LOS PAC­TOS SU­CE­SO­RIOS DE ME­JO­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EM­PRE­SAS - CA­RUN­CHO, TO­MÉ & JU­DEL. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HIS­PA­JU­RIS. www.ca­run­cho-to­me-ju­del.es

So­mos un ma­tri­mo­nio y es­ta­mos pen­san­do ce­der en vi­da a nues­tros hi­jos al­gu­na de nues­tras pro­pie­da­des. He­mos oí­do ha­blar de los pac­tos de me­jo­ra ¿Qué son y có­mo fun­cio­nan los pac­tos su­ce­so­rios de me­jo­ra?

Los pac­tos su­ce­so­rios de me­jo­ra cons­ti­tu­yen el vehícu­lo ideal pa­ra or­ga­ni­zar la trans­mi­sión del pa­tri­mo­nio fa­mi­liar, pues, a tra­vés de los mis­mos, es po­si­ble ad­ju­di­car en vi­da bie­nes con­cre­tos a un des­cen­dien­te. Es­te ti­po de pac­tos de­ben for­ma­li­zar­se ne­ce­sa­ria­men­te en es­cri­tu­ra pú­bli­ca, y su prin­ci­pal ven­ta­ja ra­di­ca en sus be­ne­fi­cios fis­ca­les. En re­su­men, ta­les be­ne­fi­cios son los si­guien­tes:

1. Los bie­nes ad­qui­ri­dos me­dian­te pac­tos de me­jo­ra no son acu­mu­la­bles entre sí. Así lo ha re­suel­to la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Tri­bu­tos, da­do que la Ley del Im­pues­to so­bre Su­ce­sio­nes y Do­na­cio­nes re­gu­la su­pues­tos de acu­mu­la­ción apli­ca­bles a ne­go­cios ju­rí­di­cos gra­tui­tos —es­to es, do­na­cio­nes—, pe­ro no su­pues­tos de acu­mu­la­ción de tí­tu­los su­ce­so­rios.

Los pac­tos de me­jo­ra tam­po­co son acu­mu­la­bles a la su­ce­sión que se pro­duz­ca co­mo con­se­cuen­cia del fa­lle­ci­mien­to de la per­so­na que los otor­gó. En la prác­ti­ca, es­to sig­ni­fi­ca que una per­so­na pue­de rea­li­zar en vi­da cuan­tos pac­tos su­ce­so­rios de me­jo­ra es­ti­me con­ve­nien­tes, y los mis­mos no de­be­rán acu­mu­lar­se entre sí, ni se acu­mu­la­rán a la su­ce­sión ge­ne­ra­da co­mo con­se­cuen­cia del fa­lle­ci­mien­to de quien los otor­gó.

2. Al con­tra­rio de lo que ocu­rre con las do­na­cio­nes, el pac­to su­ce­so­rio de me­jo­ra no ge­ne­ra una ga­nan­cia pa­tri­mo­nial en el trans­mi­ten­te, por cuan­to (tal y co­mo se­ña­la,

re­cien­te­men­te, el Tri­bu­nal Su­pre­mo) es­ta­mos an­tes un pac­to cu­yo de­ven­go se an­ti­ci­pa al fa­lle­ci­mien­to del cau­san­te; lo que jus­ti­fi­ca que se li­qui­de el Im­pues­to so­bre Su­ce­sio­nes y, por tan­to, no pro­ce­da la tri­bu­ta­ción por IRPF.

3. Los des­cen­dien­tes me­jo­ra­dos go­za­rán de una re­duc­ción en la ba­se, cu­ya cuan­tía de­pen­de­rá de su edad, des­de un mí­ni­mo de 400.000 eu­ros, si tie­nen 25 o más años, au­men­tan­do, a me­di­da que tal edad se re­du­ce, entre los 24 y 18 años, res­pec­ti­va­men­te.

En de­fi­ni­ti­va, un ma­tri­mo­nio ca­sa­do en ga­nan­cia­les con dos hi­jos a los que pre­ten­da en­tre­gar­les dos in­mue­bles va­lo­ra­dos en 500.000 eu­ros ca­da uno, po­drá pla­ni­fi­car la su­ce­sión me­dian­te pac­tos de me­jo­ra, en cu­ya vir­tud am­bos cón­yu­ges en­tre­gan el 50 % del in­mue­ble del que son ti­tu­lar a uno de sus hi­jos, ins­tru­men­tán­do­lo en dos pac­tos (ca­da uno en­tre­ga el 50 % del in­mue­ble). Y ello, apli­cán­do­se a ca­da pac­to la bo­ni­fi­ca­ción de 400.000 eu­ros en el im­pues­to so­bre su­ce­sio­nes del ad­qui­ren­te, sin que di­chos pac­tos sean acu­mu­la­bles entre sí, ni a la he­ren­cia pos­te­rior. Ade­más, con la ven­ta­ja adi­cio­nal de que los pa­dres no ten­drán que pa­gar can­ti­dad al­gu­na en el IRPF por ga­nan­cia pa­tri­mo­nial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.