ES­PA­ÑA LO­GRA SOR­TEAR OTRA VEZ LA SAN­CIÓN DE BRU­SE­LAS

La Co­mi­sión con­ce­de dos años más pa­ra si­tuar el dé­fi­cit por de­ba­jo del 3 % y des­mien­te a quie­nes da­ban por he­cho que se­ría el pri­mer Es­ta­do san­cio­na­do por rom­per la or­to­do­xia fis­cal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Porteiro

La Co­mi­sión Eu­ro­pea ha con­ce­di­do dos años más al Go­bierno de Ma­riano Ra­joy pa­ra si­tuar el dé­fi­cit por de­ba­jo del 3 %. Bru­se­las ha desoí­do las vo­ces que re­cla­ma­ban una san­ción pa­ra Es­pa­ña por in­cum­plir la or­to­do­xia fis­cal.

Al­to el fue­go. De la no­che a la ma­ña­na, Es­pa­ña ha con­se­gui­do sa­lir del pa­tí­bu­lo. Al me­nos por el mo­men­to. Los hal­co­nes del eu­ro, de­fen­so­res de la or­to­do­xia fis­cal, da­ban por he­cho que el país car­ga­ría con el es­tig­ma de ser el pri­mer so­cio en ser cas­ti­ga­do por in­cum­plir el pac­to de es­ta­bi­li­dad. Se equi­vo­ca­ron. Los sín­to­mas de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, el en­torno po­lí­ti­co y el des­con­ten­to so­cial han si­do claves pa­ra apla­zar la sen­ten­cia eu­ro­pea. Bru­se­las con­ce­dió dos años más a Es­pa­ña pa­ra si­tuar el dé­fi­cit por de­ba­jo del sa­cro­san­to 3 %. A pe­sar de la tre­gua y de las ad­ver­ten­cias, el Go­bierno es­pa­ñol se afe­rra es­te 2017 a unos pre­su­pues­tos que se que­dan a dos dé­ci­mas del ob­je­ti­vo de dé­fi­cit im­pues­to por la Co­mi­sión Eu­ro­pea (3,1%). Una se­ñe­ra tra­di­ción de gran arrai­go en Es­pa­ña, que lle­va des­de el 2009 in­cum­plien­do sis­te­má­ti­ca­men­te la me­ta pre­su­pues­ta­ria. En­ton­ces, ¿por qué es­te gi­ro de ti­món? ¿Es­ta­mos fue­ra de pe­li­gro?

Eter­na in­cum­pli­do­ra. «Las re­glas de­ben ser res­pe­ta­das», ob­ser­vó el pa­sa­do mes de ju­lio el mi­nis­tro de Fi­nan­zas ale­mán, Wolf­gang Schäu­ble, ig­no­ran­do que su país ja­más fue aper­ci­bi­do por sal­tar­se has­ta en sie­te oca­sio­nes las nor­mas del pac­to. El teu­tón in­ten­tó con el be­ne­plá­ci­to del pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po, Je­roen Dijs­sel­bloem, y la com­pli­ci­dad del co­mi­sa­rio del Eu­ro, Val­dis Dom­brovs­kis, pre­sio­nar a la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra que con­ge­la­se par­te de los fon­dos es­truc­tu­ra­les y le im­pu­sie­se una mul­ta ejem­plar a Es­pa­ña, ba­jo el bra­zo co­rrec­ti­vo del pac­to des­de el 27 de abril del 2009. La tría­da pre­sio­nó por to­dos los me­dios, pe­ro las re­ti­cen­cias del co­mi­sa­rio de Eco­no­mía, Pie­rre Mos­co­vi­ci, y el pro­pio pre­si­den­te de la ins­ti­tu­ción, Jean Clau­de Junc­ker, per­sua­die­ron a los so­cios de dar un pa­so ha­cia ade­lan­te. Con mag­nos y po­lé­mi­cos ma­la­ba­res ju­rí­di­cos y mu­cha mano iz­quier­da, re­ti­ra­ron la so­ga a Es­pa­ña des­pués de que el Go­bierno de Ra­joy pre­sen­ta­se in ex­tre­mis un ca­tá­lo­go de me­di­das de ajus­te. El 9 de di­ciem­bre lle­gó a los cuar­te­les de Bru­se­las el pre­su­pues­to de­fi­ni­ti­vo del 2017 con el se­llo del mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos. ¿Ve­re­dic­to? «Cum­ple en tér­mi­nos ge­ne­ra­les», ase­gu­ra la Co­mi­sión, que pre­vé des­ajus­tes en el dé­fi­cit del 0,2 % del PIB (2.100 mi­llo­nes de eu­ros). El Go­bierno ten­drá que es­tar «pre­pa­ra­do» pa­ra aco­me­ter ajus­tes «adi­cio­na­les» por ese va­lor a lo lar­go de es­te año si no quie­re vol­ver a aso­mar la ca­be­za ha­cia el abis­mo.

Por qué Bru­se­las ha­ce la vis­ta gor­da? En pri­mer lu­gar, por­que la eco­no­mía es­pa­ño­la es­tá «res­pon­dien­do bien» y na­die quie­re in­te­rrum­pir con me­di­das res­tric­ti­vas la iner­cia de cre­ci­mien­to pre­vis­to del 2,3% del PIB es­te año. El Go­bierno es­pa­ñol es más op­ti­mis­ta y es­pe­ra ce­rrar la bre­cha cre­cien­do al 2,5 %. «Un vo­to de con­fian­za», ase­gu­ra Bru­se­las. Tam­bién es un signo del cam­bio de rum­bo de la Co­mi­sión ha­cia posturas más fle­xi­bles, una de­man­da so­lo sa­tis­fe­cha cuan­do Fran­cia le vio las ore­jas al lo­bo. La Unión Eu­ro­pea tie­ne aho­ra otro re­to más gran­de y preo­cu­pan­te que pro­vie­ne del flan­co po­lí­ti­co. En pleno año elec­to­ral en Ale­ma­nia, Fran­cia y Ho­lan­da, la UE se en­fren­ta a una cri­sis exis­ten­cial y ata­jar­la es una prio­ri­dad. La cri­sis mi­gra­to­ria, el bre­xit y la vic­to­ria de Do­nald Trump bien po­drían ser los en­tran­tes de un ban­que­te en el que la rup­tu­ra de la UE se per­fi­la co­mo pla­to prin­ci­pal de los eu­ro­es­cép­ti­cos. En es­tas cir­cuns­tan­cias y an­te el cre­cien­te des­con­ten­to so­cial, Bru­se­las ha pre­fe­ri­do pi­sar el freno y de­jar apar­ta­dos pro­ble­mas se­cun­da­rios co­mo las dos dé­ci­mas de dé­fi­cit es­pa­ñol.

Vol­ve­rán las san­cio­nes? El al­to el fue­go es tem­po­ral. Es­pa­ña po­dría en­fren­tar­se de nue­vo a una mul­ta de has­ta 5.000 mi­llo­nes de eu­ros y con­ge­la­ción de fon­dos es­truc­tu­ra­les si no adop­ta me­di­das efec­ti­vas pa­ra co­rre­gir el dé­fi­cit. El equi­li­brio de fuer­zas en Bru­se­las po­dría rom­per­se si el Go­bierno des­an­da el ca­mino y da mar­cha atrás a las re­for­mas es­truc­tu­ra­les eje­cu­ta­das es­tos años. «Es­ta­mos vi­gi­lan­tes», ad­vier­te Mos­co­vi­ci. El pa­no­ra­ma no es muy alen­ta­dor. Los po­pu­la­res go­bier­nan en mi­no­ría y ten­drán que ha­cer con­ce­sio­nes pa­ra sa­car ade­lan­te los pre­su­pues­tos en el Con­gre­so. La re­for­ma la­bo­ral, res­pon­sa­ble del des­cen­so del pa­ro y el au­men­to de la pre­ca­rie­dad del em­pleo, es­tá en un lim­bo por el de­seo de una ma­yo­ría de la Cá­ma­ra de de­ro­gar­la. A ello se su­ma el «in­cier­to» ho­ri­zon­te eco­nó­mi­co. Exis­ten mul­ti­tud de «ries­gos ex­ter­nos», se­gún Bru­se­las, que pue­den en­friar la eco­no­mía co­mo el au­men­to de los cos­tes de la ener­gía. Las du­das tam­bién pro­vie­nen de la vo­lun­tad del Go­bierno cen­tral de me­ter en cin­tu­ra a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Se­gún la Co­mi­sión, Es­pa­ña no es­tá apli­can­do un me­ca­nis­mo de re­cor­te au­to­má­ti­co del gas­to en las re­gio­nes cuan­do ex­ce­den el dé­fi­cit. Los cálcu­los tam­po­co coin­ci­den. Bru­se­las tie­ne cla­ro que Es­pa­ña no cum­pli­rá con sus ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to ni de in­gre­sos vía im­pues­tos. El ade­lan­to de los pa­gos del im­pues­to de so­cie­da­des so­lo apla­za ajus­tes in­elu­di­bles. «So­mos me­nos op­ti­mis­tas», re­co­no­cen en sus cuar­te­les de la ca­pi­tal bel­ga, don­de es­pe­ran que es­ta tre­gua tem­po­ral sea su­fi­cien­te pa­ra po­ner en or­den las cuen­tas pú­bli­cas es­pa­ño­las por­que si al­go que­da cla­ro es que no ha­brá una se­gun­da opor­tu­ni­dad.

| SER­GIO PÉ­REZ

Ra­joy en­con­tró en Junc­ker un alia­do pa­ra sor­tear la san­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.