Trump, el pre­si­den­te im­pre­vi­si­ble

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Adria­na Rey

En ape­nas 23 días, el pre­si­den­te de EE.UU. ha azo­ta­do a mul­ti­na­cio­na­les, re­for­ma­do la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria y las re­la­cio­nes co­mer­cia­les del país Su si­guien­te pa­so es un mis­te­rio

Si al­go ha que­da­do cla­ro en los pri­me­ros 23 días de go­bierno de Do­nald Trump es que la in­cer­ti­dum­bre es el úni­co fac­tor se­gu­ro en un pro­nós­ti­co a cor­to pla­zo. Na­die sa­be con se­gu­ri­dad qué re­la­cio­nes es­ta­ble­ce­rá el pre­si­den­te a ni­vel po­lí­ti­co o eco­nó­mi­co y có­mo es­tas se­rán aco­gi­das; por­que a pe­sar de te­ner cla­ro que el fu­tu­ro pa­sa por el pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial y el na­cio­na­lis­mo, la gran ma­yo­ría si­gue sin sa­ber con se­gu­ri­dad có­mo les pue­den afec­tar los arran­ques im­pre­vi­si­bles de un hom­bre que, a gol­pe de tuit, pue­de ac­ti­var el fa­ro­li­llo ro­jo de cual­quier em­pre­sa.

Es par­te de la es­tra­te­gia que el re­pu­bli­cano ha man­te­ni­do en sus tres pri­me­ras se­ma­nas de go­bierno: tra­tar de re­for­zar las in­ver­sio­nes en EE.UU. a ba­se de to­que de aten­ción en las re­des so­cia­les. Ocu­rrió con va­rios fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les (Ge­ne­ral Mo­tors o Ford), ade­más de Boeing o Ca­rrier, em­pre­sas que tras ser ame­na­za­das por el man­da­ta­rio, mi­den aho­ra sus mo­vi­mien­tos pa­ra no vol­ver a pa­de­cer el te­mi­do efec­to Trump. Re­cien­te­men­te, el neo­yor­quino se ga­nó tam­bién la fu­ria de las far­ma­céu­ti­cas des­pués de pe­dir­les que ba­ja­ran los pre­cios de los me­di­ca­men­tos y sus fir­mas su­frie­sen el en­vi­te bur­sá­til. La úl­ti­ma víc­ti­ma de la im­pre­vi­si­bi­li­dad pre­si­den­cial fue Nords­trom, la com­pa­ñía que vio có­mo sus ac­cio­nes se des­plo­ma­ron el pasado miér­co­les, des­pués de que el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se ase­gu­ra­se que la ca­de­na de tien­das ha­bía si­do «muy in­jus­ta», al anun­ciar que ya no ven­de­ría más ro­pa de la fir­ma de su hi­ja, Ivan­ka Trump.

¿Cuál es el pre­cio de «ha­cer Amé­ri­ca gran­de otra vez»? Se pre­gun­tan al­gu­nas vo­ces que mi­ran de reojo có­mo el caos se asien­ta en la Ca­sa Blan­ca. El ejem­plo más cla­ro es en ma­te­ria de po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria. El úl­ti­mo do­lor de ca­be­za in­clu­so pa­ra pe­sos pe­sa­dos re­pu­bli­ca­nos, que aler­tan de las con­se­cuen­cias que ten­drá en el pre­su­pues­to el que los con­tri­bu­yen­tes es­ta­dou­ni­den­ses ten­gan que pa­gar los 15.000 mi­llo­nes de dó­la­res que cos­ta­rá —como mí­ni­mo— el mu­ro fron­te­ri­zo con Mé­xi­co, y cu­yo su­pues­to re­em­bol­so to­da­vía es­tá sin pro­yec­tar.

«Lo es­ta­mos di­se­ñan­do», con­fir­mó es­ta se­ma­na Trump, sin men­ción a nin­guno de los es­tu­dios que aler­tan de có­mo su pro­me­sa es­tre­lla ten­dría con­se­cuen­cias muy ne­ga­ti­vas en el tu­ris­mo, la cons­truc­ción y la ali­men­ta­ción (so­lo en es­te úl­ti­mo sec­tor, el 18 % de los tra­ba­ja­do­res son de ori­gen me­xi­cano). Es más, en el ca­so del tu­ris­mo, al­gu­nos te­men que se re­pi­ta un post 11-S, cuan­do los vue­los a EE.UU. se des­plo­ma­ron tras el pá­ni­co ge­ne­ra­do por los ata­ques te­rro­ris­tas. Hoy pre­ci­sa­men­te, los fan­tas­mas de esos avio­nes son los mis­mos que ali­men­tan la re­tó­ri­ca apo­ca­líp­ti­ca pre­si­den­cial, sien­do su pos­tu­ra an­ti­in­mi­gran­te, otra de las ame­na­zas eco­nó­mi­cas. No hay más que leer las ale­ga­cio­nes pre­sen­ta­das por Goo­gle, el gi­gan­te de Si­li­con Va­lley, lí­der de la ofen­si­va con­tra el ve­to de Trump y uno de los prin­ci­pa­les afec­ta­dos al te­ner a bue­na par­te de su plan­ti­lla como prin­ci­pal afec­ta­da. Y es que mu­chas de las men­tes más bri­llan­tes son in­mi­gran­tes de al­gu­nos de los sie­te paí­ses con­tra los que la Ad­mi­nis­tra­ción Trump se eri­gió. So­lo en 2016, el 37,4 % de sus em­plea­dos eran ex­tran­je­ros.

No es nin­gún se­cre­to que el re­pu­bli­cano quie­re po­ner freno a la glo­ba­li­za­ción, a pe­sar de que las po­lí­ti­cas de ba­rre­ras no sean ami­gas del cre­ci­mien­to. Así lo con­fir­mó con su adiós al tra­ta­do co­mer­cial con el Pa­cí­fi­co (TPP), for­ma­do por paí­ses que su­po­nen el 40 % de la eco­no­mía mun­dial y su vuel­ta a las ne­go­cia­cio­nes del tra­ta­do de li­bre co­mer­cio con Mé­xi­co y Ca­na­dá.

A la es­pe­ra de ver có­mo se con­cre­ta su re­for­ma fis­cal, Trump si­gue pro­me­tien­do una ba­ja­da ma­si­va de im­pues­tos y una re­ba­ja de la re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra, como in­cen­ti­vo pa­ra ha­cer ne­go­cios en EE.UU. En es­te sen­ti­do ya ha da­do un pri­mer pa­so, re­vi­san­do la fa­mo­sa Dodd-Frank Act, un pa­que­te de me­di­das re­gla­men­ta­rias que tra­tan de evi­tar ca­pí­tu­los como la caí­da de Leh­man Brot­hers.

La pues­ta en mar­cha del pro­tec­cio­nis­mo trum­piano su­po­ne una prue­ba de fue­go pa­ra una de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se que, sin du­dar­lo, ha re­sul­ta­do no­quea­da tras las úl­ti­mas elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.