Otro país es po­si­ble

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VE­NAN­CIO SALCINES

En Es­pa­ña te­ne­mos cla­ro que la co­rrup­ción es un mal del país. Y tan evi­den­te nos pa­re­ce que cree­mos que sin ella es­te se­ría un lu­gar bas­tan­te bien ar­ma­do. Al­gu­nos lle­gan in­clu­so a pen­sar que sin co­rrup­tos na­die nos pa­ra­ría. Y no es­tá mal que pen­se­mos así, na­da mal, si no fue­ra por­que es­te cas­ti­go nos ha­ce ol­vi­dar que te­ne­mos otros ma­les. Y el pri­me­ro, ol­vi­da­mos que Es­pa­ña no es cuer­po eco­nó­mi­co com­pe­ti­ti­vo, o no lo es, al me­nos, al ni­vel de nues­tros pa­res. Es más, Es­pa­ña, como Es­ta­do, es, en mu­chos sen­ti­dos, to­da­vía una es­truc­tu­ra de po­der de cor­te fran­quis­ta con ro­pas mo­der­nas. So­mos una eco­no­mía es­ta­ta­lis­ta in­mer­sa en una par­ti­to­cra­cia bur­gue­sa de ca­rác­ter li­be­ral. Pun­to. ¿Po­día­mos ser al­go peor? Cier­to. Pe­ro tam­po­co es­ta­mos pa­ra re­go­dear­nos vién­do­nos el om­bli­go.

De los do­ce pi­la­res de la com­pe­ti­ti­vi­dad que con­si­de­ra el Fo­ro de Da­vos, en diez es­ta­mos por de­ba­jo de las eco­no­mías avan­za­das. ¿Sa­be en qué dos su­pe­ra­mos a nues­tros igua­les? As­fal­to y po­bla­ción. So­mos me­jo­res en in­fra­es­truc­tu­ras y te­ne­mos, en teo­ría, un mer­ca­do do­més­ti­co de ca­si cin­cuen­ta mi­llo­nes de per­so­nas, que pa­ra sí otros lo qui­sie­ran. Bueno, lo que­rrían en­te­ri­to y no par­ti­do en die­ci­sie­te reinos de tai­fas. Ahí me­nos mal que ya caí­mos del guin­do y nos he­mos em­pe­za­do a to­mar en se­rio el con­cep­to de uni­dad de mer­ca­do. Te­ma que, por cier­to, no es una bro­ma y se to­ma, en otro sen­ti­do, muy en se­rio el Círcu­lo Fi­nan­cie­ro de Ga­li­cia, la gran alian­za de los clu­bes fi­nan­cie­ros de Ga­li­cia, y que tie­ne la pa­la­bra Ga­li­cia Mer­ca­do Úni­co ta­tua­da en la fren­te. Na­ce con la vo­ca­ción ab­so­lu­ta de que ca­da club sea puer­ta de en­tra­da en su ciu­dad del res­to del em­pre­sa­ria­do ga­lle­go. La Ga­li­cia que ne­ce­si­ta a la otra Ga­li­cia. En po­si­ti­vo. El país ha­cien­do país.

Otra es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca es po­si­ble. Otra edu­ca­ción. Otra po­lí­ti­ca de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo. Otro mer­ca­do de tra­ba­jo. Otro país. To­do ello es po­si­ble, pe­ro no con es­ta ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, pa­ter­na­lis­ta y as­fi­xian­te. Otros lo tie­nen. Pe­ro aquí no nos lo cree­mos, sen­ti­mos vér­ti­go an­te to­do aque­llo que sue­ne a pri­va­do y el mer­ca­do es ob­ser­va­do como un fo­ro ro­mano, des­tino de aque­llos que no al­can­za­ron to­da­vía el gra­do de pa­tri­cios.

Los gran­des pi­la­res de la com­pe­ti­ti­vi­dad que de­be­mos me­jo­rar son, a jui­cio del Fo­ro de Da­vos: a) las ins­ti­tu­cio­nes, b) el mar­co ma­croe­co­nó­mi­co, c) la sa­lud y la edu­ca­ción, esen­cial­men­te la su­pe­rior, en la no uni­ver­si­ta­ria es­ta­mos en una po­si­ción acep­ta­ble, d) la efi­cien­cia del mer­ca­do de tra­ba­jo, e) el desa­rro­llo de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, f) la bre­cha tec­no­ló­gi­ca, g) la so­fis­ti­ca­ción de nues­tros sec­to­res pro­duc­ti­vos y, por úl­ti­mo, h) nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra in­no­var. De­ma­sia­dos re­tos pa­ra nues­tra cla­se po­lí­ti­ca. No po­drían con una agen­da re­for­mis­ta de es­te ca­la­do. Por ello, qui­zás lo opor­tuno sea cen­trar­se en aque­llos que la cla­se em­pre­sa­rial con­si­de­ra más re­le­van­te y es­tos son, por es­te or­den: a) el ac­ce­so a la fi­nan­cia­ción, b) la pre­sión fis­cal, c) la bu­ro­cra­cia y d) las ri­gi­de­ces del mer­ca­do la­bo­ral. En tres hay de­ba­te abier­to, pe­ro hay uno que des­tro­za al em­pre­sa­ria­do y to­da­vía no ha en­tra­do en la dis­cu­sión pú­bli­ca, la bu­ro­cra­cia. Es más, no es ex­tra­ño el po­lí­ti­co que nie­ga su exis­ten­cia como fac­tor de freno eco­nó­mi­co.

Una re­for­ma ad­mi­nis­tra­ti­va que eli­mi­na­se bu­ro­cra­cia y re­du­je­se sus­tan­cial­men­te el pa­ter­na­lis­mo de la cla­se fun­cio­na­ria, so­lo po­dría ge­ne­rar me­jo­ras. Se­ría de las po­cas que se ha­rían a cos­te ce­ro. ¿Por qué no ha­cer­la? Es evi­den­te, nues­tra Ley Elec­to­ral ha pro­vo­ca­do que la ma­yo­ría de los que ejer­cen la po­lí­ti­ca sean tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos, aje­nos al de­ve­nir eco­nó­mi­co. Y di­fí­cil, sino im­po­si­ble, que al­guien al­can­ce un pun­to que nun­ca ha so­ña­do al­can­zar. ¿Cree us­ted que al­gu­na vez el su­yo fue que nues­tro te­ji­do eco­nó­mi­co fue­ra com­pe­ti­ti­vo? Pues eso.

| AL­BER­TO LÓ­PEZ

El mer­ca­do do­més­ti­co es uno de los pi­la­res de la com­pe­ti­ti­vi­dad en Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.