El «bre­xit» y sus ne­bu­lo­sas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - María Ca­da­val*

El pro­yec­to eu­ro­peo su­fre hoy una cri­sis de iden­ti­dad sin pa­ran­gón y la pa­sión in­te­gra­do­ra de an­ta­ño se ha es­fu­ma­do. En es­tas es­tán los bri­tá­ni­cos. Sin una ho­ja de ru­ta de­fi­ni­da, han em­pren­di­do el via­je de la des­co­ne­xión de un club por el que nun­ca han sen­ti­do gran ape­go. Des­de Dow­ning Street con­fir­man tau­to­ló­gi­ca­men­te que bre­xit es bre­xit, si bien no sa­be­mos có­mo. La pri­me­ra mi­nis­tra, Te­re­sa May, ha vis­to re­la­ja­da por el Tri­bu­nal Su­pre­mo su arro­gan­te pre­ten­sión de una sa­li­da du­ra. Del otro la­do es­tán An­ge­la Mer­kel y el res­to de so­cios eu­ro­peos, que no pa­re­cen dis­pues­tos acep­tar el chan­ta­je de un cam­ba­la­che con acuer­dos a la car­ta. Cons­cien­tes de que la som­bra del pro­tec­cio­nis­mo ame­na­za el cre­ci­mien­to, es­te pro­ce­so lle­ga co­mo una api­so­na­do­ra que ha­ce re­vi­vir na­cio­na­lis­mos eco­nó­mi­cos po­co cons­truc­ti­vos. Nin­gu­na re­gión se­rá neu­tral an­te es­tos cam­bios. Los mi­les de ga­lle­gos que vi­ven hoy en el Reino Uni­do po­drían ser con­si­de­ra­dos in­mi­gran­tes ile­ga­les, en un mer­ca­do de tra­ba­jo ávi­do de mano de obra cua­li­fi­ca­da, pe­ro ame­na­za­do por los im­pues­tos a la con­tra­ta­ción de ex­tran­je­ros. Las pen­sio­nes de los re­tor­na­dos po­drían que­dar de­pau­pe­ra­das por la evo­lu­ción de la li­bra. La es­tre­cha re­la­ción co­mer­cial con las is­las se an­to­ja di­fe­ren­te. Reino Uni­do es el cuar­to clien­te de Ga­li­cia, por de­trás de Fran­cia, Por­tu­gal e Ita­lia. El tex­til, la au­to­mo­ción o el me­tal es­tán en el pun­to de mi­ra. Aun­que hay otros in­tere­ses que no aflo­ran y son tam­bién im­por­tan­tes. Va­rios cien­tos de ar­ma­do­res y ma­ri­ne­ros es­tán pen­dien­tes de la ar­ti­cu­la­ción de un pro­ce­so don­de no se jue­gan so­lo aran­ce­les o el ac­ce­so a las aguas, sino tam­bién el equi­li­brio al­can­za­do en el re­par­to de las cuo­tas de pes­ca. El re­fe­rén­dum mar­có un pun­to de in­fle­xión y la in­cer­ti­dum­bre se ha adue­ña­do de un fu­tu­ro mar­ca­do por ne­bu­lo­sas sin des­pe­jar. Pe­ro es­to no es el prin­ci­pio del fin de la UE, que si­gue na­ve­gan­do con vien­to a fa­vor y ca­pean­do, co­mo pue­de, el mar de fon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.