LA REI­NA DEL RE­NA­CI­MIEN­TO (DI­GI­TAL)

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA -

« No tu­vi­mos la suer­te de pa­sear por las ca­lles de Florencia cuan­do los Me­dic­ci eran los me­ce­nas de los gran­des ar­tis­tas, ni la for­tu­na de ver có­mo la ar­qui­tec­tu­ra, la pin­tu­ra y la es­cul­tu­ra se trans­for­ma­ban [...] pe­ro te­ne­mos la gran for­tu­na de es­tar vi­vien­do un cam­bio de era. La opor­tu­ni­dad de vi­vir nues­tro pro­pio Re­na­ci­mien­to [el di­gi­tal]». La au­to­ra de las fra­ses es, sin du­da, una enamo­ra­da de la tec­no­lo­gía. Em­pe­ña­da, ade­más, en que to­do el mun­do sien­ta esa pa­sión. Tan­to, que se con­si­de­ra a sí mis­ma una «di­vul­ga­do­ra y evan­ge­lis­ta di­gi­tal». Su ob­je­ti­vo: «Acer­car a to­dos los pú­bli­cos tec­no­lo­gía, ten­den­cias y re­fle­xio­nes so­bre el fu­tu­ro pa­ra que to­dos po­da­mos res­pi­rar en la nue­va at­mós­fe­ra di­gi­tal». «Mi ma­yor re­co­no­ci­mien­to es que per­so­nas que no me co­noz­can, me lean y sien­tan que mis pa­la­bras les ayu­dan y les inspiran…», di­ce.

La ob­se­sión de Ro­sa Ma­ría Ca­be­zas, Mo­si­ri, (Bil­bao, 1972) por com­par­tir lo que sa­be, la lle­vó ha­ce un par de años, cuan­do aún tra­ba­ja­ba en Te­le­fó­ni­ca, a em­bar­car­se en la aven­tu­ra de es­cri­bir un li­bro: La Gran Opor­tu­ni­dad. Cla­ves pa­ra li­de­rar la trans­for­ma­ción di­gi­tal de las em­pre­sas y la tec­no­lo­gía pu­bli­ca­da por Pla­ne­ta en la pri­ma­ve­ra del 2015. Lo de­ci­dió un agos­to, des­pués de pa­sar unos días jun­to al mar. «Al­go que siem­pre me in­vi­ta a re­fle­xio­nar». Se ha pasado prác­ti­ca­men­te to­da su vi­da la­bo­ral en Te­le­fó­ni­ca, los tres úl­ti­mos años como di­rec­to­ra de trans­for­ma­ción di­gi­tal y ace­le­ra­ción de ne­go­cio de la multinacional de las co­mu­ni­ca­cio­nes, lo que le ha pro­por­cio­na­do una vas­ta ex­pe­rien­cia en el desa­rro­llo y des­plie­gue de ser­vi­cios di­gi­ta­les.

Mo­si­ri es eco­no­mis­ta de for­ma­ción, ca­rre­ra que, como ella mis­ma ex­pli­ca, aca­bó en tres años «tras una frus­tra­da In­ge­nie­ría en la Es­cue­la de Bil­bao». «Un fra­ca­so que me en­se­ñó a no ren­dir­me ja­más». Des­pués de aque­llo, com­ple­tó sus es­tu­dios en la uni­ver­si­dad Pie­rre Men­des Fran­ce en Gre­no­ble y reali­zó un MBA en el Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa. Tam­bién ha cur­sa­do es­tu­dios de Hu­ma­ni­da­des en el CEU y Fi­lo­so­fía.

Su pa­sión por lo di­gi­tal le vie­ne de le­jos. Y sus ca­si 20 años en Te­le­fó­ni­ca no han he­cho sino ali­men­tar­la. Y es pre­ci­sa­men­te esa «di­la­ta­da ex­pe­rien­cia en el uso de la tec­no­lo­gía pa­ra me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas» lo que ha con­ven­ci­do a Ikea pa­ra to­mar la de­ci­sión de de­jar en sus ma­nos las rien­das del pro­ce­so de trans­for­ma­ción di­gi­tal en el que es­tá in­mer­sa en Es­pa­ña la multinacional sue­ca del mue­ble, jus­to aho­ra que aca­ba de po­ner en mar­cha su ser­vi­cio de com­pra on­li­ne en to­do el país.

«Con ilu­sión y to­do mi es­fuer­zo, quie­ro con­tri­buir a cons­truir los pi­la­res pa­ra que IKEA si­ga li­de­ran­do y rein­ven­tan­do la vi­da en los ho­ga­res de la ma­yo­ría de las per­so­nas», es­cri­bió Mo­si­ri en uno de sus blogs po­co des­pués de co­no­cer­se su nom­bra­mien­to. No sin an­tes dar las gra­cias por to­do lo apren­di­do en Te­le­fó­ni­ca. El vuel­co en su ca­rre­ra y en su vi­da aca­bó de ges­tar­se es­te ve­rano, cuan­do re­co­rrió jun­to a su hi­jo ca­si 120 ki­ló­me­tros del Ca­mino de San­tia­go, en­tre Sarria y Com­pos­te­la. Una ex­pe­rien­cia, di­ce, que lo cam­bió to­do.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.