Dai Gou, el ne­go­cio del pin­ta­la­bios

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - FINANZAS - Sa­ra R. Es­te­lla

Mi­llo­nes de chi­nos com­pran bie­nes en el ex­tran­je­ro pa­ra re­ven­der­los en su país a cam­bio de una ju­go­sa co­mi­sión Pro­duc­tos cos­mé­ti­cos, ro­pa o ali­men­tos es­tán en el lis­ta­do

Sui Jiahang tra­ba­ja co­mo ac­triz de tea­tro pa­ra ni­ños los fi­nes de se­ma­na. Es su pro­fe­sión vo­ca­cio­nal pe­ro no le per­mi­te man­te­ner su es­tu­dio en una ur­ba­ni­za­ción de lu­jo re­cién cons­trui­da en uno de los nue­vos barrios de Pe­kín. Por eso, des­de ha­ce seis me­ses es uno de los mi­llo­nes de «agen­tes» del lla­ma­do Dai Gou, que se tra­du­ci­ría en com­pras por en­car­go. En su ca­so, via­ja a me­nu­do a Co­rea del Sur pa­ra com­prar cos­mé­ti­ca y pro­duc­tos de be­lle­za que lue­go re­ven­de en China a cam­bio de una ju­go­sa co­mi­sión. «La co­mi­sión cam­bia en fun­ción del pre­cio del pro­duc­to. Por ejem­plo, si es una ca­ja muy pe­sa­da con va­rias cre­mas, per­fu­mes y ma­qui­lla­je, sue­lo co­brar unos 150 yua­nes de co­mi­sión (unos 21 eu­ros). Si no pe­sa de­ma­sia­do, co­mo por ejem­plo un pin­ta­la­bios, co­bro 30 (unos 4 eu­ros)», cuen­ta a La Voz mien­tras or­de­na la úl­ti­ma re­me­sa de pro­duc­tos que ha traí­do de Seúl.

Pre­ci­sa­men­te, los artículos de be­lle­za de mar­cas ex­tran­je­ras son al­gu­nos de los pro­duc­tos cu­yo pre­cio más au­men­ta de­bi­do a la can­ti­dad de im­pues­tos que las em­pre­sas de­ben pa­gar pa­ra co­mer­cia­li­zar­los en China. En mu­chos ca­sos, co­mo por ejem­plo la ro­pa de Za­ra, muy popular en­tre las jó­ve­nes chi­nas, sue­le ver tri­pli­ca­das sus ta­ri­fas de­bi­do a las ta­sas.

«Yo sue­lo via­jar a Seúl una vez al mes. Es­pe­ro a te­ner pe­di­dos por va­lor de 20.000 yua­nes (unos 2.700 eu­ros) pa­ra que me sal­ga ren­ta­ble el via­je. Lue­go, cuan­do los ven­do en China, me sa­co un beneficio de al­re­de­dor de 8.000 yua­nes (1.000 eu­ros)», ex­pli­ca Sui. En su en­torno, su her­ma­na y tres de sus ami­gas que viajan al ex­tran­je­ro tam­bién apro­ve­chan pa­ra ha­cer Dai Gou.

Aun­que es­ta prác­ti­ca co­men­zó a fi­na­les de los años 90 en China, es aho­ra cuan­do vi­ve su ma­yor au­ge so­cial. «En su mo­men­to co­men­zó de­bi­do a la di­fe­ren­cia de pre­cios en­tre los pro­duc­tos que se ven­dían en China y los que se ad­qui­rían en Ja­pón, Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, aho­ra el au­men­to de es­te fe­nó­meno se de­be tam­bién a que los con­su­mi­do­res chi­nos son ca­da vez más exi­gen­tes y exi­gen mar­cas oc­ci­den­ta­les que no son fá­ci­les de en­con­trar en China», afir­ma Li Cheng­dong, ex­per­to en es­tra­te­gias de ne­go­cios.

Ade­más de la cos­mé­ti­ca, la le­che en pol­vo pa­ra be­bés o los bol­sos y otros pro­duc­tos de lu­jo son los más de­man­da­dos en el Dai Gou. Sin em­bar­go, si nos cen­tra­mos en los pro­duc­tos es­pa­ño­les, es fá­cil en­con­trar en Tao­bao, el prin­ci­pal por­tal de com­pra on li­ne chino, ofer­tas pa­ra com­prar a tra­vés de es­te mé­to­do acei­te de oli­va, ja­món se­rrano y ro­pa de mar­cas es­pa­ño­las co­mo el gru­po ga­lle­go In­di­tex. «Hay un lí­mi­te de la can­ti­dad de pro­duc­tos que una per­so­na pue­de in­tro­du­cir en China y pa­ra eso la le­gis­la­ción es es­tric­ta. Aho­ra bien, si la per­so­na cum­ple ese lí­mi­te y lue­go quie­re ven­der esos pro­duc­tos por su cuen­ta, lo pue­de ha­cer por­que en China no hay for­ma de con­tro­lar ese ti­po de co­mer­cio», sos­tie­ne Li.

Aun­que no hay ci­fras exac­tas del va­lor de la can­ti­dad de pro­duc­tos que se co­mer­cia­li­zan a tra­vés del Dai Gou, Li ase­gu­ra que ron­da el 40 % de to­do lo que en­tra en China. «Pe­ro es­ta ci­fra va a su­bir muy rá­pi­do por­que la cla­se me­dia china no de­ja de au­men­tar y de­man­dan ca­da vez pro­duc­tos más ela­bo­ra­dos y de ca­li­dad. En eso mu­chas mar­cas chi­nas aún van por de­trás de las mar­cas oc­ci­den­ta­les más re­co­no­ci­das», ex­pli­ca con­ven­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.