LA ECLO­SIÓN BITCOIN DEL SAL­TA LA BAN­CA

HA­CE SEIS AÑOS, UN PRO­GRA­MA­DOR DE MIA­MI COM­PRÓ LAS DOS PIZ­ZAS MÁS CA­RAS DE LA HIS­TO­RIA: PA­GÓ 10.000 BITCOINS. HOY, ESE CA­PI­TAL VAL­DRÍA NUE­VE MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES; LA CRIPTODIVISA SE HA CON­VER­TI­DO EN UN VA­LOR RE­FU­GIO EN PLE­NA ERA DE IN­CER­TI­DUM­BRES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - G. Le­mos

Di­cen de ella que es la mo­ne­da del fu­tu­ro, pe­ro en el 2016 ya fue la me­jor in­ver­sión del pre­sen­te. Con una re­va­lo­ri­za­ción del 125 % en el año, el bitcoin emer­gió co­mo la di­vi­sa mun­dial más ren­ta­ble del ejer­ci­cio. El en­torno no pu­do ser más pro­pi­cio: la ca­ta­ra­ta de shocks que sa­cu­die­ron el mer­ca­do, del bre­xit a la elec­ción de Do­nald Trump, fa­vo­re­cie­ron a la crip­to­mo­ne­da, con­ver­ti­da en un va­lor re­fu­gio que al­gu­nos ya com­pa­ran con el oro.

El bitcoin es­ca­ló des­de los 430 dó­la­res a los 970 en so­lo do­ce me­ses y en la pri­me­ra se­ma­na de es­te año lle­gó a in­ter­cam­biar­se por 1.135 bi­lle­tes ver­des, su va­lor más al­to des­de el má­xi­mo his­tó­ri­co mar­ca­do en di­ciem­bre del 2013. Cuan­do los ana­lis­tas em­pe­za­ban a echar las cam­pa­nas al vue­lo, lle­gó el ja­rro de agua fría. So­lo hi­zo fal­ta que el ban­co cen­tral de Chi­na anun­cia­se una in­ves­ti­ga­ción so­bre las transac­cio­nes de bitcoin en bus­ca de ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas pa­ra que el ra­li se fre­na­se y la vo­la­ti­li­dad re­gre­sa­se al mer­ca­do.

No es ca­sual que ha­yan si­do las au­to­ri­da­des del gi­gan­te asiá­ti­co las en­car­ga­das de re­ba­jar la eu­fo­ria que ro­dea la crip­to­mo­ne­da, ya que es el vehícu­lo que han uti­li­za­do mu­chos ciu­da­da­nos chi­nos pa­ra bur­lar el con­trol de ca­pi­ta­les im­pues­to en el país, don­de se rea­li­zan el grue­so de las transac­cio­nes de es­ta di­vi­sa. No es so­lo Chi­na: to­dos los paí­ses don­de hay res­tric­cio­nes mo­ne­ta­rias, co­mo la In­dia o Ve­ne­zue­la, son te­rreno fér­til pa­ra el bitcoin.

A Víc­tor Es­cu­de­ro, ex­per­to en es­ta crip­to­mo­ne­da y con­ven­ci­do de­fen­sor de la mis­ma, no le preo­cu­pan las ame­na­zas del Go­bierno chino, ya que cree que no po­drá cum­plir­las, ni tam­po­co los vai­ve­nes en la co­ti­za­ción de la di­vi­sa. De he­cho, cree que pa­ra los que, co­mo él, in­vier­ten a lar­go pla­zo, es bueno que se ha­ble del bitcoin, aun­que sea con un ses­go ne­ga­ti­vo, por­que se atrae la aten­ción so­bre un mer­ca­do to­da­vía ro­dea­do por un ha­lo de mis­te­rio. Y ex­pli­ca que, con­for­me el vo­lu­men de ope­ra­cio­nes es ma­yor, se re­du­ce la vo­la­ti­li­dad de la di­vi­sa. Ac­tual­men­te hay en el mer­ca­do 16,1 mi­llo­nes de bitcoins —el má­xi­mo, ya de­fi­ni­do, se­rá de 21 mi­llo­nes, pe­ro no se al­can­za­rá has­ta el 2140—, con una ca­pi­ta­li­za­ción que, al cam­bio ac­tual, su­pera los 13.700 mi­llo­nes de eu­ros. Si el pro­gra­ma­dor de Flo­ri­da que en el 2010 pa­gó 10.000 bitcoins por dos piz­zas se hu­bie­se re­pri­mi­do el ham­bre, hoy, en vez de pa­sar a la his­to­ria por ha­ber rea­li­za­do la pri­me­ra com­pra en es­ta mo­ne­da po­dría te­ner en su cuen­ta ca­si nue­ve mi­llo­nes de dó­la­res, que es lo que va­len al cam­bio ac­tual. El ca­pri­cho le sa­lió ca­ro.

UN PO­SI­BLE CIS­NE NE­GRO

Y la cuen­ta po­dría ser in­clu­so más abul­ta­da en los pró­xi­mos me­ses. Por­que exis­te un cier­to con­sen­so en que, pe­se al fre­na­zo, el bitcoin po­dría retomar el ra­li en los pró­xi­mos me­ses. De he­cho, los ana­lis­tas del ban­co de in­ver­sión da­nés Sa­xo Bank lo se­ña­lan co­mo uno de los po­si­bles cis­nes ne­gros del año, acon­te­ci­mien­tos muy po­co pro­ba­bles, pe­ro no im­po­si­bles, que pue­den mar­car la evo­lu­ción del mer­ca­do en es­te 2017. Ya lo di­ce el eco­no­mis­ta je­fe de la en­ti­dad, Steen Ja­kob­sen: «Los tiem­pos de­ses­pe­ra­dos pro­vo­can ac­cio­nes de­ses­pe­ra­das».

So­bre to­do si, co­mo se es­pe­ra, la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción Trump eje­cu­ta su am­bi­cio­so plan de in­ver­sión, lo que ace­le­ra­ría la subida de ti­pos y dis­pa­ra­ría el dó­lar, obli­gan­do a otras po­ten­cias a bus­car al­ter­na­ti­vas mo­ne­ta­rias.

«Si el sis­te­ma ban­ca­rio, así co­mo Ru­sia y Chi­na, se mue­ven pa­ra acep­tar el bitcoin co­mo una al­ter­na­ti­va par­cial al dó­lar y al sis­te­ma tra­di­cio­nal de ban­ca, en­ton­ces po­dría­mos ver que el bitcoin fá­cil­men­te tri­pli­que su va­lor du­ran­te el pró­xi­mo año, has­ta los 2.100 dó­la­res», se­ña­lan en Sa­xo Bank.

Una apues­ta en la que tam­bién coin­ci­den otros ana­lis­tas, co­mo el em­pre­sa­rio tec­no­ló­gi­co Vinny Ling­ham, que a fi­na­les del año pa­sa­do pre­di­jo que en es­te 2017 po­dría­mos ver la crip­to­mo­ne­da por en­ci­ma de los 3.000 dó­la­res.

NO HAY BAN­CO CEN­TRAL

Eso sí, su cre­ci­mien­to no es­tá exen­to de ries­gos. El pri­me­ro, que la mo­ne­da no tie­ne de­trás un ban­co cen- tral que guíe sus pa­sos. Lo que pa­ra unos es el se­cre­to de su éxi­to, por­que evi­ta la in­ter­ven­ción de una éli­te no elec­ta en la fi­ja­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y per­mi­te es­qui­var de­va­lua­cio­nes o co­rra­li­tos, pa­ra otros es un ries­go evi­den­te, al no ha­ber un or­ga­nis­mo con­cre­to que res­pal­de la ope­ra­ti­va, ta­rea que co­rres­pon­de a los pro­pios usua­rios.

El asun­to em­pie­za a in­quie­tar en los cen­tros de de­ci­sión eco­nó­mi­ca. En oto­ño, en Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo se di­ri­gió al Par­la­men­to Eu­ro­peo y a la Co­mi­sión pa­ra in­vi­tar­las a no pro­mo­ver el uso de crip­to­mo­ne­das co­mo el bitcoin, aler­tan­do del ries­go que su des­re­gu­la­ción se pue­da apro­ve­char pa­ra ca­na­li­zar ac­ti­vi­da­des ile­ga­les, co­mo el blan­queo de dinero o la fi­nan­cia­ción del te­rro­ris­mo. De he­cho, el bitcoin es el me­dio de pa­go por ex­ce­len­cia en la In­ter­net pro­fun­da, la par­te más os­cu­ra de la Red glo­bal.

Pe­se a los re­ce­los que hay so­bre la mo­ne­da, lo que sí in­tere­sa a la éli­te eco­nó­mi­ca glo­bal es la tec­no­lo­gía que hay de­trás, co­mo se pu­do com­pro­bar en el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial de Da­vos ce­le­bra­do es­ta se­ma­na. Y es que el block­chain es una ba­se de da­tos des­cen­tra­li­za­da, que sir­ve co­mo li­bro de re­gis­tro pú­bli­co de las ope­ra­cio­nes, per­mi­tien­do el in­ter­cam­bio de ac­ti­vos sin in­ter­me­dia­rios y re­du­cien­do al mí­ni­mo los cos­tes y los po­si­bles frau­des. Una tec­no­lo­gía que los gran­des ban­cos, muy re­ce­lo­sos del bitcoin, sí quie­ren apro­ve­char pa­ra trans­for­mar su ne­go­cio.

JUAN. S. G

A.L.C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.