GUÍA PRÁC­TI­CA PA­RA ACERTAR EN LA ÉPO­CA DE RE­BA­JAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Sa­ra Ca­bre­ro

En pro­duc­tos co­mo la tec­no­lo­gía me­re­ce la pe­na es­pe­rar a otro mo­men­to en los que se pue­den en­con­trar me­jo­res pre­cios} La ro­pa que com­pre­mos aho­ra la usa­re­mos me­nos de lo que cree­mos

Co­mo man­da la tra­di­ción. Así lle­ga­ron el 7 de enero las re­ba­jas, dan­do pa­so a una tem­po­ra­da de ju­go­sos sal­dos y en mu­chos ca­sos con­su­mis­mo exa­cer­ba­do. Y eso que es­ta épo­ca de des­cuen­tos ya no es lo que era. Por­que la li­be­ra­li­za­ción de los pe­río­dos ha da­do pa­so a otro ti­po de con­su­mo que de­ja un po­co des­lu­ci­das las dos tem­po­ra­das a las que tra­di­cio­nal­men­te se nos te­nía acos­tum­bra­dos.

Aún así se­rán mu­chos los que en los pró­xi­mos días ti­ren de car­te­ra y se lan­cen a com­prar al­gún cho­llo. A pe­sar de que los car­te­les ro­jos pla­ga­dos de ju­go­sos por­cen­ta­jes nos nu­blen la vis­ta, la ra­zón de­be ser, una vez más, la me­jor alia­da. Por­que de­jar­se lle­var por las es­tu­dia­das es­tra­te­gias de las mar­cas pue­de arrui­nar­nos el pre­su­pues­to.

Los ex­per­tos lo re­pi­ten una y otra vez: de ca­ra a los pró­xi­mos días eso que co­no­ce­mos co­mo im­pul­so nos pue­de ju­gar una ma­la pa­sa­da. «Mu­chos co­mer­cios anun­cian re­ba­jas des­ta­can­do en sus cam­pa­ñas des­cuen­tos del 50, el 60 o in­clu­so el 70 % que en reali­dad se li­mi­tan a un nú­me­ro muy re­du­ci­do de pro­duc­tos», ex­pli­ca Ru­bén Sán­chez, por­ta­voz de la aso­cia­ción de con­su­mi­do­res Fa­cua. No le fal­ta ra­zón. Por­que to­dos es­tos car­te­les son pu­ra se­duc­ción. Y una vez que en­tra­mos en la tien­da es­ta­mos per­di­dos. Tam­bién lo re­co­no­ce An­to­nio Ga­llar­do, ex­per­to eco­nó­mi­co de la pla­ta­for­ma iAho­rro: «Es di­fí­cil de evi­tar pi­car en la nue­va tem­po­ra­da, so­bre to­do al fi­nal de las re­ba­jas. Al fi­nal los des­cuen­tos son más lla­ma­ti­vos, pe­ro tam­bién mu­cho más li­mi­ta­dos, así que es muy tí­pi­co que aca­be­mos en­tran­do por los des­cuen­tos y aca­be­mos com­pran­do al­go de nue­va tem­po­ra­da». Las em­pre­sas lo sa­ben, y Ga­llar­do re­co­no­ce que los úl­ti­mos sal­dos se con­vier­ten en un gran re­cla­mo pa­ra lan­zar la nue­va tem­po­ra­da.

Más allá de las re­ce­tas que es­cu­cha­mos to­dos los años (pla­ni­fi­ca­ción y com­pa­ra­ción) exis­ten otras re­co­men­da­cio­nes que ofre­cen los que sa­ben y que pue­den con­ver­tir­nos en el más ex­per­to com­pra­dor en es­ta épo­ca.

An­to­nio Ga­llar­do, por ejem­plo, lle­va un pa­so más allá el te­ma de la ra­zón. Por­que es­te ex­per­to ase­gu­ra que com­prar tex­til, es­tre­lla ab­so­lu­ta de los sal­dos, es uno de los gran­des erro­res que co­me­te­mos ca­da año. Al me­nos los que lo ha­cen sin pa­rar­se a pen­sar. «Los con­su­mi­do­res nos lan­za­mos a com­prar abri­gos, jer­séis o bo­tas de tem­po­ra­da, cuan­do so­lo nos que­dan uno o dos me­ses de in­vierno. To­do eso, lo va­mos a po­ner muy po­co; y el año que vie­ne se ha­brá pa­sa­do de mo­da y ha­bre­mos in­ver­ti­do un di­ne­ro im­por­tan­te en al­go a lo que no va­mos a sa­car par­ti­do». Y re­cuer­da que es­te fe­nó­meno se vuel­ve mu­cho más im­por­tan­te cuan­do se tra­ta de ni­ños, a los que las pren­das se les que­dan pe­que­ñas de año en año.

No es ra­ro acu­dir el pri­mer día con las co­sas muy cla­ras y bus­can­do esa pren­da por la que lle­va­mos tan­to tiempo sus­pi­ran­do y en­con­trár­nos­la en el lu­gar re­ser­va­do a eso que mu­chas mar­cas co­no­cen co­mo nue­va tem­po­ra­da. En es­te ca­so, lo me­jor es es­pe­rar. Por­que lo más se­gu­ro es que esa pren­da se si­ga re­po­nien­do y pue­de que pa­sa­das las re­ba­jas la mar­ca se de­je se­du­cir por otras es­tra­te­gias de des­cuen­tos y eso que tan­to an­dá­ba­mos bus­can­do tam­bién aca­be su­cum­bien­do a una re­duc­ción de su pre­cio.

Y es­te fe­nó­meno co­bra es­pe­cial im­por­tan­cia en la tec­no­lo­gía. La otra gran re­cla­ma­da du­ran­te es­tas se­ma­nas. Las co­sas han cambiado mu­cho y la ve­lo­ci­dad a la que avan­zan los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos per­mi­te que los con­su­mi­do­res apre­cien ba­ja­das en los pre­cios de los te­le­vi­so­res, los mó­vi­les y de­más ar­ti­lu­gios a lo lar­go de to­do el año. «Con la elec­tró­ni­ca de­be­mos ju­gar mu­cho con el mo­men­to. Si en el mes de ma­yo, Ap­ple o Sam­sung van a sa­car al­go nue­vo, en las se­ma­nas an­te­rio­res al lan­za­mien­to es muy po­si­ble que nos en­con­tre­mos el que has­ta aho­ra era el úl­ti­mo mo­de­lo a un pre­cio muy com­pe­ti­ti­vo. Si lo hu­bié­ra­mos com­pra­do en enero, en la épo­ca de las re­ba­jas, es po­si­ble que no hu­bié­ra­mos en­con­tra­do un cho­llo tan ju­go­so», ex­pli­ca An­to­nio Ga­llar­do, que re­ve­la que cuan­do en es­ta épo­ca nos en­con­tra­mos te­les o mó­vi­les con pre­cios ba­jos no es tan­to por la fe­cha, sino por­que los fa­bri­can­tes ya tie­nen al­go en el horno pa­ra sa­car en la pri­ma­ve­ra.

In­ter­net ha da­do pa­so a una nue­va for­ma de con­su­mir. Ya no cen­tra­mos las com­pras en las dos re­ba­jas tra­di­cio­na­les que ha­bía al año. Pa­ra en­con­trar los cho­llos hay que bu­cear por In­ter­net, com­pa­rar to­do lo que se ofre­ce y cal­cu­lar los tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.