LA NA­DA­DO­RA IN­CAN­SA­BLE

Ch­ris­ti­ne La­gar­de DI­REC­TO­RA GE­REN­TE DEL FON­DO MO­NE­TA­RIO IN­TER­NA­CIO­NAL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA -

Es el su­yo un cu­rrícu­lo ru­ti­lan­te. Y ca­si in­ma­cu­la­do. So­lo una man­cha lo os­cu­re­ce. Un tur­bio asun­to que es­ta semana la ha lle­va­do has­ta el ban­qui­llo de los acu­sa­dos en Pa­rís. En la mis­ma sa­la en la que fue juz­ga­da Ma­ría An­to­nie­ta, Ch­ris­ti­ne La­gar­de ha te­ni­do que res­pon­der por su ac­tua­ción en un vie­jo em­bro­llo re­la­cio­na­do con el po­lé­mi­co ex­mi­nis­tro y em­pre­sa­rio Ber­nard Ta­pie. Es­tá impu­tada por ne­gli­gen­cia en el ma­ne­jo del di­ne­ro pú­bli­co du­ran­te su ges­tión co­mo mi­nis­tra de Fi­nan­zas de Fran­cia. La acu­san de ha­ber en­tre­ga­do de for­ma ar­bi­tra­ria 404 mi­llo­nes de eu­ros a Ta­pie, cer­cano al en­ton­ces pre­si­den­te Ni­co­las Sar­kozy.

Na­da que ver, en cual­quier ca­so, con los líos ju­di­cia­les de los dos que la pre­ce­die­ron al ti­món del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal: el es­pa­ñol Ro­dri­go Ra­to, en­cau­sa­do por su ma­ne­jos en Ban­kia, y Do­mi­ni­que Strauss-Kahn, per­se­gui­do por una ma­ra­ña de es­cán­da­los se­xua­les.

Na­ci­da en Pa­rís el pri­mer día de 1956 —hija de un pro­fe­sor de uni­ver­si­dad y una maes­tra— , es­tu­dian­te — se for­mó en la Uni­ver­si­dad de Pa­rís y en la Hol­ton-Arms School de Mary­land— y de­por­tis­ta ejem­plar —se col­gó va­rias me­da­llas en su ado­les­cen­cia co­mo miem­bro del equi­po na­cio­nal de na­ta­ción sin­cro­ni­za­da—, an­tes de des­em­bar­car en po­lí­ti­ca, La­gar­de —abo­ga­da de pro­fe­sión— se la­bró una exi­to­sa ca­rre­ra en Es­ta­dos Uni­dos. En el seno del in­men­so y pres­ti­gio­so des­pa­cho de abo­ga­dos Ba­ker & McKen­zie, y des­pués de sus­pen­der, por dos ve­ces, el exa­men de in­gre­so en la Es­cue­la Na­cio­nal de la Ad­mi­nis­tra­ción, el vi­ve­ro en el que Fran­cia se nu­tre de fun­cio­na­rios. En Ba­ker & McKen­zie es­ca­ló, uno a uno, to­dos los pel­da­ños has­ta lle­gar a lo más al­to. Co­men­zó en 1981 en la ofi­ci­na pa­ri­si­na de la fir­ma co­mo abo­ga­da aso­cia­da y en el 2004 se al­zó con la presidencia.

Diez años lle­va­ba vi­vien­do en Chi­ga­go cuan­do en el 2005 Do­mi­ni­que de Vi­lle­pin la re­cla­mó pa­ra lle­var la car­te­ra de Co­mer­cio Ex­te­rior en la rec­ta fi­nal de la presidencia de Jac­ques Chi­rac. Dos años des­pués, Ni­co­las Sar­kozy y Fra­nçois Fi­llon la eli­gie­ron co­mo mi­nis­tra de Fi­nan­zas. Fue la pri­me­ra mu­jer en to­mar las rien­das eco­nó­mi­cas de una gran po­ten­cia mun­dial. Tan tran­qui­lo vi­vía en­ton­ces el mun­do, tan ajeno a la tor­men­ta que se es­ta­ba fra­guan­do y que lue­go arra­sa­ría las eco­no­mías de me­dio pla­ne­ta, que lo que más des­ta­ca­ban de ella los pe­rió­di­cos ga­los era su ele­gan­cia y su pa­sión por la na­ta­ción (tan­ta, que di­cen que so­lo se alo­ja en ho­te­les con pis­ci­na). La bru­ta­li­dad de la cri­sis eco­nó­mi­ca la en­gran­de­ció. Y cuan­do fue pro­pues­ta pa­ra su­ce­der a Strauss-Kahn con­ci­tó la apro­ba­ción de Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na, Ru­sia, Ale­ma­nia o el Reino Uni­do, en­tre otros. Es­te año ha ini­cia­do su se­gun­do mandato al fren­te de la ins­ti­tu­ción.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.