TEC­NO­LO­GÍA GA­LLE­GA PA­RA ES­QUI­VAR LAS ES­TA­FAS EN RED

La em­pre­sa vi­gue­sa ha desa­rro­lla­do una apli­ca­ción que cer­ti­fi­ca las iden­ti­da­des de com­pa­ñías y per­so­nas en In­ter­net pa­ra evi­tar de­li­tos Cua­tro em­pre­sas se dan de al­ta ca­da día des­de que se pu­so en mar­cha

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Manuel Blan­co

La em­pre­sa vi­gue­sa Le­gal­pin ha desa­rro­lla­do una apli­ca­ción que cer­ti­fi­ca las iden­ti­da­des de com­pa­ñías y per­so­nas en In­ter­net pa­ra evi­tar es­ta­fas; cua­tro em­pre­sas se dan de al­ta ca­da día.

Cuen­tan los cro­nis­tas que cuan­do ha­ce unos me­ses Dis­ney des­car­tó la com­pra de Twit­ter, una de las ra­zo­nes del re­cha­zo era la preo­cu­pa­ción por el aco­so y otras for­mas po­co ci­vi­li­za­das de co­mu­ni­ca­ción en es­ta red so­cial. El gi­gan­te del en­tre­te­ni­mien­to an­da­ba in­quie­to por­que esa cla­se de com­por­ta­mien­tos ha­bi­tua­les ero­sio­na­sen su imagen fa­mi­liar en­tre los con­su­mi­do­res. De­ci­sio­nes co­mo es­ta han ayu­da­do a arrai­gar aún más una idea que ha co­bra­do enor­me fuer­za en las plan­tas no­bles de los gi­gan­tes del sec­tor tec­no­ló­gi­co: el ano­ni­ma­to es un cán­cer pa­ra sus ne­go­cios.

La ci­ber­se­gu­ri­dad, en con­se­cuen­cia, se ha con­ver­ti­do en un emer­gen­te ni­cho de ne­go­cio de ca­ra al fu­tu­ro. Y Ga­li­cia em­pie­za a te­ner co­sas que de­cir por es­tos la­res. La fir­ma vi­gue­sa Le­gal­pin aca­ba de lan­zar una apli­ca­ción lla­ma­da a aca­bar pre­ci­sa­men­te con el ano­ni­ma­to de los usua­rios, evi­tan­do así es­ta­fas o trolls (así se co­no­ce a los aco­sa­do­res en la Red), y que ha­bi­li­ta ade­más una he­rra­mien­ta pa­ra dar va­li­dez le­gal a ca­da ope­ra­ción que se reali­ce en su seno: con­tra­tos, co­rreos cer­ti­fi­ca­dos...

Lo que la compañía ga­lle­ga ha crea­do es un open ID uni­ver­sal, un sis­te­ma que cer­ti­fi­ca la iden­ti­dad de em­pre­sas y per­so­nas en In­ter­net, de tal for­ma que, una vez que se han da­do de al­ta, las in­ter­ac­cio­nes en­tre sus usua­rios tie­nen va­li­dez le­gal. «Por me­dio de la apli­ca­ción —ex­pli­ca el em­pren­de­dor Ja­vier Mei­zo­so, di­rec­tor ge­ne­ral de la fir­ma— se pue­de por ejem­plo fir­mar un con­tra­to de for­ma di­gi­tal ple­na­men­te vá­li­do, en­viar un co­rreo cer­ti­fi­ca­do equi­va­len­te a una no­ti­fi­ca­ción o man­te­ner una conversación en nues­tro chat cer­ti­fi­ca­do».

Le­gal­pin as­pi­ra a con­ver­tir­se en un pro­vee­dor de ter­ce­ros, por ejem­plo pla­ta­for­mas de eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va, que de esa for­ma ten­drían la ga­ran­tía de que sus usua­rios no for­man par­te del en­tra­ma­do de una es­ta­fa. Y lo cier­to es que las co­sas mar­chan vien­to en popa. Des­de que se ac­ti­vó la APP ha­ce un mes y me­dio, ya su­pera el mi­llar de re­gis­tros en­tre par­ti­cu­la- res y em­pre­sas, aun­que es es­te úl­ti­mo seg­men­to el cla­ve. Cua­tro fir­mas se dan de al­ta ca­da día en Le­gal­pin.

La ex­tra­or­di­na­ria aco­gi­da de la pla­ta­for­ma ha lla­ma­do la aten­ción de Goo­gle, que ha ofre­ci­do co­la­bo­ra­ción es­tra­té­gi­ca a la star­tup ga­lle­ga pa­ra man­te­ner es­ta sen­da de cre­ci­mien­to. Pa­ra­le­la­men­te, la compañía ha ini­cia­do ya una cam­pa­ña de cap­ta­ción de in­ver­so­res pa­ra ma­te­ria­li­zar sus nue­vos pro­yec­tos.

| CEDIDA

La vi­gue­sa Le­gal­pin cuen­ta con un equi­po de pro­gra­ma­do­res en Ga­li­cia, Lon­dres, Má­la­ga y Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.