LA ECO­NO­MÍA GLO­BAL, AN­TE UNA NUE­VA ERA PO­LÍ­TI­CA

Las cla­ses me­dias abra­zan el pro­tec­cio­nis­mo co­mo res­pues­ta a la de­si­gual­dad, el des­em­pleo y la des­lo­ca­li­za­ción Las ame­na­zas de Trump a fir­mas de au­to­mo­ción em­pie­zan a sur­tir efec­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cristina Por­tei­ro

¿Es­tá ame­na­za­da la glo­ba­li­za­ción? Las cla­ses me­dias abra­zan el pro­tec­cio­nis­mo co­mo res­pues­ta al des­em­pleo y la des­lo­ca­li­za­ción. Los retos de Trump ilus­tran el ini­cio de una nue­va era.

«La fe cie­ga en la glo­ba­li­za­ción lle­vó a mu­chos a exa­ge­rar sus be­ne­fi­cios, a crear ex­pec­ta­ti­vas im­po­si­bles», di­cen en Bru­se­las

Arran­ca el 2017 y con él a la UE le to­ca en­ca­rar las ne­go­cia­cio­nes del sem­pi­terno bre­xit, en­ca­jar los gi­ros de ti­món de Do­nald Trump al otro la­do del Atlán­ti­co y apa­gar la efer­ves­cen­te ola po­pu­lis­ta. Son los tres gran­des in­cen­dios que nos le­gó el 2016. El cre­pi­tar del des­con­ten­to so­cial avi­va las llamas.

La me­cha lle­va en­cen­di­da lar­go tiempo, aun­que po­cos pu­sie­ron la lu­pa so­bre las se­ña­les de ad­ver­ten­cia. Se­gún el Es­tu­dio de Va­lo­res Eu­ro­peo, los ciu­da­da­nos de la UE em­pe­za­ron a mos­trar sig­nos de cre­cien­te des­con­fian­za ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, la aper­tu­ra de puer­tas al co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y la in­mi­gra­ción des­de los años 90, mien­tras el pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción co­gía im­pul­so y sus ve­ci­nos es­ta­dou­ni­den­ses se pre­pa­ra­ban pa­ra dar la bien­ve­ni­da a la era de los acuer­dos de li­bre co­mer­cio co­mo el NAFTA (con Mé­xi­co y Ca­na­dá), que hoy Trump quie­re re­ne­go­ciar al gri­to de «Ha­ga­mos Amé­ri­ca gran­de otra vez».

El pro­yec­to eu­ro­peo pro­me­tió se­gu­ri­dad, pro­tec­ción, em­pleo y bie­nes­tar a sus ciu­da­da­nos en la tran­si­ción ha­cia unas eco­no­mías de li­bre mer­ca­do sin res­tric­cio­nes al mo­vi­mien­to de ca­pi­ta­les, ser­vi­cios, bie­nes y per­so­nas. Nin­gu­na ge­ne­ra­ción vi­vi­ría peor que la de sus pa­dres. «La fe cie­ga en la glo­ba­li­za­ción lle­vó a mu­chos a exa­ge­rar sus be­ne­fi­cios, a crear ex­pec­ta­ti­vas im­po­si­bles. Cuan­do no se cum­plie­ron, la gen­te se sin­tió en­ga­ña­da y re­cha­zó el li­bre co­mer­cio», jus­ti­fi­ca el di­rec­tor del think tank Ceps, Da­niel Gros, quien sos­tie­ne que la pros­pe­ri­dad vino de la mano de un bum en el pre­cio de las ma­te­rias pri­mas que se pro­lon­gó du­ran­te dos dé­ca­das. Sin em­bar­go, es a la glo­ba­li­za­ción a la que se le atri­bu­yen los éxi­tos y los fra­ca­sos ab­so­lu­tos.

¿QUIÉN GA­NA Y QUIÉN PIER­DE?

La glo­ba­li­za­ción ha per­mi­ti­do a mu­chas co­mu­ni­da­des sa­lir de la ex­tre­ma po­bre­za. Se­gún ci­fras del Ban­co Mun­dial, el 42 % de la po­bla­ción mun­dial vi­vía con me­nos de 1,90 dó­la­res al día en el año 1981. El por­cen­ta­je ha dis­mi­nui­do a lo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das has­ta al­can­zar el 10,6 % en el 2013. A ello ha con­tri­bui­do el pro­ce­so de des­lo­ca­li­za­ción em­pre­sa­rial des­de los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos a los emer­gen­tes y los paí­ses en desa­rro­llo. El PIB mun­dial se ha sos­te­ni­do gra­cias al em­pu­je y la aper­tu­ra de la eco­no­mía chi­na al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal a fi­na­les de los 90. Pe­ro el di­na­mis­mo co­mer­cial y el au­men­to de la ri­que­za glo­bal no ha ido acom­pa­ña­da de me- ca­nis­mos de re­dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­vos y jus­tos. «Des­de me­dia­dos de los 80 la de­si­gual­dad en los paí­ses de la OCDE ha cre­ci­do un 10 % (...) Los be­ne­fi­cios del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co au­men­ta­ron pa­ra el seg­men­to más pe­que­ño de la so­cie­dad», re­co­no­ce la or­ga­ni­za­ción en un in­for­me don­de sa­ca los co­lo­res a las po­ten­cias desa­rro­lla­das.

Fuen­tes di­plo­má­ti­cas es­pa­ño­las ad­mi­ten que las dis­pa­ri­da­des per­sis­ten: «Al­gu­nos ciu­da­da­nos tie­nen la im­pre­sión de que so­lo unos po­cos se be­ne­fi­cian de la glo­ba­li­za­ción y es muy di­fí­cil cam­biar esa im­pre­sión por­que en par­te es ver­dad». A pe­sar de que el gran ca­pi­tal ha ama­sa­do for­tu­nas con la me­teó­ri­ca li­be­ra­li­za­ción de las úl­ti­mas dé­ca­das, la ri­que­za y la me­jo­ra del po­der ad­qui­si­ti­vo en Oc­ci­den­te se con­cen­tran en las mis­mas ma­nos. En Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, en­tre 1975 y el 2012 el 47 % del cre­ci­mien­to de los in­gre­sos to­ta­les an­tes de im­pues­tos fue aca­pa­ra­do por el 1 % de la po­bla­ción. En el 2011 al­can­zó la ci­fra ré­cord del 93 %. La bre­cha en­tre ri­cos y po­bres se agran­dó has­ta lí­mi­tes nun­ca vis­tos en las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das. En el con­jun­to de la OCDE no han me­jo­ra­do los re­gis­tros. En el 2012, el 1 % más ri­co con­tro­la­ba el 50 % de la ri­que­za glo­bal. Fue­ra de esa éli­te ca­pi­ta­lis­ta, so­lo las cla­ses me­dias de paí­ses co­mo Chi­na, In­dia, In­do­ne­sia y Bra­sil han me­jo­ra­do no­ta­ble­men­te su es­ta­tus con el pro­ce­so de in­ter­na­cio­na­li­za­ción. Quie­nes no han vis­to me­jo­rar su si­tua­ción e in­clu­so la han vis­to de­te­rio­rar­se son las cla­ses me­dias de los paí­ses ri­cos, las mis­mas que han pro­vo­ca­do el vuel­co en las ur­nas ha­cia pos­tu­ras más pro­tec­cio­nis­tas y ais­la­cio­nis­tas en­car­na­das por lí­de­res po­pu­lis­tas co­mo Do­nald Trump, quien ha sa­bi­do ca­pi­ta­li­zar el des­con­ten­to so­cial pa­ra ven­cer en las úl­ti­mas elec­cio­nes blan­dien­do pro­me­sas de re­cu­pe­rar los pues­tos de tra­ba­jo per­di­dos en la in­dus­tria.

LAS TRES «D»

A la de­si­gual­dad se su­ma el des­em­pleo y la des­lo­ca­li­za­ción. Son el tri­den­te de des­di­chas que han azo­ta­do a la cla­se me­dia oc­ci­den­tal des­de que los mo­to­res de la glo­ba­li­za­ción co­men­za­ron a fun­cio­nar a to­da má­qui­na. En los años de ma­yo­res ta­sas de cre­ci­mien­to del PIB mun­dial, el des­em­pleo ape­nas des­cen­dió en la UE. En el año 2005, en ple­na ola de des­lo­ca­li­za­ción em­pre­sa­rial de Eu­ro­pa a Asia y La­ti­noa­mé­ri­ca, las com­pa­ñías ama­sa­ron enor­mes be­ne­fi­cios. Chi­na al­can­zó uno de sus ma­yo­res pi­cos de PIB (11,4 %) con una ci­fra de des­em­pleo del 4, % fren­te al 8,9 % de la me­dia de la UE. Aun­que una pe­que­ña par­te de las em­pre­sas que ha­bían ex­ter­na­li­za­do o tras­la­da­do su pro­duc­ción a paí­ses con me­no­res cos­tes la­bo­ra­les es­tán vol­vien­do, es­ta ex­pe­rien­cia uni­da a los os­cu­ros años que si­guie­ron a la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008 col­ma­ron el áni­mo de esa par­te am­plia de la po­bla­ción que vio frus­tra­das sus as­pi­ra­cio­nes.

VUEL­TA AL PRO­TEC­CIO­NIS­MO

Las pro­me­sas in­cum­pli­das y el es­cep­ti­cis­mo cre­cien­te han ali­men­ta­do el cal­do de cul­ti­vo pa­ra la ger­mi­na­ción de mo­vi­mien­tos y lí­de­res que aban­de­ran la vuel­ta a los pa­ra­dig­mas pro­tec­cio­nis­tas. ¿Se pue­de des­an­dar lo an­da­do? Trump es­tá dis­pues­to a in­ten­tar­lo. No so­lo ame­na­za con le­van­tar mu­ros pa­ra con­te­ner a los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos, tam­bién ha en­se­ña­do los dien­tes a las em­pre­sas, es­ta­dou­ni­den­ses y ex­tran­je­ras, que abo­gan por tras­la­dar bue­na par­te de su pro­duc­ción al país ve­cino por sus ba­jos cos­tes la­bo­ra­les y la cer­ca­nía a su prin­ci­pal mer­ca­do de ven­ta, Es­ta­dos Uni­dos, a don­de pue­den ex­por­tar sus pro­duc­tos sin ape­nas aran­ce­les apro­ve­chan­do el pa­ra­guas del NAFTA. El úl­ti­mo en­fren­ta­mien­to pro­vo­ca­do por el mul­ti­mi­llo­na­rio tu­vo co­mo pro­ta­go­nis­ta al sec­tor de la au­to­mo­ción. Trump su­gi­rió la in­tro­duc­ción de cam­bios en el acuer­do pa­ra im­po­ner una ta­sa de has­ta el 35 % a las im­por­ta­cio­nes de vehícu­los de Ford, BMW y Toyota, en­tre otras, que tie­nen pen­sa­do in­ver­tir en plan­tas del país az­te­ca: «Cons­truid la plan­ta en Es­ta­dos Uni­dos o pa­gad una gran ta­sa trans­fron­te­ri­za», ame­na­zó. El desafío es­tá so­bre la me­sa.

A.L.C.

Fuen­te: Ela­bo­ra­ción pro­pia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.