ARANT­XA MAÑAS, LA GA­LLE­GA QUE DI­RI­GE NUTRIGRÁS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - L. Mí­guez en la plan­ta de Mos?

Vein­te años de ex­pe­rien­cia en la ges­tión de re­si­duos ava­lan la tra­yec­to­ria de es­ta em­pre­sa de Mos que tra­ta más de 500 va­rie­da­des de res­tos de gran­des y pe­que­ñas em­pre­sas. La lo­gís­ti­ca en torno al mun­do de re­va­lo­ri­zar­los es su sec­tor, en el que fue­ron casi pio­ne­ros en Ga­li­cia cuan­do la com­pa­ñía es­ta­ba en ma­nos de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción. Aho­ra ya es el turno de la se­gun­da

De­jó la co­mo­di­dad de tra­ba­jar pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pa­ra cru­zar­se el país y me­ter­se de lleno en la pri­va­da. El cam­bio de Aran­cha Mañas te­nía co­mo ob­je­ti­vo to­mar las rien­das de la em­pre­sa fa­mi­liar y vol­ver a su Ga­li­cia na­tal. Des­de en­ton­ces, afron­ta la ges­tión de PMA Nutrigrás, si­tua­da en el mu­ni­ci­pio pon­te­ve­drés de Mos.

—Su vin­cu­la­ción con Nutrigrás vie­ne de fa­mi­lia.

—Es­ta es una em­pre­sa fa­mi­liar fun­da­da en1986. Nutrigrás y re­cu­pe­ra­ción y re­ci­cla­je son dos fir­mas pe­ro es lo mis­mo. Fue pio­ne­ra en Ga­li­cia en ges­tión de re­si­duos. Yo em­pe­cé a tra­ba­jar aquí des­pués de es­tu­diar en Bar­ce­lo­na y tra­ba­jar du­ran­te tre­ce años allí. Soy muy ro­mán­ti­ca y que­ría re­gre­sar a ca­sa. Ade­más, cua­dró que se ju­bi­la­ba la mano de­re­cha de mi pa­dre. Él me ani­mó a ve­nir di­cien­do que aquí ten­dría ca­li­dad de vi­da. Has­ta en­ton­ces, tra­ba­ja­ba en la ges­tión hos­pi­ta­la­ria y era muy di­fí­cil, aun­que la em­pre­sa fa­mi­liar creo que lo es más.

—Un sal­to de sec­tor im­por­tan­te.

—Em­pe­cé for­mán­do­me pa­ra co­no­cer más es­te mun­do y apren­dí que los re­si­duos pue­den ser una gran ma­te­ria pri­ma, casi oro si se sa­ben ges­tio­nar. Es­te es un tra­ba­jo muy sa­cri­fi­ca­do, y si­gue en ca­sa.

—Al ser fa­mi­liar ¿hay más im­pli­ca­ción?

—Al es­tar en la pri­va­da o en la ad­mi­nis­tra­ción, si eres res­pon­sa­ble tra­ba­jas mu­cho pa­ra que to­do va­ya bien. Pe­ro aquí due­le un po­co más por­que lo que ha­go afec­ta a mi fa­mi­lia, no so­lo fa­llas a un com­pa­ñe­ro.

—¿Cuán­ta gen­te tra­ba­ja en la plan­ta?

—Aho­ra mis­mo so­mos 24 per­so­nas aun­que de la fa­mi­lia so­lo es­ta­mos mi pa­dre y yo. Él me ase­so­ra y for­ma par­te del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción. Mi her­ma­na tra­ba­jó aquí pe­ro no era lo su­yo.

—¿Qué ti­po de ma­te­ria­les ges­tio­nan

—Es­te es un pun­to de al­ma­ce­na­mien­to in­ter­me­dio de re­si­duos pe­li­gro­sos. Por ejem­plo lí­qui­dos de fre­nos, de los cam­bios de acei­te. Cuan­do lle­gan aquí de los pe­que­ños ta­lle­res no­so­tros lo agru­pa­mos y des­pués lo trans­por­ta­mos a los ges­to­res fi­na­les. Es ne­ce­sa­rio es­te pro­ce­so pa­ra que sea ren­ta­ble. Tam­bién nos en­car­ga­mos de los acei­tes por ejem­plo que se re­co­gen en las co­mu­ni­da­des, en los co­le­gios... Ade­más, te­ne­mos un pun­to de va­lo­ri­za­ción del acei­te que lue­go ven­de­mos co­mo bio­dié­sel. A par­tir de un re­si­duo y gra­cias a los cen­tri­fu­ga­dos y nues­tra ges­tión, lo­gra­mos un pro­duc­to nue­vo y útil. Ha cos­ta­do tiem­po por­que ca­da re­fi­ne­ría tie­ne un pro­ce­so pro­pio pe­ro he­mos lo­gra­do un mo­de­lo que se adap­ta a to­do ti­po de re­fi­ne­rías. Ade­más, ju­ga­mos con la ven­ta­ja de te­ner una em­pre­sa de trans­por­te pro­pia, cla­ro que eso tam­bién es un ter­mó­me­tro de la cri­sis, por­que siem­pre el sec­tor es quien lo no­ta más.

—Lo ha­brá no­ta­do tam­bién en sus clien­tes.

—Tra­ba­ja­mos con au­tó­no­mos y con gran­des em­pre­sas y se no­ta la si­tua­ción tan­to en las for­mas de pa­go co­mo en los tiem­pos. Las fir­mas in­ten­tan aho­rrar mu­cho. No­so­tros in­ten­ta­mos ayu­dar a los clien­tes pa­ra que cuan­do es­tén bien cuen­ten con no­so­tros.

—¿Qué otros ser­vi­cios tie­nen pa­ra las em­pre­sas?

—Ges­tio­na­mos el trans­por­te, cer­ca de 500 ti­pos de re­si­duos y ade­más el per­so­nal es­tá for­ma­do co­mo con­se­je­ros de se­gu­ri­dad de la Xun­ta, por lo que ase­so­ra­mos en to­do lo que ne­ce­si­ten a los ta­lle­res y em­pre­sas pe­que­ñas. In­clu­so si tie­nen al­gu­na mul­ta po­de­mos ayu­dar­les a ges­tio­nar­la por­que con­tro­la­mos la le­gis­la­ción. Es un gran desaho­go pa­ra las fir­mas pe­que­ñas y es lo que nos ha di­fe­ren­cia­do. De he­cho, éra­mos los úni­cos que lo ha­cía­mos, aun­que aho­ra la com­pe­ten­cia sa­le de de­ba­jo de las pie­dras.

| CEDIDA

Aran­cha Mañas tra­ba­jó en Ca­ta­lu­ña du­ran­te 13 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.