LOS HO­RI­ZON­TES DEL NUE­VO OR­DEN MUN­DIAL

LAS PO­LÍ­TI­CAS PRO­TEC­CIO­NIS­TAS DE TRUMP ES­TÁN ALTERANDO EL DE­LI­CA­DO EQUI­LI­BRIO DE PO­DE­RES A NI­VEL IN­TER­NA­CIO­NAL; EN ESE ES­CE­NA­RIO, IDEN­TI­FI­CAR LOS NUE­VOS HO­RI­ZON­TES CO­MER­CIA­LES DE ES­TA NUE­VA ERA ECO­NÓ­MI­CA SE PER­FI­LA CO­MO UN OB­JE­TI­VO ES­TRA­TÉ­GI­CO PA­RA LAS EM

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ga­briel Lemos

No se pue­de de­cir que no avi­sa­ra. Aún es­ta­ba en cam­pa­ña cuan­do Do­nald Trump em­pe­zó a uti­li­zar los acuer­dos co­mer­cia­les co­mo mu­ni­ción en sus mí­ti­nes. Pe­ro su Ame­ri­ca First (Amé­ri­ca pri­me­ro) ha de­ja­do de ser un es­lo­gan po­pu­lis­ta pa­ra ga­nar vo­tos en los es­ta­dos in­dus­tria­les cas­ti­ga­dos por el des­em­pleo pa­ra con­ver­tir­se en una guía de ac­ción en po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal. Na­da más lle­gar al des­pa­cho oval, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se fir­mó una or­den eje­cu­ti­va pa­ra re­ti­rar a su país del Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coo­pe­ra­ción Eco­nó­mi­ca (TPP, por sus si­glas en in­glés), un tra­ta­do de li­bre co­mer­cio fir­ma­do un año an­tes con otros on­ce es­ta­dos de Asia y Amé­ri­ca (en­tre ellos al­gu­nos so­cios es­tra­té­gi­cos de EE. UU., co­mo Ja­pón, Ca­na­dá o Aus­tra­lia) pe­ro que to­da­vía es­ta­ba pen­dien­te de ra­ti­fi­car.

La de­ci­sión, que rom­pe un blo­que que re­pre­sen­ta­ba el 40 % del PIB mun­dial, el 30 % de las ex­por­ta­cio­nes y que aglu­ti­na­ba 800 mi­llo­nes de con­su­mi­do­res, va más allá del plano eco­nó­mi­co. Por­que, muer­to el tra­ta­do (cu­ya de­fun­ción se da por he­cha por­que las re­for­mas a las que se ha­bían com­pro­me­ti­do otros paí­ses no tie­nen sen­ti­do sin la con­tra­par­ti­da de po­der ac­ce­der al mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano), es inevi­ta­ble que Es­ta­dos Uni­dos pier­da in­fluen­cia en la re­gión. Has­ta re­fe­ren­tes del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, co­mo el se­na­dor y ex­can­di­da­to pre­si­den­cial John McCain —fu­ri­bun­do de­trac­tor de Trump—, han ad­ver­ti­do del «gra­ve error» de una de­ci­sión que ten­drá «con­se­cuen­cias du­ra­de­ras» pa­ra Es­ta­dos Uni­dos.

La prin­ci­pal, el ca­mino ex­pe­di­to que se le de­ja a Chi­na, el prin­ci­pal au­sen­te del TPP, un ins­tru­men­to con el que Oba­ma y el ja­po­nés Abe pre­ten­dían fre­nar su in­fluen­cia en la re­gión. Aho­ra, mien­tras paí­ses co­mo Aus­tra­lia le tien­den la mano pa­ra en­trar co­mo sal­va­dor del acuer­do co­mer­cial, el gi­gan­te asiá­ti­co pa­re­ce dis­pues­to a no des­per­di­ciar la opor­tu­ni­dad de ga­nar in­fluen­cia en su pa­tio tra­se­ro. No so­lo eso, sino que de las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes de los di­ri­gen­tes del gi­gan­te asiá­ti­co se de­du­ce que es­te quie­re asu­mir un pa­pel más pro­ta­go­nis­ta en la eco­no­mía mun­dial. En su es­treno co­mo ora­dor en el Fo­ro de Da­vos, el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, aler­tó de los pe­li­gros de una gue­rra co­mer­cial y pre­sen­tó a su país co­mo el ma­yor ba­luar­te de la globalización y el li­bre co­mer­cio. «Se­guir el pro­tec­cio­nis­mo es co­mo en­ce­rrar­se uno mis­mo en un sa­lón os­cu­ro: pue­de que evi­te el vien­to y la llu­via, pe­ro tam­bién se que­da­rán afue­ra la luz y el ai­re», di­jo en un cla­ro men­sa­je a su ho­mó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se.

«Es el mun­do al re­vés», re­su­me Jau­me Gi­né, pro­fe­sor de Esade y ex secretario ge­ne­ral de Ca­sa Asia. Un ré­gi­men co­mu­nis­ta aban­de­ran­do el li­bre co­mer­cio y la cu­na del ca­pi­ta­lis­mo en ple­na vo­rá­gi­ne pro­tec­cio­nis­ta. Gi­né des­ta­ca que, con su es­pan­ta­da, Es­ta­dos Uni­dos no so­lo per­mi­te a Chi­na, «que ya es el pri­mer so­cio co­mer­cial de 125 paí­ses», am­pliar su in­fluen­cia po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, sino que re­nun­cia a im­po­ner las nor­mas y es­tán­da­res in­dus­tria­les, la­bo­ra­les o me­dioam­bien­ta­les re­co­gi­dos en el TPP, por lo que fa­ci­li­ta la com­pe­ten­cia en esos mer­ca­dos de pro­duc­tos chi­nos, fa­bri­ca­dos en un mar­co co­mer­cial me­nos trans­pa­ren­te.

LA UE, UN CO­RO DESAFINADO

En ese nue­vo or­den eco­nó­mi­co que se per­fi­la an­te el re­plie­gue de Es­ta­dos Uni­dos, la gran in­cóg­ni­ta es el pa­pel que pue­da ju­gar la Unión Eu­ro­pea. Y es que, aun­que la lo­co­mo­to­ra del con­ti­nen­te, Ale­ma­nia, ya ha es­ce­ni­fi­ca­do una alian­za con Chi­na en de­fen­sa del li­bre co­mer­cio, los Vein­tio­cho (más bien los Vein­ti­sie­te, con el bre­xit ya so­bre la me­sa), se en­fren­tan al pro­ble­ma de siempre: la di­fi­cul­tad pa­ra acor­dar una po­si­ción co­mún den­tro del com­ple­jo en­tra­ma­do bu­ro­crá­ti­co de Bru­se­las. «La UE in­ten­ta­rá lle­nar tam­bién el va­cío que de­ja Es­ta­dos Uni­dos, so­bre to­do en mer­ca­dos co­mo Mé­xi­co, Amé­ri­ca La­ti­na o Ja­pón; es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra re­lan­zar el pro­yec­to eu­ro­peo y de­fen­der los valores de­mo­crá­ti­cos en el mun­do, pe­ro pa­ra ello ne­ce­si­ta ha­blar con una so­la voz», in­ci­de el pro­fe­sor de Esade. Y es que, co­mo re­cuer­da Gi­né, aun­que la Co­mi­sión ca­pi­ta­nee la ne­go­cia­ción de los acuer­dos co­mer­cia­les, es­tos lue­go tie­nen que ser ra­ti­fi­ca­dos no so­lo por los es­ta­dos miem­bros sino, en al­gún ca­so, por los par­la­men­tos re­gio­na­les, lo que pue­de ge­ne­rar si­tua­cio­nes en­tre in­só­li­tas y ri­dí­cu­las, co­mo el re­tra­so que su­frió el CETA (el tra­ta­do co­mer­cial con Ca­na­dá) por el blo­queo de los dipu­tados de la re­gión bel­ga de Va­lo­nia, cu­yo ve­to res­pon­día más a cues­tio­nes de po­lí­ti­ca in­ter­na que al con­te­ni­do del acuer­do.

Y si no es fá­cil que Eu­ro­pa ha­ble con una so­la voz, me­nos lo se­rá es­te año, car­ga­do de ci­tas elec­to­ra­les cla­ve, en los Paí­ses Ba­jos, Fran­cia y Ale­ma­nia. En los dos pri­me­ros, con ries­go real de que la ex­tre­ma de­re­cha an­ti­eu­ro­pea pue­da to­car po­der, al­go que po­dría ser le­tal pa­ra el pro-

«El pro­tec­cio­nis­mo es co­mo en­ce­rrar­se en un sa­lón os­cu­ro: pue­des evi­tar el vien­to y la llu­via, pe­ro tam­bién de­jas fue­ra la luz»

yec­to co­mu­ni­ta­rio, es­pe­cial­men­te si su­ce­de en Pa­rís, ya que rom­pe­ría el eje fran­co-ale­mán, co­lum­na ver­te­bral de la Unión.

AL­TE­RA LA PRO­DUC­CIÓN

Pe­ro, ¿qué con­se­cuen­cias pue­de te­ner es­te bai­le po­lí­ti­co que nos pue­de pa­re­cer tan le­jano? Xosé Car­los Arias, ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da de la Uni­ver­si­da­de de Vigo, apun­ta al ries­go de que «se dis­lo­que el sis­te­ma pro­duc­ti­vo». Y es que hoy el grue­so de los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les ya no co­rres­pon­den a pro­duc­tos fi­na­les, sino a bie­nes in­ter­me­dios, ya que los pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción no se sue­len ce­rrar den­tro de un úni­co país, sino que pue­den in­cor­po­rar com­po­nen­tes im­por­ta­dos de otros lu­ga­res del mun­do. Por eso, una de­ri­va pro­tec­cio­nis­ta co­mo la em­pren­di­da en Es­ta­dos Uni­dos, no so­lo ten­dría con­se­cuen­cias fue­ra del país, sino tam­bién pa­ra las pro­pias em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas, que ve­rían en­ca­re­ci­dos sus pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción.

Y es que, ex­po­ne Arias, si Trump si­gue en sus tre­ce e ini­cia una es­ca­la­da aran­ce­la­ria con Mé­xi­co, Chi­na u otros so­cios co­mer­cia­les, lo ló­gi­co se­ría es­pe­rar una «po­lí­ti­ca reac­ti­va», que es­tos con­tes­ta­ran tam­bién pe­na­li­zan­do las ex­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

Aún con la in­cer­ti­dum­bre de si la po­lí­ti­ca co­mer­cial del nue­vo pre­si­den­te se que­da so­lo en ges­tos o se plas­ma en me­di­das con­cre­tas, el eco­no­mis­ta cree que, si se si­gue por ese ca­mino, «es po­si­ble que ha­ya una re­es­truc­tu­ra­ción» en el or­den eco­nó­mi­co mun­dial y que emer­jan nue­vos ac­to­res pa­ra cu­brir el hue­co que de­je Es­ta­dos Uni­dos, «aun­que eso no se im­pro­vi­sa, no pa­sa de un año pa­ra otro, y el da­ño ge­ne­ra­do en el pro­ce­so se­ría im­por­tan­te».

LA IN­CÓG­NI­TA TRUMP

De he­cho, hay quien cree que no to­do es­tá per­di­do. Es el ca­so de Al­fre­do Pas­tor, pro­fe­sor del IE­SE y ex secretario de Es­ta­do de Eco­no­mía en el Go­bierno de Fe­li­pe Gon­zá­lez en­tre 1993 y 1995, que apun­ta que de mo­men­to Trump «se ha li­mi­ta­do a una po­lí­ti­ca de ges­tos: di­ce que va a ha­cer co­sas, pe­ro aún no ha he­cho na­da». «En lo que se re­fie­re al co­mer­cio tie­ne, ade­más, los lí­mi­tes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio, que son bas­tan­te es­tric­tos y no creo que va­ya a sa­lir de la or­ga­ni­za­ción».

Pas­tor ex­pli­ca que las po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas no de­vol­ve­rán los em­pleos per­di­dos en el cin­tu­rón in­dus­trial del país, ya que las em­pre­sas que po­drían vol­ver «se ubi­ca­rían en los es­ta­dos del sur, don­de ofre­ce­rían tra­ba­jos ma­los y con suel­dos es­ca­sos». Aun­que no du­da de que Chi­na apro­ve­cha­rá cualquier res­qui­cio pa­ra ex­pan­dir su in­fluen­cia, cree que la ame­na­za Trump no se ma­te­ria­li­za­rá por­que, en el fon­do, el nue­vo pre­si­den­te es un em­pre­sa­rio que di­ri­ge con cri­te­rio mer­can­ti­lis­ta, «no es un ami­go de los po­bres, no es Pa­blo Igle­sias, y cuan­do los mi­llo­na­rios se em­pie­cen a que­jar, les ha­rá ca­so».

JUAN. S. G

ILUS­TRA­CIÓN MARÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.