Del vestido que re­ve­la lo que Goo­gle sa­be so­bre ti a los ta­tua­jes blue­tooth

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - C. R.

Tal vez la apli­ca­ción más po­pu­lar del Big Da­ta es la mi­ne­ría en re­des so­cia­les. Hay ex­pe­rien­cias des­de ha­ce años, como el pro­yec­to Ire­kia del Go­bierno vas­co, o las he­rra­mien­tas de se­gui­mien­to de cam­pa­ñas elec­to­ra­les en Twit­ter que usa­ron va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción en di­fe­ren­tes pro­ce­sos elec­to­ra­les. Hay quién ha plan­tea­do abier­ta­men­te que el Big Da­ta va a su­po­ner tam­bién un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la in­ves­ti­ga­ción social ba­sa­da en en­cues­tas y en es­ta­dís­ti­cas tra­di­cio­na­les.

Da­vid Lo­sa­da re­cuer­da el ca­so del ma­te­má­ti­co es­ta­dou­ni­den­se Na­te Sil­ver, que en las pri­me­ras elec­cio­nes de Oba­ma cla­vó los re­sul­ta­dos en 49 de los 50 es­ta­dos. Y usó in­for­ma­ción ob­te­ni­da de di­fe­ren­tes fuen­tes, tam­bién de re­des so­cia­les. Sil­ver es­cri­bió un li­bro fa­mo­so, La se­ñal y el rui­do, que en el 2012 se con­vir­tió en el más ven­di­do en la ca­te­go­ría no ficción de Ama­zon.com. En él des­cri­be su mé­to­do. Y da cuen­ta de los éxi­tos que ha te­ni­do el Big Da­ta pa­ra ha­cer predicciones. Y tam­bién de nu­me­ro­sos fra­ca­sos.

El Big Da­ta to­da­vía no es ca­paz de pre­de­cir te­rre­mo­tos y no se pue­de con­si­de­rar por aho­ra como un ins­tru­men­to fia­ble a la ho­ra de de­tec­tar de for­ma tem­pra­na epi­de­mias y aler­tas sa­ni­ta­rias, pe­ro es­tá en ese ca­mino, ca­da vez abar­ca más cam­pos y, de vez en cuan­do, lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción por usos más que sin­gu­la­res. El úl­ti­mo que se ha en­ca­ra­ma­do a los ti­tu­la­res de la pren­sa es­pe­cia­li­za­da en tec­no­lo­gía tie­ne que ver con un vestido.

Goo­gle y la fir­ma tex­til H&M han lle­ga­do a una cu­rio­sa alian­za. Van a usar los da­tos que el gi­gan­te de In­ter­net tie­ne de ca­da usua­rio pa­ra, a tra­vés de una apli­ca­ción lla­ma­da Co­ded Cou­tu­re (www. ivy­re­vel.com/us/co­ded­cou­tu­re), di­se­ñar ro­pa exclusiva y per­so­na­li­za­da. Los Da­ta Dress usan una tec­no­lo­gía lla­ma­da Awa­re­ness pa­ra trans­for­mar los da­tos cap­tu­ra­dos de un usua­rio du­ran­te una se­ma­na pa­ra lue­go crear la pren­da, ela­bo­ra­da con ter­cio­pe­lo negro y de­ta­lles de dia­man­te. La for­ma va­ría se­gún la in­for­ma­ción ex­traí­da. Y de­be­ría re­pre­sen­tar la ex­pe­rien­cia vi­tal de ca­da uno. Se es­pe­ra que es­tén en el mer­ca­do a lo lar­go de es­te año y que cues­ten me­nos de 100 eu­ros.

Los Da­ta Dress pue­den pa­re­cer una anéc­do­ta, pe­ro son un buen ejem­plo de las po­si­bi­li­da­des de un Big Da­ta que no de­ja de evo­lu­cio­nar y que pue­de re­vo­lu­cio­nar aún más una eco­no­mía di­gi­tal en la que ca­da vez co­bra­rán más pro­ta­go­nis­mo tec­no­lo­gías como Block­chain, el mé­to­do de re­gis­tro de pro­pie­dad que fa­ci­li­tó la apa­ri­ción de la mo­ne­da elec­tró­ni­ca Bit­coin y que aca­pa­ra la aten­ción del sec­tor de las fi­nan­zas; la di­gi­ta­li­za­ción de los sen­ti­dos, que quie­re par­tir del In­ter­net de las Co­sas y de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra po­der crear ro­bots que no so­lo ayu­den en ta­reas sino que tam­bién pue­dan co­nec­tar de for­ma emo­cio­nal con sus due­ños; o el Biohac­king, la po­si­bi­li­dad de au­men­tar las per­cep­cio­nes de los se­res hu­ma­nos con im­plan­tes como ta­tua­jes que in­cor­po­ren sen­so­res que mi­dan da­tos y que do­ten al re­cep­tor de co­nec­ti­vi­dad blue­tooth.

Es­tas y otras ten­den­cias no son cien­cia ficción. Fue­ron se­ña­la­das como emer­gen­tes por ex­per­tos con­gre­ga­dos en un fo­ro del Ins­ti­tu­to de la Eco­no­mía Di­gi­tal del ESIC ma­dri­le­ño ce­le­bra­do en sep­tiem­bre. Tie­nen mu­cha re­la­ción con el Big Da­ta. Y gran­des po­si­bi­li­da­des de con­ver­tir­se en opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio. No hay una es­ta­dís­ti­ca ofi­cial, pe­ro da­tos de la Co­mi­sión Eu­ro­pea ci­fra­ban en 900.000 los pues­tos a cu­brir en el pe­río­do 2015-2020.

| CE­DI­DA

Goo­gle y H&M se han alia­do pa­ra fa­bri­car ro­pa per­so­na­li­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.