­dor de pér­di­das). Al ser el mis­mo bró­ker el que crea el mercado (market ma­ker), el pre­cio, por re­gla ge­ne­ral, se­gui­rá el com­por­ta­mien­to del ac­ti­vo que se es­té ne­go­cian­do, aun­que pue­de ha­ber sor­pre­sas. El in­ter­me­dia­rio pue­de mo­di­fi­car li­ge­ra­men­te la co­ti­za­ción pa­ra ha­cer sal­tar una orden de stop o pa­ra co­ger una operación limitada y lue­go vol­ver a se­guir el com­por­ta­mien­to del sub­ya­cen­te, por lo que la suer­te ya es­tá echa­da.

En EE. UU., el uso de CFDs ya es­tá prohi­bi­do y va­rios paí­ses eu­ro­peos pla­nean cam­bios en su re­gu­la­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.