Y los hos­te­le­ros di­je­ron no al wi­fi

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Ri­ta Ál­va­rez Tu­de­la

Can­sa­dos de clien­tes que pa­san ho­ras na­ve­gan­do en sus lo­ca­les sin ape­nas con­su­mir, va­rios pro­pie­ta­rios han re­cor­ta­do es­te ser­vi­cio Al­gu­nas li­bre­rías si­guen ya es­te ca­mino

La his­to­ria se re­pi­te en mu­chas ca­fe­te­rías de Lon­dres. Clien­tes que lle­gan con su por­tá­til, pi­den un ca­fé o un té y se que­dan va­rias ho­ras tra­ba­jan­do, con­tes­tan­do co­rreos o pa­san­do el ra­to na­ve­gan­do de pá­gi­na en pá­gi­na. Po­cos son los que to­man más de una con­su­mi­ción, y en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca se han pues­to ma­nos a la obra pa­ra aca­bar con la si­tua­ción. Unos se de­can­tan por li­mi­tar el ac­ce­so gra­tui­to a In­ter­net a una ho­ra, los hay que es­con­den los en­chu­fes pa­ra que la vi­si­ta del clien­te ter­mi­ne cuan­do la ba­te­ría se ago­te y otros obli­gan al clien­te a darle al bo­tón de «Me gus­ta» en sus cuen­tas en re­des so­cia­les. Pe­ro aho­ra, los hay que se atre­ven a de­cir adiós a In­ter­net y abo­gan por un es­pa­cio li­bre de wi­fi.

En el caso de Jack Hes­keth, pro­pie­ta­rio de Sto­re Street Ex­pres­so, de­fien­de el pa­pel de la ca­fe­te­ría co­mo pun­to de en­cuen­tro so­cial y re­co­no­ce que ha blo­quea­do los en­chu­fes en su lo­cal en el ba­rrio de Blooms­bury, y se es­tá pen­san­do ha­cer lo mis­mo en los otros dos. «Es­tá­ba­mos en­con­tran­do que veías la ca­fe­te­ría y ha­bía unas 15 per­so­nas, to­das sen­ta­das en 15 me­sas di­fe­ren­tes, y que no se oía ni un mur­mu­llo», la­men­ta. Aho­ra, du­ran­te va­rias ho­ras del día, el wi­fi es­tá apa­ga­do in­ten­cio­na­da­men­te.

Una de las clien­tas ha­bi­tua­les en va­rias ca­fe­te­rías de los al­re­de­do­res de Dals­ton es Lynd­sey An­gus. «Me con­cen­tro bien en los ca­fés, en mi pi­so em­pie­zo a dar vuel­tas y no con­si­go ha­cer na­da», ex­pli­ca. Lle­va un par de ho­ras y ha to­ma­do un par de ca­pu­chi­nos, pe­ro re­co­no­ce que la ma­yo­ría de las ve­ces so­lo to­ma uno, por el que pa­ga más de tres eu­ros al cam­bio. A eso le si­guen mu­chos va­sos de agua del gri­fo, así que en­tien­de que mu­chos pro­pie­ta­rios es­tén mo­les­tos, pe­ro a su fa­vor ar­gu­men­ta que a esa ho­ra del día los ca­fés, si no es­tu­vie­se gen­te co­mo ella, es­ta­rían va­cíos.

En una me­sa cer­ca­na es­tá Dan. Es escritor y es­tá ter­mi­nan­do de ha­cer una so­li­ci­tud pa­ra una be­ca de post­gra­do. «Re­par­to mi tra­ba­jo en el or­de­na­dor en­tre es­ta ca­fe­te­ría de­ba­jo de ca­sa, la bi­blio­te­ca de la es­qui­na y ti­ra­do en la ca­ma. Aquí pue­do pa­sar­me ho­ras y ho­ras y sien­to que me or­ga­ni­zo me­jor, que pue­do ta­char co­sas de mi lis­ta de pen­dien­tes», cuen­ta con na­tu­ra­li­dad mien­tras dis­fru­ta de los úl­ti­mos sor­bos de un ca­fé con le­che.

Más al es­te de la ciu­dad, Liam Ca­sey, pro­pie­ta­rio del Pa­ci­fic So­cial Club, re­co­no­ce que no le gus­ta na­da cuan­do los pro­pie­ta­rios de por­tá­ti­les le des­en­chu­fan sus lám­pa­ras pa­ra dar una vi­da más lar­ga a sus ba­te­rías. De he­cho, los usua­rios de or­de­na­do­res y to­do ti­po de ta­ble­tas tie­nen una sa­la pa­ra su uso, pe­ro no son mez­cla­dos con los que dis­fru­tan de un desa­yuno o una reunión de tra­ba­jo.

AYU­DAR AL NE­GO­CIO

Me­nos crí­ti­ca es Sop­hie God­ding, pro­pie­ta­ria del ca­fé Cof­fee in the Wood en el su­r­oes­te de Lon­dres. Tie­ne cla­ro que mu­chos de sus clien­tes uti­li­zan su es­pa­cio co­mo ofi­ci­na por­que no se pue­den pa­gar una ren­ta. «To­man ca­fé, a ve­ces si tie­nen mu­cho tra­ba­jo se ani­man con un tro­zo de tar­ta pa­ra co­ger fuer­zas. Son muy tran­qui­los y nos ayu­dan a man­te­ner el ne­go­cio a flo­te», co­men­ta.

La ini­cia­ti­va de aca­bar con el ac­ce­so al wi­fi dio un pa­so más allá en el es­ta­ble­ci­mien­to li­bre­ría Books­hop, don­de apo­yan un es­pa­cio li­bre de lla­ma­das y men­sa­jes. «Que­re­mos que nues­tros lec­to­res dis­fru­ten de los li­bros sin la in­te­rrup­ción de los te­lé­fo­nos mó­vi­les», co­men­ta Jess, una de sus em­plea­das. Aquí los li­bros es­tán or­ga­ni­za­dos por te­má­ti­ca, lo que «ayu­da a los clien­tes a ele­gir los li­bros que no ne­ce­sa­ria­men­te es­ta­ban bus­can­do cuan­do lle­ga­ron, pe­ro que que­rrán cuan­do sal­gan. Ayu­da a am­pliar el in­te­rés de uno al ver li­bros si­mi­la­res a lo que quie­res en un es­tan­te», pun­tua­li­za su due­ño, Paddy Butler.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.