CUA­TRO CLA­VES PA­RA EDI­FI­CAR LA PEN­SIÓN

EL GO­BIERNO RE­CO­NO­CE QUE, EN EL 2050, LA PRES­TA­CIÓN POR JU­BI­LA­CIÓN APE­NAS CU­BRI­RÁ EL 50 % DEL ÚL­TI­MO SA­LA­RIO, FREN­TE AL 80 % AC­TUAL; ES UN HE­CHO EVI­DEN­TE QUE LA CA­JA CO­MÚN PALIDECE Y POR ESO CA­DA VEZ SON MÁS LOS CIU­DA­DA­NOS QUE SE PRO­CU­RAN SU PRO­PIA HU­CHA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Gabriel Le­mos

Va­le, le han con­ven­ci­do. Por mu­cho que la cla­se po­lí­ti­ca in­sis­ta una y otra vez en que las pen­sio­nes es­tán ga­ran­ti­za­das, tan­to de­ba­te so­bre la re­for­ma del sis­te­ma y la sa­lud de la hu­cha de la Se­gu­ri­dad So­cial le han me­ti­do al­go de mie­do en el cuer­po. Y por eso, si­guien­do el con­se­jo que ha es­cu­cha­do tan­tas ve­ces en los úl­ti­mos años, ha de­ci­di­do em­pe­zar a aho­rrar pa­ra la ju­bi­la­ción.

No le fal­tan ra­zo­nes pa­ra dar el pa­so. Se­gún un es­tu­dio de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, ela­bo­ra­do con las pre­vi­sio­nes del pro­pio Go­bierno es­pa­ñol, la ta­sa de re­em­pla­zo (el por­cen­ta­je que su­po­ne la pen­sión res­pec­to al úl­ti­mo sa­la­rio per­ci­bi­do) pa­sa­rá del 80 % ac­tual —una de las pres­ta­cio­nes más ge­ne­ro­sas de Eu­ro­pa— a po­co más del 50 % —en la me­dia del con­ti­nen­te— en el año 2050. ¿Qué quie­re es­to de­cir? Que un tra­ba­ja­dor que co­bre unos 1.000 eu­ros al mes, re­ci­bi­ría unos 800 eu­ros de pen­sión si se re­ti­ra­se aho­ra, pe­ro si le to­ca ju­bi­lar­se den­tro de 35 años, ten­drá que con­for­mar­se con so­lo 500, una pro­por­ción que po­dría re­sul­tar in­su­fi­cien­te pa­ra ga­ran­ti­zar un ni­vel de vi­da de­cen­te si se in­cor­po­ran ade­más va­ria­bles co­mo el in­cre­men­to del cos­te de la vi­da.

Por eso, son mu­chos los que, in­clu­so sin de­ma­sia­do mar­gen pa­ra es­ti­rar el suel­do, se han de­ci­di­do a em­pe­zar a pla­ni­fi­car su pro­pia hu­cha pa­ra la pen­sión. Por lo que pue­da pa­sar. Es­tos son al­gu­nos de los pun­tos cla­ves que hay que te­ner en cuen­ta si quie­re aho­rrar pa­ra la ter­ce­ra edad.

Cuan­to an­tes em­pie­ce, me­jor. No en­con­tra­rá nin­gún ex­per­to que no es­té de acuer­do en eso. «Cuan­to an­tes se em­pie­ce a aho­rrar, me­nor se­rá el es­fuer­zo y ma­yor la ren­ta­bi­li­dad», ex­pli­ca Eva Ta­ma­yo, di­rec­to­ra co­mer­cial de Vi­da-Sa­lud de Map­fre en Es­pa­ña, que en­tien­de que «los ciu­da­da­nos, tam­bién los más jó­ve­nes, ca­da vez son más cons­cien­tes de que pa­ra ga­ran­ti­zar el mis­mo ni­vel de vi­da y la es­ta­bi­li­dad de los in­gre­sos cuan­do una per­so­na se ju­bi­la va a ser ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a sis­te­mas de aho­rro pri­va­dos». To­mar de­ci­sio­nes a una edad tem­pra­na per­mi­te al­can­zar los ob­je­ti­vos de aho­rro de for­ma más sen­ci­lla, apor­tan­do me­nos di­ne­ro al mes, al tiem­po que se apro­ve­cha la ma­yor ren­ta­bi­li­dad acu­mu­la­da du­ran­te ese lar­go pe­río­do de tiem­po.

An­tes de de­ci­dir, es­tu­die sus ne­ce­si­da­des fu­tu­ras. Pa­ra Da­vid Ca­rras­co, director del Ins­ti­tu­to BBVA de Pen­sio­nes, el gran pro­ble­ma pa­ra de­fi­nir las ne­ce­si­da­des de aho­rro es la fal­ta de in­for­ma­ción que tie­ne el ciu­da­dano: «Es muy di­fí­cil pla­ni­fi­car al­go a tan lar­go pla­zo co­mo la ju­bi­la­ción sin te­ner cla­ro en qué con­di­cio­nes te vas a re­ti­rar». No ayu­dan de­ci­sio­nes co­mo sus­pen­der el en­vío de cartas a los co­ti­zan­tes ma­yo­res de 50 años in­for­mán­do­les de la es­ti­ma­ción de su pen­sión fu­tu­ra, un pro­yec­to anun­cia­do por el Go­bierno en la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra que de mo­men­to ha que­da­do apar­ca­do en un ca­jón. Pe­ro, pe­se a la es­ca­sa co­la­bo­ra­ción de los po­de­res pú­bli­cos en la ta­rea, Ca­rras­co re­cuer­da que exis­ten si­mu­la­do­res (en­tre ellos en la web del Ins­ti­tu­to BBVA de Pen­sio­nes, www.ju­bi­la­cion­de­fu­tu­ro.es) que per­mi­ten es­ti­mar la cuan­tía de la pen­sión que se re­ci­bi­rá o lo que se de­be­ría aho­rrar ca­da año pa­ra man­te­ner un de­ter­mi­na­do ni­vel de ren­ta tras el re­ti­ro. Ca­rras­co re­cuer­da que la OCDE re­co­mien­da una co­ber­tu­ra de al me­nos el 70 % del úl­ti­mo sa­la­rio, aun­que son ci­fras pu­ra­men­te es­ti­ma­ti­vas, que es­ta­rán muy con­di­cio­na­das por el suel­do del tra­ba­ja­dor y por las ne­ce­si­da­des per­so­na­les (que ten­ga o no hi­po­te­ca, car­gas fa­mi­lia­res...).

No hay re­glas de oro, cual­quier vía de aho­rro es vá­li­da. Una vez de­ter­mi­na­das las ne­ce­si­da­des de aho­rro —o la ca­pa­ci­dad, ya que no to­das las nó­mi­nas pue­den es­ti­rar­se igual—, lle­ga el mo­men­to de de­ci­dir có­mo se rea­li­za­rá la in­ver­sión. Ca­rras­co in­sis­te en que no hay una «re­gla de oro» y que, aun­que exis­ten pro­duc­tos di­se­ña­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra pla­ni­fi­car la ju­bi­la­ción (pla­nes o se­gu­ros), exis­ten al­ter­na­ti­vas me­nos con­ven­cio­na­les que pue­den ser igual­men­te vá­li­das, co­mo la ad­qui­si­ción de in­mue­bles pa­ra ase­gu­rar­se unas ren­tas por al­qui­ler, la apor­ta­ción a fon­dos de in­ver­sión o la apues­ta por cons­truir una car­te­ra de va­lo­res en bol­sa. Ca­da ahorrador de­be de­ci­dir, ase­so­ra­do por un es­pe­cia­lis­ta, cuál es la so­lu­ción que me­jor se adap­ta­rá a sus ne­ce­si­da­des fu­tu­ras.

Si op­ta por los pro­duc­tos tra­di­cio­na­les de aho­rro-ju­bi­la­ción, la edad y el per­fil del in­ver­sor se­rán cla­ves pa­ra de­ci­dir por cuál op­tar. Así, Eva Ta­ma­yo ex­pli­ca que «pa­ra per­so­nas que co­mien­cen a aho­rrar con eda­des en torno a 30 años, se recomendaría con­tra­tar pla­nes de pen­sio­nes con per­fi­les de in­ver­sión de ma­yor ries­go pa­ra tra­tar de op­ti­mi­zar la ren­ta­bi­li­dad, al con­tar con mu­cho re­co­rri­do». En el en­torno de los 45 años, la de­ci­sión de­pen­de­rá más de si se pri­ma el aho­rro fis­cal o la li­qui­dez. En el pri­mer ca­so se­rían acon­se­ja­bles pla­nes de pen­sio­nes (cu­yas apor­ta­cio­nes so­lo se pue­den res­ca­tar en cier­tos su­pues­tos, muy ta­sa­dos, co­mo des­em­pleo o en­fer­me­dad gra­ve tan­to del ti­tu­lar co­mo de un fa­mi­liar); en el se­gun­do, se pue­de op­tar por pla­nes in­di­vi­dua­les de aho­rro sis­te­má­ti­co (PIAS), «se­gu­ros que per­mi­ten ca­na­li­zar un aho­rro a lar­go pla­zo con ren­ta­bi­li­dad ga­ran­ti­za­da, con lo que el clien­te se ase­gu­ra ren­tas men- sua­les a fu­tu­ro pa­ra com­ple­men­tar otros in­gre­sos». El úl­ti­mo su­pues­to es el de los tra­ba­ja­do­res más pró­xi­mos al re­ti­ro, so­bre los 60 años, a los que Ta­ma­yo re­co­mien­da pla­nes de pre­vi­sión ase­gu­ra­dos (PPA), que a di­fe­ren­cia de los pla­nes de pen­sio­nes clá­si­cos ase­gu­ran una ren­ta­bi­li­dad mí­ni­ma, por lo que «pue­den ser una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra con­so­li­dar ren­ta­bi­li­da­des ob­te­ni­das y no se­guir ex­po­nién­do­se a nin­gún ries­go».

¿Y cuán­to apor­to? De nue­vo, de­pen­de de los ob­je­ti­vos que se ha­ya mar­ca­do ca­da cual, pe­ro Ae­gon acon­se­ja, en su guía pa­ra pre­pa­rar la ju­bi­la­ción, re­ser­var en torno al 10 % de los in­gre­sos y re­cuer­da que lo prin­ci­pal es «ser cons­tan­tes», ya que «aho­rrar mes a mes su­po­ne a lar­go pla­zo cer­ca de un 4 % de ren­ta­bi­li­dad adi­cio­nal res­pec­to a rea­li­zar una apor­ta­ción úni­ca a fi­nal de año».

Es­tu­die bien las im­pli­ca­cio­nes fis­ca­les. Por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, in­fór­me­se bien de las im­pli­ca­cio­nes fis­ca­les del pro­duc­to que con­tra­te. Al­gu­nos, co­mo los pla­nes de pen­sio­nes, su­pon­drán un aho­rro du­ran­te la vi­da la­bo­ral, ya que las apor­ta­cio­nes re­du­cen la ba­se im­po­ni­ble del con­tri­bu­yen­te, por lo que re­du­cen la cuo­ta del IRPF (al­guien que apor­te unos 1.000 eu­ros anua­les y ten­ga un ti­po mar­gi­nal del 30 % po­dría re­cu­pe­rar 300 eu­ros en la de­cla­ra­ción de la ren­ta) con un lí­mi­te de apor­ta­ción anual de 8.000 eu­ros al año. Sin em­bar­go, en el mo­men­to del res­ca­te la pres­ta­ción ob­te­ni­da tri­bu­ta tam­bién en el impuesto de la ren­ta, y lo ha­ce co­mo ren­di­mien­to del tra­ba­jo, en la ba­se ge­ne­ral, con ti­pos que pue­den lle­gar al 45 % en Ga­li­cia.

Di­fe­ren­te es el ca­so de los PIAS, que si bien no per­mi­ten re­du­cir la cuo­ta del IRPF en el mo­men­to de rea­li­zar las apor­ta­cio­nes, tie­nen una fis­ca­li­dad mu­cho más ven­ta­jo­sa cuan­do se re­cu­pe­ra el di­ne­ro, so­bre to­do si se ha­ce co­mo ren­ta vi­ta­li­cia. Ade­más de tri­bu­tar a los ti­pos del aho­rro, más re­du­ci­dos (en­tre el 19 y el 23 %), en fun­ción de la edad a la que se em­pie­ce a co­brar que­da­rá exen­ta en­tre un 60 y un 92 % de la cuan­tía per­ci­bi­da, siem­pre que ha­yan pa­sa­do al me­nos cin­co años des­de la pri­me­ra apor­ta­ción.

La OCDE re­co­mien­da que los ju­bi­la­dos man­ten­gan al me­nos un 70 % del úl­ti­mo sa­la­rio Ade­más de los pro­duc­tos clá­si­cos, tam­bién se pue­de aho­rrar pa­ra el re­ti­ro in­vir­tien­do en bol­sa o en vi­vien­da

JUAN. S. G

O.A Fuen­te: OCDE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.