Las em­pre­sas ga­lle­gas bus­can nue­vos mer­ca­dos pa­ra ex­por­tar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - G. L.

An­te la sa­tu­ra­ción de los des­ti­nos clá­si­cos, ex­plo­ran opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio en paí­ses me­nos ma­du­ros Aun­que Amé­ri­ca La­ti­na es la op­ción na­tu­ral pa­ra di­ver­si­fi­car, ca­da vez más com­pa­ñías mi­ran ha­cia Áfri­ca y Asia «Hay que ser pa­cien­tes, sem­brar y es­pe­rar», dicen los téc­ni­cos so­bre la aper­tu­ra de nue­vos des­ti­nos

En ese nue­vo or­den eco­nó­mi­co mun­dial que emer­ge, ace­le­ra­do aho­ra por las po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas en Es­ta­dos Uni­dos, to­do apun­ta a que el pa­pel de Es­pa­ña se­rá ca­da vez más se­cun­da­rio. Un es­tu­dio de la con­sul­to­ra PwC, pu­bli­ca­do es­ta mis­ma se­ma­na, ase­gu­ra que la eco­no­mía es­pa­ño­la, ac­tual­men­te la de­ci­mo­sex­ta ma­yor del pla­ne­ta, ha­brá caí­do diez pues­tos de aquí al año 2050.

Un pro­ce­so de pér­di­da de in­fluen­cia que res­pon­de al au­ge de las eco­no­mías emergentes, que den­tro de ape­nas trein­ta años ocu­pa­rán sie­te de las diez pri­me­ras po­si­cio­nes del rán­king mun­dial: Chi­na y la In­dia ha­brán ade­lan­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos co­mo gran­des po­ten­cias eco­nó­mi­cas, mien­tras In­do­ne­sia, Bra­sil, Ru­sia, Mé­xi­co y Tur­quía se afian­zan tam­bién en un top ten en el que so­lo se man­ten­drán, pe­ro en pues­tos mu­cho más ba­jos que las ac­tua­les, Ale­ma­nia y Reino Uni­do.

Ca­mi­na­mos ha­cia una eco­no­mía más mul­ti­po­lar y, ya sea por con­vic­ción o ne­ce­si­dad, las em­pre­sas pa­re­cen ha­ber adap­ta­do sus es­tra­te­gias de in­ter­na­cio­na­li­za­ción ha­cia ese nue­vo es­ce­na­rio que di­bu­jan to­dos los es­tu­dios de pers­pec­ti­vas. De he­cho, si mi­ra­mos el ca­so de Ga­li­cia, se pue­de ob­ser­var que los mer­ca­dos con más pu­jan­za en los úl­ti­mos años no son ya los des­ti­nos clá­si­cos de las ex­por­ta­cio­nes, co­mo Fran­cia, Por­tu­gal o Ita­lia (que si­guen en­ca­be­zan­do los rán­kings por vo­lu­men de in­ter­cam­bios), sino que se mar­can nue­vos ob­je­ti­vos, tan­to den­tro de la Unión Eu­ro­pea, co­mo en Amé­ri­ca La­ti­na y Asia, prin­ci­pal­men­te. De he­cho, aun­que pue­da pa­re­cer sor­pren­den­te, el país ha­cia el que más re­pun­tó la ex­por­ta­ción ga­lle­ga el año pa­sa­do (con da­tos has­ta no­viem­bre, ya que los de cie­rre de año se ha­rán pú­bli­cos es­ta se­ma­na que en­tra) es Bél­gi­ca, con in­ter­cam­bios por va­lor de 618 mi­llo­nes de eu­ros, el do­ble que en el mis­mo pe­río­do del 2015. Le si­guen, en el rán­king de mer­ca­dos más ac­ti­vos pa­ra la ex­por­ta­ción ga­lle­ga, la Re­pú­bli­ca Che­ca, Mé­xi­co, Mal­ta y Es­lo­va­quia.

De acuer­do a la ex­pli­ca­ción que dan des­de la Con­se­lle­ría de Eco­no­mía, el au­ge de las ven­tas ga­lle­gas en Bél­gi­ca hay que atri­buír­se­lo al sec­tor del au­to­mó­vil que, jun­to al tex­til, su­po­ne ca­si la mi­tad de las ven­tas en el ex­tran­je­ro y que tam­bién mejora sus­tan­cial­men­te sus ven­tas en otros mer­ca­dos co­mo Aus­tria, Re­pú­bli­ca Che­ca o Ale­ma­nia. Sin em­bar­go, en el ca­so de Mé­xi­co, el es­ti­rón se debe al buen ha­cer del sec­tor na­val, cu­yas ven­tas al país ame­ri­cano se mul­ti­pli­can ca­si por cua­tro, al pa­sar de 44 a 169 mi­llo­nes de eu­ros.

¿HA­CIA DÓN­DE MI­RA­MOS?

Fue­ra de la Unión Eu­ro­pea y, es­pe­cial­men­te de la zo­na eu­ro, que ofre­cen una evi­den­te ven­ta­ja pa­ra las ex­por­ta­cio­nes, tan­to por la li­ber­tad en el mo­vi­mien­to de mer­can­cías co­mo por la mo­ne­da única, La­ti­noa­mé­ri­ca es el des­tino favorito de las em­pre­sas ex­por­ta­do­ras ga­lle­gas que bus­can nue­vos mer­ca­dos, co­mo ex­pli­ca Odi­le Luei­ro, je­fa de ser­vi­cios de pro­mo­ción de co­mer­cio ex­te­rior de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de A Co­ru­ña: «Son mer­ca­dos que se con­si­de­ran más fá­ci­les y ac­ce­si­bles y tam­bién in­flu­ye el te­ma del idio­ma y de la idio­sin­cra­sia del país. Las em­pre­sas ga­lle­gas se sien­ten más iden­ti­fi­ca­das con esos paí­ses que con los de Áfri­ca y Asia».

Luei­ro apun­ta que son las em­pre­sas que ya tie­nen ex­pe­rien­cia ex­por­ta­do­ra las que apues­tan por di­ver­si­fi­car sus mer­ca­dos y ahí es cuan­do mi­ran ha­cia otros con­ti­nen­tes. «Las em­pre­sas ali­men­ta­rias (pes­ca­dos con­ge­la­dos y con­ser­vas, vino, etc.) y las de ma­te­ria­les de cons­truc­ción (ma­de­ra, gra­ni­to...) son las más di­ná­mi­cas en des­ti­nos de Áfri­ca y Asia, pe­ro po­de­mos encontrar ca­sos ais­la­dos en otros sec­to­res», di­ce la ex­per­ta. So­bre paí­ses con­cre­tos, ase­gu­ra que des­pués del bum de An­go­la, que atra­jo mu­cho interés co­mer­cial tras el fin de su gue­rra ci­vil en el año 2000 (aho­ra en­fria­do por el des­plo­me del pe­tró­leo y los pro­ble­mas en los pa­gos), la aten­ción se ha des­via­do a otros mer­ca­dos, co­mo Su­dá­fri­ca, Mo­zam­bi­que, Ni­ge­ria, Ke­nia o Etio­pía, uno de los des­ti­nos más en au­ge.

Eso sí, cuen­ta que el pro­ce­so pa­ra asen­tar­se es di­fí­cil, tan­to por la po­ca es­pe­cia­li­za­ción de los ca­na­les de dis­tri­bu­ción co­mo por los con­tro­les y las ba­rre­ras idio­má­ti­cas y cul­tu­ra­les. «Hay que ser pa­cien­tes, sem­brar y es­pe­rar. Los clien­tes afri­ca­nos son muy agra­de­ci­dos una vez que rea­li­zan la pri­me­ra com­pra y les fue bien», ex­pli­ca.

Un re­la­to si­mi­lar al que ofre­ce Xoán Mar­tí­nez, di­rec­tor ge­ne­ral de Ka­lei­do Lo­gis­tics, una em­pre­sa de ser­vi­cios lo­gís­ti­cos que, ade­más de en Es­pa­ña, tie­ne ofi­ci­nas en Chi­na, la In­dia, Su­dá­fri­ca, An­go­la (don­de aho­ra es­tán in­vir­tien­do 1,4 mi­llo­nes en el desa­rro­llo de nue­vos cen­tros lo­gís­ti­cos), Bra­sil, Mé­xi­co, Ma­rrue­cos y Por­tu­gal. En su ca­so, la ex­pan­sión se reali­zó si­guien­do los pa­sos de sus clien­tes, pa­ra po­der cu­brir sus ne­ce­si­da­des en los mer­ca­dos en los que ope­ran y, aun­que re­co­no­cen que en­trar es­tos mer­ca­dos emergentes no es sen­ci­llo, en ellos aún es po­si­ble im­plan­tar­se «y ser un ju­ga­dor re­le­van­te», al­go que es ca­si im­po­si­ble en des­ti­nos más ma­du­ros, con mu­cha más com­pe­ten­cia. «No son fá­ci­les, pe­ro no es­tán sa­tu­ra­dos», re­su­me, al tiem­po que ex­pli­ca que las ma­yo­res ba­rre­ras que se han en­con­tra­do son cul­tu­ra­les, por lo que apues­tan por con­tra­tar per­so­nal del país pa­ra fa­ci­li­tar su desa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.