¿REAPARECEN LAS AR­MAS FI­NAN­CIE­RAS DE DES­TRUC­CIÓN?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XOSÉ CAR­LOS ARIAS

El ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Xosé Car­los Arias ana­li­za las ame­na­zas que pla­nean so­bre la eco­no­mía mun­dial por la po­si­ble des­re­gu­la­ción de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

Ya ha­ce tiem­po que la con­di­ción in­trín­se­ca­men­te cí­cli­ca de las fi­nan­zas que­dó ex­pli­ca­da por sus me­jo­res his­to­ria­do­res, co­mo Char­les Kind­le­ber­ger. A fa­ses de cre­cien­te eu­fo­ria en las que se im­po­ne su li­be­ra­li­za­ción, con la con­si­guien­te for­ma­ción de bur­bu­jas, si­gue, más tar­de o más tem­prano, un pin­cha­zo, lo que pro­vo­ca im­pac­tos per­ver­sos so­bre el con­jun­to de la eco­no­mía. A par­tir de ahí, so­bre­vie­nen las au­to­crí­ti­cas por los com­por­ta­mien­tos te­me­ra­rios del pa­sa­do y se im­po­ne la idea de em­bri­dar fé­rrea­men­te los mer­ca­dos de ca­pi­tal. Y así so­bre­vie­ne una fa­se de fi­nan­zas abu­rri­das pe­ro es­ta­bles, has­ta que de nue­vo, pa­sa­do un buen tiem­po, la qui­me­ra de la ga­nan­cia fá­cil ven­ce a la me­mo­ria y a la ra­zón sen­si­ble al pe­li­gro.

Ese ha si­do el ir y ve­nir de las fi­nan­zas du­ran­te si­glos. La no­ve­dad aho­ra es que ape­nas han pa­sa­do nue­ve años des­de el gran de­rrum­be del 2008, con cu­yas con­se­cuen­cias aún vi­vi­mos, y ya se anun­cia el re­torno al pun­to ce­ro: le ha fal­ta­do tiem­po al Go­bierno de Do­nald Trump pa­ra de­cla­rar su firme in­ten­ción de de­ro­gar las sen­sa­tas le­yes re­gu­la­to­rias pues­tas en mar­cha por la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción. Es ver­dad que ya na­da sor­pren­de en las me­di­das del trum­pis­mo triunfante —y sus nom­bra­mien­tos de al­tos res­pon­sa­bles eco­nó­mi­cos, muy vin­cu­la­dos al ca­pi­tal es­pe­cu­la­ti­vo, no su­ge­rían otra co­sa—, pe­ro des­pués de tan­ta ape­la­ción al vo­to con­tra las éli­tes (Main Street con­tra Wall

Street), una de­ci­sión así pue­de pa­re­cer una bro­ma pe­sa­da. No se ol­vi­de, sin em­bar­go, que las es­tra­te­gias de li­be­ra­li­za­ción fi­nan­cie­ra ape­nas tie­nen per­de­do­res en el cor­to pla­zo: to­dos pa­re­cen ga­nar con el ac­ce­so al di­ne­ro fá­cil, lo que en­ca­ja bien con la pro­pues­ta po­pu­lis­ta en que se ins­cri­be. Lo que pue­da ocu­rrir des­pués pa­re­ce que ya importa me­nos.

El ca­so es que uno de los pri­me­ros im­pul­sos de la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción es el de des­man­te­lar las re­for­mas pues­tas en mar­cha a par­tir del ac­ci­den­te de Leh­man Brot­hers, tan­to en el fren­te in­terno co­mo en el in­ter­na­cio­nal. Res­pec­to al pri­me­ro, se tra­ta­ría de re­ver­tir la ley Dodd-Frank, del 2010, que pre­ten­dió se­pa­rar ban­ca co­mer­cial y de in­ver­sión (con el fin de evi­tar el te­mi­do Too big to Fail), pro­te­gien­do al usua­rio de esos ser­vi­cios y li­mi­tan­do las ope­ra­cio­nes que por en­ton­ces se lla­ma­ron «ar­mas fi­nan­cie­ras de des­truc­ción masiva». Y en el plano in­ter­na­cio­nal, el enemi­go pa­re­ce ser to­do aque­llo que hue­la a so­lu­cio­nes coope­ra­ti­vas, es de­cir, la in­tro­duc­ción de nor­mas co­mu­nes pa­ra for­ta­le­cer el ca­pi­tal de los ban­cos y pa­ra vi­gi­lar el com­por­ta­mien­to de los dis­tin­tos ope­ra­do­res, in­clu­yen­do a aventureros y ti­ma­do­res.

Los mo­des­tos avan­ces de una nue­va ar­qui­tec­tu­ra fi­nan­cie­ra trans­na­cio­nal, y los acuer­dos pa­ra una re­gu­la­ción glo­bal (co­mo los de Ba­si­lea) se ven así se­ria­men­te ame­na­za­dos, cuan­do un go­bierno tan im­por­tan­te co­mo el nor­te­ame­ri­cano mues­tra a las cla­ras su de­seo de des­truir­los, o al me­nos re­ba­jar­los. O sea, aquí sí me­nos fron­te­ras.

Fren­te a los mu­ros con­tra la in­mi­gra­ción y un des­car­na­do pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial, se sa­lu­da con en­tu­sias­mo la ple­na li­ber­tad de los flu­jos fi­nan­cie­ros. Si re­cor­da­mos que du­ran­te los úl­ti­mos trein­ta años la globalización avan­zó del mo­do más des­equi­li­bra­do, avan­zan­do prác­ti­ca­men­te has­ta el fi­nal en lo re­la­ti­vo a los mo­vi­mien­tos de ca­pi­tal, pe­ro man­te­nien­do al­gu­nas no­ta­bles res­tric­cio­nes al co­mer­cio, to­da esa es­tra­te­gia pa­re­ce exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que se ne­ce­si­ta aho­ra mis­mo. ¿Más ca­sino glo­bal jun­to a es­pi­ra­les pro­tec­cio­nis­tas? Di­fí­cil ima­gi­nar una com­bi­na­ción peor.

| TORU HANAI

Las po­lí­ti­cas de Trump po­drían desatar una nue­va eta­pa en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.