EL FON­DO EU­RO­PEO DE DE­FEN­SA GE­NE­RA ES­CEP­TI­CIS­MO

Es­pa­ña, Ale­ma­nia e Ita­lia lle­van más de una dé­ca­da elu­dien­do el ob­je­ti­vo de in­ver­tir el 2 % del PIB en gas­to mi­li­tar So­lo cua­tro paí­ses de la UE cum­plen con la OTAN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Por­tei­ro

La idea plan­tea­da es­ta semana por el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean Clau­de Junc­ker, no ha des­per­ta­do de­ma­sia­da eu­fo­ria. Ca­si to­dos los Es­ta­dos miem­bros lle­van años re­cor­tan­do el gas­to mi­li­tar.

Car­lo­magno, el «Pa­lur­do» ar­tí­fi­ce de Eu­ro­pa, fue de los pri­me­ros en con­ce­bir la crea­ción de una po­de­ro­sa na­ción den­tro de unas fronteras se­gu­ras y de los pri­me­ros en la­men­tar el es­fuer­zo de­sigual de sus ejér­ci­tos de la cristiandad: Fran­cos, bor­go­ñe­ses, lom­bar­dos, aqui­ta­nos, bá­va­ros, etc. Sus se­ño­res mo­vi­li­za­ban más o me­nos efec­ti­vos cuan­do es­ta­ban dis­po­ni­bles o si la em­pre­sa lo me­re­cía, obli­gan­do al ar­nul­fin­go a in­ge­niár­se­las pa­ra no for­zar com­ba­tes in­ne­ce­sa­rios.

La his­to­ria se re­pi­te do­ce si­glos des­pués. El co­ra­zón del im­pe­rio ape­nas se ha tras­la­da­do unos ki­ló­me­tros, des­de Aquis­grán a Bru­se­las, don­de se ape­la a la vo­lun­tad de las na­cio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad del Vie­jo Con­ti­nen­te. «Pa­ra que la pro­tec­ción sea efi­caz, tie­ne que ser creí­ble», re­cor­dó es­ta semana el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean Clau­de Junc­ker, al pe­dir un com­pro­mi­so en fir­me de los 28 Es­ta­dos miem­bros pa­ra crear un fon­do eu­ro­peo de de­fen­sa. Y ese es el pro­ble­ma. Que no es creí­ble. Car­lo­magno se re­mo­ve­ría en su tum­ba si echa­se un ojo a las es­ta­dís­ti­cas que de­mues­tran la in­ca­pa­ci­dad de los eu­ro­peos de de­fen­der­se a sí mis­mos.

Si se pa­sa re­vis­ta al gas­to mi­li­tar de los 28 paí­ses de la UE se pue­den en­ten­der mu­chas co­sas. Por ejem­plo, ¿có­mo es po­si­ble que Bélgica no dis­pu­sie­se de mi­li­ta­res su­fi­cien­tes pa­ra poder cu­brir el es­ta­do de má­xi­ma aler­ta de­cre­ta­do tras los aten­ta­dos te­rro­ris­tas del 13 de no­viem­bre del 2015 en Pa­rís? Al­gu­nos de los efec­ti­vos des­ta­ca­dos en la ca­pi­tal de­nun­cia­ron jor­na­das de tra­ba­jo ex­te­nuan­tes por la fal­ta de re­le­vo. Qui­zá tu­vo al­go que ver que Bélgica fue uno de los paí­ses que me­nos fon­dos de­di­có a la de­fen­sa (0,85 % del PIB en el 2015). Se­gún ci­fras de la OTAN, en el 2016 los bel­gas han si­do los eu­ro­peos que me­nos se han ras­ca­do los bol­si­llos pa­ra su se­gu­ri­dad, so­lo por de­lan­te de los lu­xem­bur­gue­ses, los cam­peo­nes del aho­rro.

En la otra ca­ra de la mo­ne­da es­tán Reino Uni­do (2,2 %), Gre­cia (2,3 %), Es­to­nia (2,1 %) y Po­lo­nia (2 %). Son el cuar­te­to de paí­ses que cum­plen con el com­pro­mi­so ad­qui­ri­do en la OTAN de in­ver­tir más del 2 % de su PIB en de­fen­sa. Se­gún la Alian­za Atlán­ti­ca, Fran­cia se ha­bría que­da­do a las puer­tas de ese um­bral en el 2016 (1,7%). Pe­ro se­gún ci­fras del Se­pri, los ga­los nun­ca han te­ni­do pro­ble­mas pa­ra su­pe­rar el 2 % de gas­to mi­li­tar. No so­lo eso, sino que in­vier­ten más en se­gu­ri­dad en tér­mi­nos ab­so­lu­tos (39.835 mi­llo­nes de eu­ros) que la pri­me­ra po­ten­cia y fuer­za mo­triz de la UE, Ale­ma­nia (37.135 mi­llo­nes de eu­ros). Ber­lín re­par­te re­ce­tas a sus so­cios y lan­za pro­cla­mas a fa­vor de re­for­zar el apo­yo a la OTAN. En la prác­ti­ca, el com­pro­mi­so bri­lla por su au­sen­cia (1,2 %). Los ger­ma­nos, jun­to a sus pa­res es­pa­ño­les (0,9 %) e ita­lia­nos (1,1 %), lle­van más de una dé­ca­da ig­no­ran­do las lla­ma­das de la Alian­za a in­ver­tir en su pro­pia se­gu­ri­dad. El ca­so es­pa­ñol es más san­gran­te por ser el ter­cer país que me­nos con­tri­bu­ye en la UE en por­cen­ta­je de su PIB.

La pro­yec­ción del gas­to de Reino Uni­do, Es­pa­ña y Ale­ma­nia de ca­ra al 2019 apun­ta a re­cor­tes res­pec­ti­vos del 0,2, 0,1 y 1,9 %. «La acu­mu­la­ción de es­tas re­duc­cio­nes en el tiem­po su­po­ne im­por­tan­tes pér­di­das de ca­pa­ci­da­des in­no­va­do­ras y for­ma­ti­vas que no se re­cu­pe­ran a cor­to pla­zo», ad­vier­ten en un in­for­me ex­per­tos del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos.

EL PA­RA­GUAS DE LA OTAN

A la luz de las es­ta­dís­ti­cas, la pre­gun­ta es le­gí­ti­ma: ¿Quién de­fien­de Eu­ro­pa? «La UE ha re­nun­cia­do al li­de­raz­go com­par­ti­do con Es­ta­dos Uni­dos en el ám­bi­to tan­to mi­li­tar co­mo in­dus­trial y tec­no­ló­gi­co de la de­fen­sa», ase­gu­ra el Si­pri, aun re­co­no­cien­do que «pa­ra la UE la se­gu­ri­dad fue pro­ba­ble­men­te una cues­tión más im­por­tan­te en el 2015 que en los úl­ti­mos 20 años».

Eu­ro­pa se ha pro­te­gi­do du­ran­te to­do es­te tiem­po ba­jo el pa­ra­guas de Es­ta­dos Uni­dos por el flan­co no­ro­rien­tal. La pri­me­ra po­ten­cia de la OTAN de­di­có has­ta el 3,6 % de su PIB a gas­to mi­li­tar en el 2016 y man­tie­ne a cer­ca de 66.000 efec­ti­vos des­ta­ca­dos en el Vie­jo Con­ti­nen­te. Pe­ro Was­hing­ton ha di­cho bas­ta. Las ca­ren­cias eu­ro­peas aso­ma­ron la ca­be­za du­ran­te la cri­sis de re­fu­gia­dos. La in­ca­pa­ci­dad de los paí­ses miem­bro de ase­gu­rar sus fronteras obli­gó a Bru­se­las a so­li­ci­tar a otro so­cio de la OTAN, Tur­quía, que lo hi­cie­se por ellos. Así las co­sas, el fu­tu­ro en es­te ám­bi­to apa­re­ce mi­na­do de re­tos e in­cóg­ni­tas.

Las ca­ren­cias co­mu­ni­ta­rias en es­te ám­bi­to que­da­ron al des­cu­bier­to con la cri­sis de re­fu­gia­dos

| ROMÁN RÍOS

Es­pa­ña ha re­cor­ta­do su gas­to en de­fen­sa en los úl­ti­mos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.