Alar­ma en la fac­to­ría glo­bal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go

Pa­re­ce que la pro­cla­ma­da de­ri­va pro­tec­cio­nis­ta de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca nor­te­ame­ri­ca­na va en se­rio. El re­cuer­do de las des­gra­cias acon­te­ci­das en otros mo­men­tos his­tó­ri­cos en los que una gran po­ten­cia pu­so en mar­cha es­ca­la­das pro­tec­cio­nis­tas sin di­si­mu­lo al­guno —co­mo ocu­rrió en la Gran De­pre­sión de los años trein­ta— es mo­ti­vo más que su­fi­cien­te pa­ra que cun­da la preo­cu­pa­ción. En to­das par­tes, me­nos en Wall Street, en don­de los in­ver­so­res asien­ten con ple­na eu­fo­ria los nom­bres de las nue­vas au­to­ri­da­des (tan pró­xi­mas) y las pers­pec­ti­vas de fuer­tes re­duc­cio­nes en la car­ga im­po­si­ti­va so­bre el ca­pi­tal. Pu­ro cor­to­pla­cis­mo; y tam­bién una mues­tra más de has­ta qué pun­to pue­de ser dis­pa­ra­ta­da la idea de «ple­na ra­cio­na­li­dad de los mer­ca­dos».

Por­que al atis­bar un po­co más allá se de­tec­tan al­gu­nas ame­na­zas im­por­tan­tes pa­ra el sis­te­ma eco­nó­mi­co. Una muy no­ta­ble, y de la que qui­zá no se ha­bla lo su­fi­cien­te, es la po­si­bi­li­dad real de que se aca­ben rom­pien­do las ca­de­nas de va­lor, una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de las cua­les tie­nen hoy un ca­rác­ter glo­bal. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rría ha­ce unas dé­ca­das, cuan­do la pro­duc­ción es­ta­ba con­cen­tra­da den­tro de las eco­no­mías na­cio­na­les, o den­tro de blo­ques re­gio­na­les, la reali­dad pre­sen­te es mu­cho más com­ple­ja. En lo que se ha da­do en lla­mar la fac­to­ría glo­bal, los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos de múl­ti­ples sec­to­res es­tán re­par­ti­dos a lo lar­go del mun­do. En cier­to sen­ti­do, des­lo­ca­li­za­ción y frag­men­ta­ción pro­duc­ti­va han ido de la mano, pues las di­ver­sas fa­ses y pro­ce­sos que con­du­cen a co­lo­car un pro­duc­to en el mer­ca­do se han ido se­pa­ran­do unas de otras, ubi­cán­do­se en mu­chos ca­sos en paí­ses di­fe­ren­tes en la bús­que­da de la má­xi­ma ren­ta­bi­li­dad.

Es el caso del sec­tor del au­to­mó­vil, en el que con fre­cuen­cia los di­fe­ren­tes com­po­nen­tes que se van agre­gan­do a la ge­ne­ra­ción del bien fi­nal se pro­du­cen en paí­ses dis­tin­tos. Y no es una co­sa de aho­ra mis­mo: ya en el año 2000 se es­ti­ma­ba que so­lo un 37 % del va­lor de pro­duc­ción de un co­che nor­te­ame­ri­cano te­nía su ori­gen en Es­ta­dos Uni­dos; el res­to —pro­vi­sión de tec­no­lo­gía, en­sam­bla­je o ser­vi­cios di­ver­sos— ve­nían de los lu­ga­res más di­ver­sos: des­de Ja­pón a Ale­ma­nia, pa­san­do por Tai­wan o Co­rea del Sur.

En ese jue­go, la pro­pia idea de ex­por­tar o im­por­tar ha cam­bia­do sus­tan­cial­men­te. Si ha­ce no mu­cho el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal gi­ra­ba en torno a los bie­nes fi­na­les, aho­ra son so­bre to­do los in­su­mos in­ter­me­dios los que lo pro­ta­go­ni­zan. Así lo ha con­fir­ma­do un in­for­me pre­sen­ta­do a la cum­bre del G20 en San Pe­tes­bur­go en el 2013, se­gún el cual ese ti­po de pro­duc­tos re­pre­sen­tan más del 65 % de las ma­nu­fac­tu­ras in­ter­cam­bia­das en los mer­ca­dos mun­dia­les (un 70 % en el caso de los ser­vi­cios).

El com­po­nen­te re­dis­tri­bu­ti­vo de es­tos ex­tra­or­di­na­rios y pro­fun­dos pro­ce­sos de cam­bio eco­nó­mi­co es bien co­no­ci­do. Cons­ti­tu­ye una de las ra­zo­nes prin­ci­pa­les del gran avan­ce de la de­sigual­dad en el mun­do desa­rro­lla­do (aun­que tam­bién ha­ya fa­vo­re­ci­do la no­ta­ble am­plia­ción de las cla­ses me­dias de Chi­na o In­dia). Es­tá cla­ro que la acep­ta­ción acrí­ti­ca de esa reali­dad, tan ex­ten­di­da en el pa­sa­do re­cien­te, no po­día du­rar mu­cho en es­tos tiem­pos de di­fi­cul­tad. En­tre otros, el gran eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad de Har­vard Da­ni Ro­drik lo ha ex­pli­ca­do con acier­to. Pe­ro si el de­ba­te y las pro­pues­tas de co­rrec­ción de los abun­dan­tes ex­ce­sos son bien­ve­ni­das, la irrupción ais­la­cio­nis­ta de la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na, co­mo au­tén­ti­co ele­fan­te en ca­cha­rre­ría, pue­de pro­vo­car un da­ño con­si­de­ra­ble. Así ocu­rri­rá sin du­da si, co­mo co­mien­za a per­ge­ñar­se, sus me­di­das sa­jan brus­ca­men­te las ca­de­nas de va­lor tal y co­mo aho­ra es­tán con­for­ma­das.

| AFP

La de­ri­va pro­tec­cio­nis­ta po­dría al­te­rar la ca­de­na de va­lor en sec­to­res co­mo la au­to­mo­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.