Big da­ta, el pe­tró­leo del si­glo XXI y las re­fi­ne­rías de in­for­ma­ción

El aná­li­sis y la in­ge­nie­ría de da­tos abre nue­vos ni­chos de em­pleo y opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio Eu­ro­pa ne­ce­si­ta cien­tos de mi­les de ex­per­tos pa­ra en­gan­char­se a la nue­va fie­bre del oro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Cé­sar Ro­drí­guez

«Los da­tos son el pe­tró­leo del si­glo XXI». Es­ta fra­se tie­ne mu­chos pa­dres y se pa­re­ce mu­cho a un es­lo­gan pro­fé­ti­co, pe­ro co­bra más sen­ti­do a me­di­da que pa­sa el tiem­po y nos acer­ca­mos al ho­ri­zon­te del 2020, el año en el que la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca mun­dial pla­nea que des­pe­gue la si­guien­te gran re­vo­lu­ción, la de las re­des 5G y el In­ter­net de las co­sas.

Vi­vi­mos ro­dea­dos de flu­jos de da­tos. Nos con­ver­ti­mos en uno cuan­do usamos nues­tro mó­vil, ha­ce­mos una ope­ra­ción ban­ca­ria por In­ter­net, com­pra­mos una pren­da en una tien­da on­li­ne, ha­ce­mos un re­tuit, da­mos un me gus­ta en Fa­ce­book o, sim­ple­men­te, bus­ca­mos có­mo lle­gar a al­gún sitio en Goo­gle Maps. To­das esas ac­cio­nes con­for­man la hue­lla di­gi­tal de ca­da ser hu­mano del pla­ne­ta. Y va­le di­ne­ro. ¿Cuán­to? Pues es una pre­gun­ta que cir­cu­la por la red des­de ha­ce años. Y no tie­ne una res­pues­ta fá­cil. Una in­ves­ti­ga­ción en el Reino Uni­do ci­fró en 694 eu­ros el su­pues­to va­lor anual de su in­for­ma­ción per­so­nal. Pe­ro esa ci­fra es anéc­do­ti­ca. Ha­bría que po­ner en una par­te de la ba­lan­za los ser­vi­cios que se uti­li­zan sin pa­gar con di­ne­ro y en la otra los be­ne­fi­cios pa­ra em­pre­sas como Fa­ce­book, cu­yo ne­go­cio pu­bli­ci­ta­rio es­tá ba­sa­do en lo que di­cen y ha­cen sus usua­rios y que in­gre­só 8.626 mi­llo­nes de dó­la­res por pu­bli­ci­dad en el úl­ti­mo tri­mes­tre del 2016.

La dis­cu­sión es­ta­rá mu­cho tiem­po abier­ta. Lo que no se de­ba­te es so­bre el fu­tu­ro del Big Da­ta. Y su im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca ac­tual. Se­gún la com­pa­ñía de in­ves­ti­ga­ción IDC, el va­lor del mer­ca­do re­la­cio­na­do con los pro­gra­mas y equi­pos que se em­plean pa­ra des­ci­frar gran­des vo­lú­me­nes de in­for­ma­ción ro­za­rá, en el 2019, los 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res (ca­si 45.000 mi­llo­nes de eu­ros). La pre­dic­ción es de ju­nio del 2016. So­lo que­dan dos años. Y em­pre­sas (gran­des, me­dia­nas y pe­que­ñas) e ins­ti­tu­cio­nes se mue­ven pa­ra in­ten­tar adap­tar­se a lo que mu­chos ex­per­tos de­no­mi­nan una nue­va fie­bre del oro.

En un mun­do que se di­gi­ta­li­za pro­gre­si­va­men­te y en el que el trá­fi­co de In­ter­net au­men­ta ex­po­nen­cial­men­te y ya pue­de me­dir­se en zet­taby­tes (una uni­dad de me­di­da que equi­va­le a un tri­llón de gi­gas), la cla­ve son las gran­des mag­ni­tu­des. Y lo que se ha­ce con ellas. Un ejem­plo analó­gi­co, y no eco­nó­mi­co. En el mu­seo Do­mus de A Co­ru­ña hay una ima­gen gi­gan­te de una Gio­con­da. La com­po­nen 10.000 pe­que­ñas fo­to­gra­fías que apor­ta­ron ciu­da­da­nos anó­ni­mos de 110 di­fe­ren­tes paí­ses. Por si mis­mas no tie­nen va­lor, en con­jun­to, y dis­pues­tas de una for­ma ar­mó­ni­ca, sí.

Si los da­tos son pe­tró­leo, em­pre­sas como Goo­gle, Ama­zon o Uber son re­fi­ne­rías. Los ex­pri­men, los ana­li­zan, los trans­for­man, en de­fi­ni­ti­va, los con­vier­ten en in­for­ma­ción, que tie­ne un va­lor muy su­pe­rior al de los da­tos en cru­do. Pa­ra ha­cer­lo ne­ce­si­tan usar tec­no­lo­gía es­pe­cí­fi­ca. Y ex­per­tos.

Des­de enero del 2016 abun­dan en los me­dios es­pe­cia­li­za­dos ar­tícu­los que atri­bu­yen al Big Da­ta la con­di­ción de pro­fe­sión de mo­da. Esa te­sis la re­fren­dan es­tu­dios como el que ela­bo­ra anual­men­te Adec­co so­bre los em­pleos más bus­ca­dos. Ya van va­rios años en los que fi­gu­ran pues­tos re­la­cio­na­dos con es­ta dis­ci­pli­na. Y en los que se men­cio­nan re­tri­bu­cio­nes de en­tre 50.000 y 60.000 eu­ros anua­les.

¿De dón­de sa­len los ex­per­tos en Big Da­ta? Pues de ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias como in­for­má­ti­ca, ma­te­má­ti­cas, in­ge­nie­rías... Y de más­te­res como el de Tec­no­lo­gías de Aná­li­sis de Da­tos Ma­si­vos que ofre­ce en Ga­li­cia la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go en co­la­bo­ra­ción con la de Mur­cia.

El coor­di­na­dor de es­te pro­gra­ma, el pro­fe­sor Da­vid Lo­sa­da, re­la­ta que la de­man­da de es­tu­dian­tes y de em­pre­sas «es muy in­ten­sa» y que ca­da se­ma­na va­rias com­pa­ñías de di­fe­ren­te ta­ma­ño mues­tran su in­te­rés por ha­cer­les lle­gar ofer­tas

Si los da­tos son pe­tró­leo, em­pre­sas como Goo­gle, Uber, Ama­zon o Fa­ce­book son re­fi­ne­rías

de tra­ba­jo y de tu­te­la­je.

El más­ter lle­va en mar­cha des­de el año 2015. Y es el he­re­de­ro de otro más ge­ne­ra­lis­ta so­bre tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción. Lo­sa­da ex­pli­ca la ra­zón del cam­bio. De­tec­ta­ron cla­ra­men­te el in­te­rés del mer­ca­do re­la­cio­na­do con el Big Da­ta. Y reivin­di­ca que las uni­ver­si­da­des ya lle­va­ban tiem­po tra­ba­jan­do en pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción re­la­cio­na­dos con el machine lear­ning, que no se han vis­to sor­pren­di­das por el al­can­ce ac­tual de un fe­nó­meno en el que Ga­li­cia no es­tá «pa­ra na­da a la co­la», ni en «el en­torno uni­ver­si­ta­rio ni en el em­pre­sa­rial», don­de des­ta­ca el ca­so del cen­tro que la multinacional tec­no­ló­gi­ca HPE mon­tó en el Gaiás, que «li­de­ra a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal dis­tin­tos pro­yec­tos de tec­no­lo­gías pre­dic­ti­vas».

Pa­ra Da­vid Lo­sa­da, el gran re­to den­tro del con­jun­to de áreas y tec­no­lo­gías so­fis­ti­ca­das que con­for­man el Big Da­ta es lo que lla­man Da­ta Scien­ce, la Cien­cia de Da­tos, que per­mi­te dar va­lor aña­di­do, «ha­llar la se­ñal en el rui­do, en­con­trar pa­tro­nes con los que ha­cer tec­no­lo­gía pre­dic­ti­va pa­ra, por ejem­plo, pre­de­cir un atas­co. En mi opi­nión es lo fun­da­men­tal, ca­si un ar­te. Re­fi­nar los da­tos es crí­ti­co».

El mas­ter de la USC tie­ne alum­nos de perfil va­ria­do y di­fe­ren­tes orí­ge­nes. Hay ga­lle­gos, gen­te de otras co­mu­ni­da­des y ex­tran­je­ros. Las pla­zas son bas­tan­te co­di­cia­das. Y po­nen el acen­to en que los es­tu­dian­tes ten­gan un perfil com­ple­to. Si al­guien quie­re es­pe­cia­li­zar­se en Big Da­ta, de­be pu­lir sus ca­ren­cias. «A los in­for­má­ti­cos les sue­le ha­cer fal­ta re­for­zar la es­ta­dís­ti­ca, y a los ma­te­má­ti­cos, la programación», di­ce Lo­sa­da. El Big Da­ta ha pues­to otra vez de mo­da las ma­te­má­ti­cas. Y ha vuel­to ob­so­le­ta la pre­sun­tuo­sa afir­ma­ción de que la cien­cia de los nú­me­ros so­lo tie­ne una sa­li­da pro­fe­sio­nal, la do­cen­cia.

Las ma­te­rias de los pro­gra­mas de for­ma­ción en Big Da­ta pres­tan una aten­ción im­por­tan­te a las po­si­bi­li­da­des de ne­go­cio. El mas­ter de la USC in­clu­ye una asig­na­tu­ra de Bu­si­ness In­te­lli­gen­ce y otras de Apli­ca­cio­nes y ca­sos de uso em­pre­sa­rial. Y lo mis­mo ocu­rre en los que ofre­cen otros cen­tros. El tra­ta­mien­to de da­tos no so­lo ofre­ce opor­tu­ni­da­des de em­pleo, sino nue­vas po­si­bi­li­da­des pa­ra gran­des em­pre­sas y pa­ra star­tups, aho­ra y en el fu­tu­ro, cuan­do lle­gue el In­ter­net de las co­sas y la pues­ta en mar­cha de mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos a la red pro­vo­que una nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial. El Mo­bi­le World Con­gress ce­le­bra­do el pasado año mos­tró de for­ma inequí­vo­ca que es­tán sur­gien­do nue­vos ni­chos de ne­go­cio en áreas como las apli­ca­cio­nes de sa­lud, el man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo de vehícu­los, la ges­tión de re­des eléc­tri­ca y de in­fra­es­truc­tu­ras hí­dri­cas y el tra­ta­mien­to de la in­for­ma­ción de sen­so­res in­te­li­gen­tes.

An­dreas Wei­gend es un an­ti­guo eje­cu­ti­vo de Ama­zon que ha tra­ba­ja­do pa­ra Ali­ba­ba, Best Buy o Gold­man Sachs. Se de­fi­ne a sí mis­mo como un es­pe­cia­lis­ta en es­tu­diar a la gen­te y los da­tos que ge­ne­ran. Es un fir­me de­fen­sor de los cam­bios que la era del Big Da­ta ya ha in­cor­po­ra­do en las for­mas en la que las per­so­nas ha­cen com­pras y to­man de­ci­sio­nes de con­su­mo. Y re­cha­za, en su li­bro

Da­ta for the Peo­ple po­ner­le lí­mi­tes a su ex­pan­sión con el ar­gu­men­to de la pro­tec­ción de la pri­va­ci­dad. Él ar­gu­men­ta que los be­ne­fi­cios de dis­fru­tar de los productos de la era di­gi­tal y de ser­vi­cios gra­tui­tos su­pe­ran a los ries­gos de ver­se ex­pues­tos siem­pre y cuan­do ten­gan de­re­cho a de­ci­dir y ajus­tar de for­ma transparente cuán­ta in­for­ma­ción van a com­par­tir y con quién.

ILUSTRACIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.