El ne­ce­sa­rio re­fuer­zo y ga­ran­tía de la im­par­cia­li­dad en la fun­ción pú­bli­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ma­ría del Car­men Ro­drí­guez Mar­tín-Re­tor­ti­llo

ANÁ­LI­SIS Las con­vo­ca­to­rias de pla­zas en las dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes han de es­tar ne­ce­sa­ria­men­te so­me­ti­das a

que sal­va­guar­den el ac­ce­so a las mis­mas me­dian­te los La pro­fe­so­ra de De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo Ma­ría del Car­men Ro­drí­guez Mar­tín-Re­tor­ti­llo ex­po­ne en es­te ar­tícu­lo los pa­sos que de­be­rían guiar ca­da uno de es­tos pro­ce­sos

El ar­tícu­lo 103 de la Cons­ti­tu­ción (en cu­ya re­dac­ción par­ti­ci­pó Jo­sé Luis Mei­lán) es­ta­ble­ce que la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca sir­ve con ob­je­ti­vi­dad los in­tere­ses ge­ne­ra­les. Aña­de que la ley re­gu­la­rá el es­ta­tu­to de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, el ac­ce­so a la fun­ción pú­bli­ca de acuer­do con los prin­ci­pios de mé­ri­to y ca­pa­ci­dad y las ga­ran­tías pa­ra la im­par­cia­li­dad en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes. Pa­ra lle­gar has­ta la si­tua­ción ac­tual, la fun­ción pú­bli­ca ha ido ex­pe­ri­men­tan­do una trans­for­ma­ción des­de la ven­ta de ofi­cios pú­bli­cos (si­glos XVII y XVIII), que es­tu­dió F. To­más y Va­lien­te, pa­san­do por la si­tua­ción de los ce­san­tes del si­glo XIX, que tan bien re­fle­jó Be­ni­to Peréz Gal­dós en Miau. prin­ci­pios de igual­dad, mé­ri­to, ca­pa­ci­dad, pu­bli­ci­dad y li­bre con­cu­rren­cia. La ad­mi­nis­tra­ción de­be ve­lar por­que las si­tua­cio­nes de in­te­ri­ni­dad no se di­la­ten en años, ga­ran­ti­zan­do la es­ta­bi­li­dad y no la pre­ca­rie­dad, con­vo­can­do anual­men­te las co­rres­pon­dien­tes pla­zas y mo­di­fi­can­do las nor­mas li­mi­ta­ti­vas de ta­sas de re­po­si­ción. En­ten­de­mos que los sis­te­mas de con­so­li­da­ción o de pro­mo­ción in­ter­na no de­ben ser ex­clu­si­vos, sino que de­ben com­pa­gi­nar­se con el ac­ce­so por turno li­bre, pa­ra ha­cer efec­ti­vos los ci­ta­dos prin­ci­pios y el fo­men­to del em­pleo.

AYU­DAS

De­ben po­ten­ciar­se las lí­neas de be­cas, ayu­das y prés­ta­mos pa­ra aque­llas per­so­nas que por cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas no dis­pon­gan de re­cur­sos pa­ra afron­tar la pre­pa­ra­ción de opo­si­cio­nes, ha­cien­do real el prin­ci­pio de igual­dad de opor­tu­ni­da­des, de tal mo­do que nin­gu­na per­so­na que­de por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos sin po­si­bi­li­dad de op­tar a las pla­zas. Se de­ben es­ta­ble­cer lí­neas es­pe­cí­fi­cas de ayu­das pa­ra que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad pue­dan pre­pa­rar ade­cua­da­men­te las prue­bas se­lec­ti­vas y desa­rro­llar los ejer­ci­cios en las me­jo­res con­di­cio­nes de ac­ce­si­bi­li­dad.

TRI­BU­NA­LES

Se­ría con­ve­nien­te que los tri­bu­na­les pa­ra el in­gre­so en la ad­mi­nis­tra­ción lo­cal tu­vie­ran ám­bi­to au­to­nó­mi­co, por de­le­ga­ción de los ayun­ta­mien­tos, y es­tu­vie­ran for­ma­dos por fun­cio­na­rios cua­li­fi­ca­dos, ele­gi­dos me­dian­te sor­teo por pe­río­dos de dos años, pues no tie­ne sen­ti­do que en ca­da ayun­ta­mien­to exis­ta un tri­bu­nal.

ANO­NI­MA­TO

Los ejer­ci­cios y su co­rrec­ción de­ben ser anó­ni­mos, siem­pre que sea po­si­ble, de tal mo­do que no se se­pa la iden­ti­dad del opo­si­tor has­ta que se ha­yan ca­li­fi­ca­do mo­ti­va­da­men­te to­dos los exá­me­nes.

PRUE­BAS OB­JE­TI­VAS

Las en­tre­vis­tas como sis­te­ma de se­lec­ción de­be­rían erra­di­car­se, pues se pres­tan a una gran sub­je­ti­vi­dad, y se pue­den sus­ti­tuir por prue­bas ob­je­ti­vas. Los as­pi­ran­tes que su­peren las prue­bas de­ben rea­li­zar cur­sos de for­ma­ción en las es­cue­las de fun­cio­na­rios, por el tiem­po que se con­si­de­re ne­ce­sa­rio, como ya exis­te en de­ter­mi­na­das ca­te­go­rías, com­ple­tán­do­se con prác­ti­cas en la ad­mi­nis­tra­ción de des­tino, ba­jo la di­rec­ción de un fun­cio­na­rio tu­tor.

PRO­VI­SIÓN DE PUES­TOS DE TRA­BA­JO

La for­ma nor­mal de pro­vi­sión de pues­tos de tra­ba­jo de­be ser el con­cur­so, me­dian­te un sis­te­ma de mé­ri­tos ob­je­ti­vos y de­bi­da­men­te pon­de­ra­dos, ela­bo­ra­dos con la par­ti­ci­pa­ción de las en­ti­da­des re­pre­sen­ta­ti­vas de los mu­ni­ci­pios y del per­so­nal, y con­sen­sua­dos con ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, que per­mi­ta a cual­quier fun­cio­na­rio sa­ber, con cri­te­rios de per­ma­nen­cia, ho­mo­ge­nei­dad y se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, cuá­les son los mé­ri­tos, re­qui­si­tos y ba­re­mos que se exi­gen pa­ra me­jo­rar o as­cen­der en su ca­rre­ra, y evi­tar que se mo­di­fi­quen con­ti­nua­men­te pa­ra adap­tar­los al perfil de los po­si­bles can­di­da­tos, lo cual im­pli­ca una cla­ra fal­ta de ob­je­ti­vi­dad o in­clu­so ar­bi­tra­rie­dad con es­tos con­cur­sos a me­di­da. La li­bre de­sig­na­ción de­be ser un sis­te­ma ex­cep­cio­nal, pa­ra su­pues­tos muy es­pe­cí­fi­cos pues así lo dis­po­ne la nor­ma­ti­va y ju­ris­pru­den­cia, pe­ro a pe­sar de ello en al­gu­nas ad­mi­nis­tra­cio­nes se uti­li­za de for­ma reite­ra­da y no jus­ti­fi­ca­da. Se de­ben re­for­zar las ga­ran­tías de im­par­cia­li­dad y neu­tra­li­dad del fun­cio­na­rio pa­ra que ac­túe con arre­glo a los prin­ci­pios del ar­tícu­lo 103 de la Cons­ti­tu­ción. Es la­men­ta­ble cuan­do lee­mos en la pren­sa o ve­mos sen­ten­cias don­de fun­cio­na­rios por cum­plir sus co­me­ti­dos de acuer­do con la le­ga­li­dad, o ejer­ci­tar sus de­re­chos, son pre­sio­na­dos, des­pres­ti­gia­dos, so­me­ti­dos a mob­bing, mar­gi­na­dos o apar­ta­dos, bus­can­do sub­ter­fu­gios como re­duc­ción de re­tri­bu­cio­nes, tras­la­dos, re­mo­cio­nes en­cu­bier­tas de pues­tos con ex­cu­sas de mo­di­fi­ca­cio­nes de RPT, en cir­cuns­tan­cias que ra­yan cla­ra­men­te con la pre­va­ri­ca­ción o des­via­ción de po­der. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos y sin­di­ca­tos no de­ben per­mi­tir es­tos com­por­ta­mien­tos, pro­mo­vien­do que se apar­te de sus car­gos in­me­dia­ta­men­te a los que ac­túan de es­ta ma­ne­ra.

Se de­be po­si­bi­li­tar que el fun­cio­na­rio pue­da pro­lon­gar vo­lun­ta­ria­men­te la per­ma­nen­cia en la si­tua­ción de ser­vi­cio ac­ti­vo (como pre­veía la ley 13/1996), su­pri­mién­do­se el sis­te­ma ac­tual que otor­ga la pre­rro­ga­ti­va a los ór­ga­nos po­lí­ti­cos de de­ci­dir pro­rro­gar o no la edad de ju­bi­la­ción del fun­cio­na­rio, pues ac­tual­men­te se pro­du­ce la pa­ra­do­ja de que unas ad­mi­nis­tra­cio­nes con­ce­den sis­te­má­ti­ca­men­te las pró­rro­gas y otras las de­nie­gan, e in­clu­so se con­ce­den y de­nie­gan a unos sí y a otros no, uti­li­zán­do­se como un me­dio de con­trol po­lí­ti­co so­bre el fun­cio­na­rio, su­po­nien­do una cla­ra de­sigual­dad y una dis­cri­mi­na­ción por ra­zón de edad, con­tra­ria a los ar­tícu­los 14 y 35 de la Cons­ti­tu­ción.

CUM­PLI­MIEN­TO DE DE­BE­RES

Los fun­cio­na­rios en su in­men­sa ma­yo­ría desem­pe­ñan sus fun­cio­nes con es­tric­to cum­pli­mien­to de sus de­be­res y va­lo­res éti­cos, con una vo­ca­ción per­ma­nen­te de ser­vi­cio a la ad­mi­nis­tra­ción y a los ciu­da­da­nos, des­de una co­la­bo­ra­ción leal con los ór­ga­nos de go­bierno, orien­ta­dos ha­cia la efi­ca­cia, la efi­cien­cia y la ca­li­dad, ar­mo­ni­zán­do­la con la le­ga­li­dad, en una me­ri­to­ria y ca­lla­da la­bor pro­fe­sio­nal, no su­fi­cien­te­men­te re­co­no­ci­da.

| MI­GUEL SOUTO

El corrector de una opo­si­ción no de­be­ría co­no­cer en nin­gún mo­men­to la iden­ti­dad del as­pi­ran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.