DES­PI­DOS SU­CE­SI­VOS EN LA MIS­MA EM­PRE­SA

Aca­bo de re­in­cor­po­rar­me a mi pues­to de tra­ba­jo tras ha­ber si­do de­cla­ra­do nu­lo el des­pi­do efec­tua­do por la em­pre­sa. Ellos han re­cu­rri­do, pe­ro ya es­toy pres­tan­do ser­vi­cios nor­mal­men­te. Y aho­ra me en­cuen­tro con que me aca­ban de co­mu­ni­car un nue­vo des­pi­do por

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - CA­RUN­CHO, TO­MÉ & JUDEL. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS. www.ca­run­cho-to­me-judel.es

Efec­ti­va­men­te es po­si­ble, ya que, como in­di­ca en su con­sul­ta, el se­gun­do des­pi­do ver­sa so­bre he­chos di­fe­ren­tes. Tras ha­ber si­do de­cla­ra­do nu­lo el des­pi­do an­te­rior, el em­plea­dor ten­drá que read­mi­tir al tra­ba­ja­dor y abo­nar los sa­la­rios de­ja­dos de per­ci­bir. Ello no es óbi­ce pa­ra que la em­pre­sa pue­da in­ter­po­ner re­cur­so, por no es­tar con­for­me con la sen­ten­cia, pe­ro la re­in­cor­po­ra­ción a su pues­to de tra­ba­jo de­be­rá pro­du­cir­se como se ve­nía desa­rro­llan­do con an­te­rio­ri­dad a la fe­cha de efec­tos del pri­mer des­pi­do, mien­tras el trá­mi­te pro­ce­sal si­gue su cau­ce.

Y en es­te ín­te­rin, la em­pre­sa po­drá vol­ver a des­pe­dir al tra­ba­ja­dor, si es­te in­cu­rre en cau­sa de des­pi­do dis­ci­pli­na­rio, o si se acre­di­tan cau­sas ob­je­ti­vas. An­te to­do, lo pri­me­ro que de­be ha­cer el tra­ba­ja­dor,

es­tan­do dis­con­for­me con es­te nue­vo des­pi­do, es im­pug­nar­lo. Se pue­den dar tres es­ce­na­rios:

Si el re­cur­so de la em­pre­sa es des­es­ti­ma­do se con­fir­ma­ría la nu­li­dad del pri­mer des­pi­do, y el se­gun­do ad­quie­re efec­ti­vi­dad. Es­ta­ría­mos an­te un nue­vo pro­ce­di­mien­to ju­di­cial so­bre las cau­sas ale­ga­das en la se­gun­da co­mu­ni­ca­ción.

Si el re­cur­so de la em­pre­sa es es­ti­ma­do, de­cla­ran­do la pro­ce­den­cia del pri­mer des­pi­do, el se­gun­do per­de­ría efi­ca­cia, por es­tar ya ex­tin­gui­da la re­la­ción la­bo­ral a esa fe­cha. Los efec­tos del des­pi­do se

pro­du­ci­rían des­de la pri­me­ra co­mu­ni­ca­ción, vién­do­se el tra­ba­ja­dor obli­ga­do a de­vol­ver lo per­ci­bi­do in­de­bi­da­men­te.

Si se de­cla­ra­se im­pro­ce­den­te el pri­mer des­pi­do, la em­pre­sa de­be op­tar en­tre abo­nar la in­dem­ni­za­ción es­ta­ble­ci­da en la sen­ten­cia, o read­mi­tir al tra­ba­ja­dor. Op­tan­do por la in­dem­ni­za­ción, la re­la­ción la­bo­ral se ex­tin­gue con efec­tos des­de la pri­me­ra co­mu­ni­ca­ción, con lo que el se­gun­do des­pi­do per­de­ría su efi­ca­cia (con igual obli­ga­ción de de­vol­ver lo in­de­bi­da­men­te per­ci­bi­do). Y si se op­ta por la read­mi­sión, la se­gun­da co­mu­ni­ca­ción se­rá efec­ti­va, a ex­pen­sas de la re­so­lu­ción ju­di­cial que se dic­te en su mo­men­to.

A efec­tos prác­ti­cos, sue­na un tan­to te­me­ra­rio ex­po­ner­se a los efec­tos de que el se­gun­do des­pi­do no pros­pe­re. Ya no so­lo por la acre­di­ta­ción de la cau­sa que da ori­gen al mis­mo (pro­fu­sa, con­clu­yen­te y sin de­fec­to for­mal), sino tam­bién por­que, de con­si­de­rar el juz­ga­do que obe­de­ce a una re­pre­sa­lia con­tra el tra­ba­ja­dor, po­dría de­cre­tar­se una in­dem­ni­za­ción por da­ños y per­jui­cios, sin con­tar con la que co­rres­pon­de­ría en ca­so de es­ti­mar­se im­pro­ce­den­te el des­pi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.