¿ES GA­LI­CIA TIE­RRA DE INVENTORES?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ro­sa Es­té­vez

Se­gún los da­tos de la Ofi­ci­na de Pa­ten­tes y Mar­cas, la ac­ti­vi­dad crea­ti­va en nues­tra co­mu­ni­dad su­peró en cua­tro pun­tos a la me­dia es­pa­ño­la en el 2015 Las di­fi­cul­ta­des de fi­nan­cia­ción y los fa­rra­go­sos trá­mi­tes fre­nan las pre­ten­sio­nes de mu­chos inventores

Las uni­ver­si­da­des ga­lle­gas fi­gu­ran en­tre los 50 ma­yo­res de­man­dan­tes de pa­ten­tes en el 2015

Di­cen que fue un ga­lle­go, Ale­xan­dre de Fis­te­rra, el que in­ven­tó el fut­bo­lín. Que Ra­món Ve­rea, el pa­dre de la calculadora, na­ció en A Es­tra­da. Y Án­ge­la Ruiz, do­ña An­ge­li­ta, la maes­tra que en 1949 pa­ten­tó una en­ci­clo­pe­dia me­cá­ni­ca, era fe­rro­la­na. Los tres son ejem­plos de ese ta­len­to ga­lle­go que es ca­paz de co­rrer más que los tiem­pos. Ese ta­len­to que, aun­que pa­sa des­aper­ci­bi­do, si­gue vi­vo, ale­tean­do en uni­ver­si­da­des, em­pre­sas y has­ta en hu­mil­des ga­ra­jes en los que, al más pu­ro es­ti­lo ame­ri­cano, jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes se em­pe­ñan en dar for­ma a un in­ven­to que val­ga la pe­na mos­trar al mun­do. Por­que Ga­li­cia in­ven­ta más de lo que apa­ren­ta. Du­ran­te el año 2015, 167 ga­lle­gos so­li­ci­ta­ron el re­gis­tro de al­gu­na pa­ten­te. Eso apun­ta a una ra­tio de 61 pe­ti­cio­nes por ca­da mi­llón de ha­bi­tan­tes, más que su­fi­cien­te pa­ra afir­mar que la ac­ti­vi­dad in­ven­ti­va en Ga­li­cia es su­pe­rior a la me­dia es­pa­ño­la (57 so­li­ci­tu­des de pa­ten­te por mi­llón de ha­bi­tan­tes), aun­que es­tá aún muy le­jos de co­mu­ni­da­des co­mo Na­va­rra (141), Ma­drid (100), Ca­ta­lu­ña (98), Ara­gón (81) o País Vas­co (74).

¿Y qué in­ven­ta­mos los ga­lle­gos? Pues de to­do. En el 2015 pa­sa­do la Ofi­ci­na de Pa­ten­tes y Mar­cas apro­bó la pa­ten­te de un to­tal de 129 in­ven­tos ga­lle­gos. Si nos ce­ñi­mos a ellos, po­de­mos afir­mar que Ga­li­cia es una tie­rra fér­til en ideas de in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca (46 pa­ten­tes con­ce­di­das), quí­mi­ca (29), ins­tru­men­tos (825), in­ge­nie­ría eléc­tri­ca (14) y otros campos más di­fu­sos, más di­fí­ci­les de con­cre­tar, a los que per­te­ne­cen 15 pa­ten­tes más.

PE­RO, ¿QUIÉN IN­VEN­TA?

«Pa­ra que exis­ta in­no­va­ción de­be exis­tir a ins­pi­ra­ción pa­ra xe­rar no­vas ideas, in­fraes­tru­tu­ras e equi­pos de tra­ba­llo ca­pa­ces de desen­vol­ve­las, e em­pre­sas e ins­ti­tu­cións que te­ñan a con­vic­ción, for­ta­le­za e te­na­ci­da­de pa­ra ache­gar á so­cie­da­de no­vos pro­du­tos e ser­vi­zos». Las pa­la­bras son del rec­tor de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, Juan Via­ño. Es­tán re­co­gi­das en la úl­ti­ma me­mo­ria anual del Área de va­lo­ri­za­ción, trans­fe­ren­cia e em­pren­de­men­to de la USC. Es­tá cla­ro que en Ga­li­cia hay tan­to ta­len­to co­mo en cual­quier otra par­te, pe­ro ¿se dan el res­to de con­di­cio­nan­tes?

Nos obli­ga es­ta re­fle­xión a mi­rar ha­cia las uni­ver­si­da­des ga­lle­gas. Es­tos cen­tros de co­no­ci­mien­to es­tán lla­ma­dos a ser un mo­tor fun­da­men­tal pa­ra la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo en Ga­li­cia. ¿Lo son? Vol­va­mos a mi­rar los da­tos de la Ofi­ci­na de Pa­ten­tes y Mar­cas. En la lis­ta de los cin­cuen­ta ma­yo­res so­li­ci­tan­tes de tí­tu­los na­cio­na­les en­con­tra­mos a las tres uni­ver­si­da­des ga­lle­gas. La pri­me­ra en co­lar­se en ese rán­king, que en­ca­be­za con 92 so­li­ci­tu­des el Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas, es la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña. Las 22 so­li­ci­tu­des de pa­ten­tes tra­mi­ta­das du­ran­te el año 2015 la co­lo­ca por en­ci­ma de cen­tros co­mo la Po­li­téc­ni­ca de Ca­ta­lu­ña o la Com­plu­ten­se de Ma­drid. La Uni­ver­si­da­de de Vi­go, con 11 so­li­ci­tu­des na­cio­na­les, se si­túa en el puesto nú­me­ro 24. Con una pe­ti­ción me­nos, la USC se co­lo­ca en el puesto nú­me­ro 10.

Las tres uni­ver­si­da­des ga­lle­gas ha­cen lo que pue­den con los me­dios de los que dis­po­nen, con los que la cri­sis les ha de­ja­do dis­po­ni­bles. To­me­mos co­mo ejem­plo la uni­ver­si­dad com­pos­te­la­na. En­tre los años 2007-2009, la USC cap­ta­ba más de se­ten­ta mi­llo­nes de eu­ros anua­les pa­ra I+D. En el pe­río­do 2011-2013, esa ci­fra ba­jó con­si­de­ra­ble­men­te del ni­vel de los cin­cuen­ta mi­llo­nes. Aho­ra pa­re­ce ha­ber re­to­ma­do la sen­da del cre­ci­mien­to, pe­ro a un rit­mo muy len­to. «A con­ti­nua re­du­ción de in­ver­sión pú­bli­ca en pro­gra­mas de I+D en exer­ci­cios an­te­rio­res afec­ta ca­da vez máis ao nú­me­ro e ca­li­da­de de re­sul­ta­dos de in­ves­ti­ga­ción», ra­zo­nan des­de la uni­ver­si­dad. Afec­ta al nú­me­ro de pa­ten­tes y afec­ta, tam­bién, al ne­ce­sa­rio trasvase de los des­cu­bri­mien­tos rea­li­za­dos en la es­fe­ra aca­dé­mi­ca a la reali­dad em­pre­sa­rial. Un trasvase que se rea­li­za a tra­vés de di­ver­sas fór­mu­las, y en di­ver­sos ám­bi­tos: cien­cia, sa­lud, na­no­tec­no­lo­gía...

¿IN­VER­TI­MOS?

Es una que­ja reite­ra­da, vie­ja: Ga­li­cia no apues­ta por el I+D, Ga­li­cia no con­fía en su ta­len­to. Des­de la Con­se­lle­ría de In­no­va­ción e In­dus­tria ase­gu­ran que no es así. «Se­gun­do os da­tos do INE, Ga­li­cia é a ter­cei­ra co­mu­ni­da­de cun maior in­cre­men­to do gas­to en I+D du­ran­te o 2015, cun­ha suba de 19,3 mi­llóns de eu­ros. Así, o gas­to en I+D en Ga­li­cia cre­ce un 4 % can­do o in­cre­men­to a ni­vel es­ta­tal foi do 2,7 %», di­cen des­de San Cae­tano. Esa lí­nea se man­tie­ne es­te año. «A Xun­ta apos­ta por un no­vo mo­de­lo in­dus­trial de fu­tu­ro que pa­sa por apoiar a eco­no­mía do co­ñe­ce­men­to e da in­no­va­ción, e pa­ra lo­gra­lo o or­za­men­to da Axen­cia Ga­le­ga de In­no­va­ción (Gain) me­dra un 3,7 % pa­ra 2017, ata os 63,2 mi­llóns de eu­ros, prio­ri­zan­do o ta­len­to in­no­va­dor e a atrac­ción de in­ves­ti­men­to pri­va­do, a com­pra pú­bli­ca in­no­va­do­ra e as me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra sen­tar as ba­ses pa­ra un no­vo mo­de­lo de in­no­va­ción».

Un nue­vo mo­de­lo que se asien­ta so­bre una se­rie de pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos, co­mo Co­nec­ta Pe­me e Inn­ter­co­nec­ta, que «per­se­guen fa­vo­re­cer a trans­fe­ren­cia de re­sul­ta­dos da in­ves­ti­ga­ción ao te­ci­do em­pre­sa­rial ga­le­go, mo­bi­li­zan­do pre­to de 410 mi­llóns de eu­ros». En­tre am­bas lí­neas su­man más de 300 pro­yec­tos y al­re­de­dor de un mi­llar de em­pre­sas be­ne­fi­cia­das.

Una se­gun­da lí­nea es la tra­za­da por las Uni­da­des mix­tas de in­ves­ti­ga­ción, «for­ma­das por cen­tros de in­ves­ti­ga­ción ga­le­gos e em­pre­sas». En las tres pri­me­ras edi­cio­nes de es­te pro­gra­ma, se han puesto en mar­cha 24 de es­tas uni­da­des, con una in­ver­sión de 84 mi­llo­nes de eu­ros que ten­dría un re­torno en for­ma de «máis de 360 em­pre­gos en al­ta cua­li­fi­ca­ción».

La ter­ce­ra lí­nea de tra­ba­jo mar­ca­da por la Xun­ta nos re­mi­te, di­rec­ta­men­te, a la Re­de de ace­le­ra­do­ras ga­le­ga, en la que se en­mar­can ini­cia­ti­vas co­mo Vía Ga­li­cia (con la Zo­na Fran­ca de Vi­go), Agro­bio­tech, Bu­si­ness Fac­tory Au­to, o los es­pa­cios co­wor­king crea­dos en lu­ga­res co­mo Fe­rrol, Ca­ba­na de Ber­gan­ti­ños, Mon­do­ñe­do, Mon­for­te de Le­mos, Ce­la­no­va, Xin­zo de Li­mia o San­tia­go. A tra­vés de es­te con­glo­me­ra­do de ac­cio­nes se in­vier­ten 12 mi­llo­nes de eu­ros «pa­ra con­tri­buír á pos­ta en mar­cha de máis de 500 pro­xec­tos em­pre­sa­riais».

AQUÍ NO LLE­GA

Las uni­ver­si­da­des ga­lle­gas in­ven­tan. Las em­pre­sas, tam­bién. Pe­ro en Ga­li­cia la ma­yor par­te de las pa­ten­tes so­li­ci­ta­das lle­gan de par­ti­cu­la­res: 58 fir­ma­das por hom­bres, tan so­lo do­ce por mu­je­res du­ran­te el año 2015. Es­tas pa­ten­tes son so­lo la pun­ta del ice­berg.

Por­que no to­do el que in­ven­ta al­go de­ci­de dar el pa­so de pro­te­ger su crea­ción. A ve­ces por­que ha­ce me­lla en ellos ese pen­sa­mien­to ge­ne­ra­li­za­do y ruin de que «las pa­ten­tes son co­sa de ale­ma­nes y ame­ri­ca­nos» que si­gue aho­gan­do a mu­cho ta­len­to pa­trio. Otras, por­que em­bar­car­se en el pro­ce­so de pa­ten­tar una idea exi­ge mu­cho tiem­po, mu­cho es­fuer­zo, mu­cho di­ne­ro. «Y aquí na­die te da na­da». «Creo que hay pro­yec­tos que se que­dan por el ca­mino por to­das com­pli­ca­cio­nes que tie­ne el pro­ce­so y por to­dos los gas­tos que aca­rrean», di­ce Juan Pino, in­ven­tor de un dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad ac­ti­va pa­ra los au­to­mó­vi­les. Él acon­se­ja a quien quie­ra re­gis­trar una pa­ten­te que, an­tes de na­da, «se pon­ga en con­tac­to con quien lo ha­ya he­cho con an­te­rio­ri­dad. Siem­pre po­drá apor­tar­le ex­pe­rien­cia. Y tam­bién bus­car­se al me­jor re­gis­tra­dor de la pro­pie­dad in­dus­trial y, tras fir­mar los con­tra­tos de con­fi­den­cia­li­dad, po­ner en sus ma­nos la idea que ten­ga­mos».

Las re­co­men­da­cio­nes de Pino son si­mi­la­res a las que rea­li­zan otros inventores, co­mo Mi­chael Pé­rez Tri­gano, de Micaton. «Es fun­da­men­tal acu­dir a bue­nos pro­fe­sio­na­les, por­que las pa­ten­tes hay que ha­cer­las muy bien. Y an­tes de em­bar­car­se en al­go así, hay que dar pa­sos co­mer­cia­les, tie­nes que com­pro­bar que tu pro­duc­to se ne­ce­si­ta, so­me­ter­los a test pa­ra re­co­ger opi­nio­nes que te van a ser muy úti­les. Y tam­bién hay que ha­cer pro­to­ti­pos, mo­jar­se y de­mos­trar que ven­des al­go más que una teo­ría». Los inventores, que se reivin­di­can co­mo ta­les, lo tie­nen cla­ro: el es­fuer­zo va­le la pe­na.

La in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca es el te­rreno en el que el ta­len­to ga­lle­go flo­re­ce con más vi­gor

La idea de que los in­ven­tos son co­sa «de ale­ma­nes y de ame­ri­ca­nos» si­gue pe­san­do mu­cho en nues­tro en­torno

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.