Los re­si­duos plás­ti­cos lle­nan el ar­ma­rio

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - FINANZAS - Sa­ra Ca­bre­ro

Abri­gos, ga­fas de sol o in­clu­so blo­ques pa­ra la cons­truc­ción de mu­ros y pa­re­des otor­gan una se­gun­da vi­da a los más de 275 mi­llo­nes de to­ne­la­das de desechos que se pro­du­cen en el mun­do

Cris­tiano Ro­nal­do, Ser­gio Ra­mos y com­pa­ñía sal­ta­ban al cam­po ha­ce unas se­ma­nas ata­via­dos con una ca­mi­se­ta re­vo­lu­cio­na­ria. No por el co­lor o por el di­se­ño. Sino por su com­po­si­ción y, so­bre to­do, por el sig­ni­fi­ca­do que traía im­plí­ci­to. Fa­bri­ca­das con plás­ti­cos in­ter­cep­ta­dos en las cos­tas de las Is­las Mal­di­vas, lo que las es­tre­llas del Real Ma­drid con­si­guie­ron en su par­ti­do con­tra el Spor­ting fue me­ter un gol a la con­cien­cia me­dioam­bien­tal. Por­que los desechos plás­ti­cos, que si­guen sien­do uno de los prin­ci­pa­les que­bra­de­ros de ca­be­za del pla­ne­ta, tie­nen una se­gun­da vi­da con mu­chas po­si­bi­li­da­des.

Y es que es­to de la ba­su­ra plás­ti­ca no es un pro­ble­ma me­nor. Las ci­fras que se in­tuían ya pro­vo­ca­ban son­ro­jos. Pe­ro la preocupación ha cre­ci­do des­pués de que un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Geor­gia pu­sie­ra so­bre la me­sa nú­me­ros mu­cho más exac­tos. De los 275 mi­llo­nes de to­ne­la­das de pro­duc­ción to­tal de ba­su­ra de plás­ti­co que se re­gis­tra­ron en el mun­do, ocho aca­ba­ron en el mar. «Es el equi­va­len­te a en­con­trar cin­co bol­sas de su­per­mer­ca­do lle­nas de plás­ti­co ca­da 30 cen­tí­me­tros de cos­ta», sen­ten­cia­ba Jen­na Jam­beck du­ran­te la pre­sen­ta­ción del es­tu­dio. Y el fu­tu­ro no se pre­sen­ta muy ha­la­güe­ño. Si na­da cam­bia, en el 2025 la can­ti­dad acu­mu­la­da pue­de al­can­zar los 155 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

Esa no es una op­ción. Al me­nos pa­ra or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Re­ci­cla­do­res de Plás­ti­co (Anar­pla), cu­yo ho­ri­zon­te es cla­ro. «El des­tino de los plás­ti­cos ges­tio­na­dos co­mo re­si­duos es­tá je­rar­qui­za­do, pre­fe­ren­te­men­te al re­ci­cla­do me­cá­ni­co o va­lo­ri­za­ción. En 10 años, prác­ti­ca­men­te se tie­ne que ha­ber con­se­gui­do que nin­gún plás­ti­co aca­be sien­do en­te­rra­do en ver­te­de­ros», ex­pli­ca Jo­sé Ma­ría Ale­gre, por­ta­voz de Anar­pla. Pa­ra es­te ase­sor téc­ni­co la ges­tión de re­co­gi­da de re­si­duos plás­ti­cos es pri­mor­dial: «Hay que tra­ba­jar pa­ra que to­da es­ta ba­su­ra que se aban­do­na en las cos­tas nun­ca va­ya a pa­rar al mar. Por­que los plás­ti­cos que se aban­do­nan en un ra­dio de 50 ki­ló­me­tros de las cos­tas, apor­tan en­tre un 60 y un 70 % de los re­si­duos de es­te ti­po que nos en­con­tra­mos ca­da día en las pla­yas». Y en to­do es­te pro­ble­ma el sec­tor tex­til tie­ne al­go que de­cir. No es el úni­co, pe­ro sí pa­re­ce ser uno de los que ha to­ma­do la delantera. El te­ji­do de las ca­mi­se­tas de los ju­ga­do­res de Zi­da­ne ya tie­ne su mer­ca­do en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos. Y uno de los pri­me­ros que apos­tó por él tie­ne ori­gen es­pa­ñol.

Una bo­te­lla de PET fue el pri­mer re­si­duo que Ja­vier Go­ye­ne­che con­vir­tió en te­ji­do y pos­te­rior­men­te en una pren­da. Fun­da­dor de la mar­ca Ecoalf, es­te ma­dri­le­ño con­si­guió ha­cer­se un nom­bre al otro la­do del char­co con su mo­da fa­bri­ca­da con re­ci­cla­dos. Tras con­se­guir ex­traer hi­la­tu­ras de una sim­ple bo­te­lla, Go­ye­ne­che com­pren­dió el enor­me po­ten­cial de su idea, que se ha tra­du­ci­do en co­sas co­mo mo­chi­las o abri­gos rea­li­za­dos con muy di­ver­sa ba­su­ra. Por­que por su plan­ta pa­san di­fe­ren­tes ma­te­ria­les (co­mo por ejem­plo neu­má­ti­cos) que en­cuen­tran una se­gun­da vi­da. Y la fir­ma de Go­ye­ne­che no es la úni­ca. Adi­das, en co­la­bo­ra­ción con Pra­ley for de Oceans, lan­zó al mer­ca­do el pa­sa­do ju­nio una edi­ción li­mi­ta­da de unas za­pa­ti­llas que han cau­sa­do fu­ror. Rea­li­za­das a par­tir de los plás­ti­cos re­co­gi­dos en zo­nas cos­te­ras de las is­las Mal­di­vas, la com­pa­ñía con­si­guió crear unas re­vo­lu­cio­na­rias fi­bras con las que te­jer sus Ul­traBOOST Un­ca­ged, de es­ti­li­za­da si­lue­ta e in­creí­ble li­ge­re­za.

La mis­ma esen­cia se en­cuen­tra de­trás del pro­yec­to Sea2see, una em­pre­sa ita­lia­na con se­de en Bar­ce­lo­na que trans­for­ma re­si­duos del mar en un material re­sis­ten­te con el que fa­bri­car las mon­tu­ras de unas ga­fas de sol. Y su apor­ta­ción es sor­pren­den­te. Ca­da par de ga­fas su­po­ne la lim­pie­za de 10 me­tros cua­dra­dos de océano.

La mo­da no es el úni­co sec­tor que se ha ren­di­do an­te las po­si­bi­li­da­des del re­ci­cla­je. ByFu­sion, una star­tup es­ta­dou­ni­den­se, ha con­se­gui­do desa­rro­llar una tec­no­lo­gía que trans­for­ma to­do ti­po de desechos plás­ti­cos en material de cons­truc­ción. De­no­mi­na­do Re­plast, es­tos blo­ques pa­ra mu­ros y pa­re­des es­tán rea­li­za­dos sin re­cu­bri­mien­tos ni ad­he­si­vos y se fa­bri­can con cual­quier ti­po de plás­ti­co. Y hay más. Por­que en su fa­bri­ca­ción se emi­ten un 95 % me­nos de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro que en el pro­ce­so de crea­ción de los blo­ques de hor­mi­gón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.