EL «BRE­XIT» ALI­MEN­TA EL DES­CON­CIER­TO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Pa­lo­ma Fe­rro

ME­DIO MI­LLAR DE FIR­MAS GA­LLE­GAS EX­POR­TAN DE FOR­MA RE­GU­LAR AL REINO UNI­DO, EL CUAR­TO MER­CA­DO EN IM­POR­TAN­CIA PA­RA LA CO­MU­NI­DAD CON UNOS 1.000 MI­LLO­NES ANUA­LES EN VEN­TAS. LA AU­SEN­CIA DE NO­TI­CIAS SO­BRE CÓ­MO SE MA­TE­RIA­LI­ZA­RÁ LA SA­LI­DA DEL PAÍS DEL ES­PA­CIO CO­MU­NI­TA­RIO ES­TÁ GE­NE­RAN­DO CON­FU­SIÓN EN­TRE ES­TAS EM­PRE­SAS. MU­CHAS DE ELLAS EX­PLO­RAN YA NUE­VOS MER­CA­DOS PA­RA COM­PEN­SAR UN CAM­BIO BRUS­CO DE LAS RE­GLAS DEL JUE­GO EN LA IS­LA

Las em­pre­sas ga­lle­gas con in­tere­ses en el país bri­tá­ni­co si­guen sin sa­ber qué nor­mas re­gu­la­rán las re­la­cio­nes co­mer­cia­les} Las py­mes ex­por­ta­do­ras su­fren es­pe­cial­men­te la de­va­lua­ción de la li­bra} La ma­yo­ría apues­tan por abrir mer­ca­do en otros paí­ses pa­ra mi­ni­mi­zar el im­pac­to

El 23 de ju­nio del 2016 los ciudadanos del Reino Uni­do di­je­ron «sí» en re­fe­rén­dum a su sa­li­da de la Unión Eu­ro­pea. Qui­zá por ines­pe­ra­da (las úl­ti­mas en­cues­tas se in­cli­na­ban por la per­ma­nen­cia), la apues­ta por el di­vor­cio se tra­du­jo en con­mo­ción. El Vie­jo Con­ti­nen­te se que­dó sin res­pi­ra­ción, las bol­sas se re­mo­vie­ron, los ana­lis­tas lan­za­ron pre­dic­cio­nes apo­ca­líp­ti­cas. Era un día his­tó­ri­co, rup­tu­ris­ta: el bre­xit ha­bía lle­ga­do.

Pe­ro el bre­xit no es un even­to, sino un pro­ce­so. Lar­go, ma­ce­ra­do por el jue­go po­lí­ti­co, in­flui­do por de­ci­sio­nes que no se to­man en la is­la, ni si­quie­ra en Eu­ro­pa. Un puzz­le tan com­ple­jo co­mo im­pre­de­ci­ble. «La in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra dos com­por­ta­mien­tos —ex­pli­ca Gon­za­lo Gó­mez Ben­goe­chea, pro­fe­sor de Eco­no­mía de Ica­de—; en­tre las em­pre­sas que ya tie­nen re­la­cio­nes con el Reino Uni­do, es­pe­rar y ver cuál es el acuer­do co­mer­cial. En­tre las que se plan­tean ac­ti­vi­da­des en ese país, la cau­te­la se tra­du­ce en inac­ción».

Me­dio mi­llar de em­pre­sas ga­lle­gas ex­por­tan re­gu­lar­men­te al Reino Uni­do. Es el cuar­to ma­yor mer­ca­do ex­te­rior pa­ra Ga­li­cia y mue­ve unos 1.000 mi­llo­nes de eu­ros al año, prin­ci­pal­men­te li­ga­dos a pro­duc­tos in­dus­tria­les y tec­no­ló­gi­cos, bie­nes de con­su­mo y pro­duc­tos agroa­li­men­ta­rios. Se­gún da­tos de la Con­se­lle­ría de Eco­no­mía e In­dus­tria, el pe­so de las ex­por­ta­cio­nes ga­lle­gas al Reino Uni­do es ac­tual­men­te del 8 % y el nú­me­ro de ex­por­ta­do­ras re­gu­la­res al país ha cre­ci­do en el 2016. Los da­tos son op­ti­mis­tas, pe­ro se re­fie­ren so­lo has­ta el mes de no­viem­bre del 2016, ape­nas cin­co me­ses des­de el «sí» al bre­xit. Un pe­río­do de­ma­sia­do cor­to pa­ra va­lo­rar un im­pac­to que el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal pre­vé que sea evi­den­te a par­tir del 2018.

PEN­DIEN­TES DEL AR­TÍCU­LO 50

Pa­ra que el bre­xit sea una reali­dad, Reino Uni­do de­be in­vo­car el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de Lis­boa, lo que pre­vé ha­cer an­tes de fi­na­les de mar­zo. Pe­ro ese pa­so so­lo se­rá una for­ma­li­dad más, no de­fi­ne las nor­mas. La Unión Eu­ro­pea de­be­rá ne­go­ciar en­ton­ces con el Reino Uni­do cuá­les se­rán los prin­ci­pios que re­gi­rán sus re­la­cio­nes co­mer­cia­les. An­te una si­tua­ción iné­di­ta, los eco­no­mis­tas ba­ra­jan dos es­ce­na­rios: el bre­xit du­ro y el bre­xit blan­do. «Lo más pro­ba­ble es que se fir­me un acuer­do ven­ta­jo­so pa­ra am­bas par­tes. Pe­ro ob­via­men­te se pro­du­ci­rá un em­peo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes, de­bi­do a aran­ce­les, im­pues­tos y cuo­tas que di­fi­cul­ta­rán las ex­por­ta­cio­nes al Reino Uni­do», ex­pli­ca Gó­mez.

Pa­ra Xo­sé Carlos Arias, eco­no­mis­ta del Fo­ro Eco­nó­mi­co de Ga­li­cia, im­por­ta el fon­do, pe­ro tam­bién las for­mas por­que «de­pen­de­rá ta­mén de se o cor­te é lim­po ou su­cio, se na ne­go­cia­ción tó­da­las par­tes saen con­ten­tas ou se hai amea­zas co­mo es­tra­te­xias ne­go­cia­do­ras».

Pe­ro en es­te pro­ce­so, no so­lo ha­bla­rán Reino Uni­do y Eu­ro­pa. La red po­lí­ti­ca es com­pli­ca­da. A ni­vel na­cio­nal, ya no de­ci­de una so­la per­so­na. La pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, apos­ta­ba cla­ra­men­te por el bre­xit du­ro, de­jan­do al país fue­ra del mer­ca­do úni­co. Pe­ro el Tri­bu­nal Su­pre­mo bri­tá­ni­co le ha di­cho es­ta mis­ma se­ma­na que son los par­la­men­ta­rios los que tie­nen aho­ra la le­gi­ti­mi­dad pa­ra darle for­ma a la rup­tu­ra. Con to­do lo que eso sig­ni­fi­ca te­nien­do en cuen­ta que la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes se opo­nía ma­yo­ri­ta­ria­men­te al bre­xit. Po­drían evi­tar los as­pec­tos más po­lé­mi­cos de la sa­li­da de la UE.

Del otro la­do del char­co lle­gan ecos pro­tec­cio­nis­tas que po­drían ge­ne­rar un efec­to con­ta­gio. El nue­vo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, ha ro­to el acuer­do co­mer­cial Trans­pa­cí­fi­co y se plan­tea can­ce­lar otros. «Se un ac­tor tan im­por­tan­te co­mo Es­ta­dos Uni­dos é se­cun­da­do nas súas es­tra­te­xias pro­tec­cio­nis­tas por Reino Uni­do ábren­se in­te­rro­gan­tes im­por­tan­tes. Un­ha ofer­ta de tra­ta­do de li­bre co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos a Reino Uni­do cam­bia­ría to­do», ad­vier­te Xo­sé Carlos Arias. Ese acuer­do bi­la­te­ral da­ría alas al Reino Uni­do pa­ra ais­lar­se de Eu­ro­pa y en­du­re­ce­ría su po­si­ción de ca­ra a la ne­go­cia­ción.

En me­dio de es­te avis­pe­ro es­tra­té­gi­co, la reali­dad eco­nó­mi­ca se abre pa­so y ya de­ja hue­lla. La pri­me­ra con­se­cuen­cia tan­gi­ble pa­ra las em­pre­sas ga­lle­gas con in­tere­ses en el Reino Uni­do ha si­do la de­pre­cia­ción de la li­bra fren­te al eu­ro. Ha caí­do más de un 11 % des­de el día del re­fe­rén­dum. Es­to sig­ni­fi­ca, por un la­do, que a los bri­tá­ni­cos les sa­le más ca­ro com­prar pro­duc­tos ga­lle­gos. Por otro, que los pro­duc­tos fa­bri­ca­dos en Reino Uni­do son aho­ra más ba­ra­tos aquí, di­fi­cul­tan­do la

com­pe­ti­ti­vi­dad de los nues­tros. Es de­cir, el da­ño es do­ble: los pro­duc­tos ga­lle­gos son me­nos atrac­ti­vos en el Reino Uni­do y tam­bién en Es­pa­ña allí don­de com­pi­ten con los bri­tá­ni­cos.

No to­do son ma­las no­ti­cias. Los ex­per­tos se­ña­lan al­gu­nas ven­ta­jas de es­ta si­tua­ción. «Las em­pre­sas que ten­gan ba­se en el Reino Uni­do y pue­dan ex­por­tar des­de allí en libras, pue­den ver­se be­ne­fi­cia­das por el aba­ra­ta­mien­to de la mo­ne­da in­gle­sa mien­tras no de­pen­dan mu­cho de im­por­tar pro­duc­tos de la zo­na eu­ro», pun­tua­li­za Gó­mez. «Im­por­tan­tes ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas sai­rán do Reino Uni­do. Hai ser­vi­zos fi­nan­cei­ros que non te­ñen sen­ti­do nun país illa­do», ase­gu­ra Arias. «Por iso du­ran­te os úl­ti­mos me­ses des­man­te­lou­se boa par­te da City lon­di­nen­se. Aí hai opor­tu­ni­da­des, pe­ro Ga­li­cia ras­ca­rá pou­co». Pa­ra es­te eco­no­mis­ta, es­tá cla­ro que la co­mu­ni­dad ga­lle­ga pa­de­ce­rá par­ti­cu­lar­men­te el bre­xit, por­que «a eco­no­mía ga­le­ga é un­ha eco­no­mía vol­ca­da ao ex­te­rior, as ex­por­ta­cio­nes re­pre­sen­tan o 32 % do PIB da co­mu­ni­da­de».

Las gran­des em­pre­sas, en prin­ci­pio, tie­nen más mar­gen de ac­tua­ción por­que pa­ra ellas el Reino Uni­do es so­lo un mer­ca­do más y si fa­lla, siem­pre pue­den com­pen­sar­lo con otros. Pe­ro más que del ta­ma­ño de la em­pre­sa, de lo que de­pen­de que el ate­rri­za­je en el bre­xit sea sua­ve o ba­chea­do, es de la pro­por­ción de la ac­ti­vi­dad vin­cu­la­da al Reino Uni­do. Por eso la re­co­men­da­ción ge­ne­ral que se es­tá for­mu­lan­do en es­tos mo­men­tos es la de bus­car al­ter­na­ti­vas. «La me­jor ma­ne­ra de no de­pen­der de lo que ocu­rra en un mer­ca­do en con­cre­to es la di­ver­si­fi­ca­ción geo­grá­fi­ca. Las em­pre­sas di­ver­si­fi­ca­das no­ta­rán me­nos el im­pac­to del bre­xit», acon­se­ja el pro­fe­sor de Ica­de.

¿Pe­ro qué es­tra­te­gia es­tán si­guien­do las em­pre­sas ga­lle­gas? Di­fí­cil res­pon­der. Las gran­des, co­mo In­di­tex, de­cli­nan va­lo­rar mer­ca­dos con­cre­tos. O evi­tan en­trar al de­ta­lle. La ma­de­re­ra Fin­sa, ex­por­ta­do­ra al Reino Uni­do des­de los años 60, ad­mi­te es­tar an­ti­ci­pan­do me­di­das an­te un bre­xit du­ro, pe­ro no es­pe­ci­fi­ca cuá­les son. La ou­ren­sa­na Co­ren pre­fie­re ser op­ti­mis­ta, ya que re­cuer­da «que la pro­duc­ción cár­ni­ca bri­tá­ni­ca no cu­bre la de­man­da del país, sino que tie­ne la ne­ce­si­dad de im­por­tar el 50 % de lo que con­su­me». Si ha­bla­mos de py­mes, la sen­sa­ción ge­ne­ral es de des­con­cier­to. El mis­mo o ma­yor que ha­ce sie­te me­ses. Re­nun­cian a par­te de sus be­ne­fi­cios pa­ra se­guir sien­do com­pe­ti­ti­vas o asu­men que se­rá inevi­ta­ble en el fu­tu­ro mien­tras si­guen a la es­pe­ra de que los de arri­ba de­ci­dan es­ta­ble­cer las re­glas del jue­go.

Un acuer­do bi­la­te­ral en­tre EE.UU. y Reino Uni­do en­du­re­ce­ría las re­la­cio­nes co­mer­cia­les con la Unión Eu­ro­pea Los ex­per­tos acon­se­jan di­ver­si­fi­car pa­ra mi­ni­mi­zar el im­pac­to de la rup­tu­ra

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.