Fies­ta y tra­ba­jo, to­do a la vez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Juan Car­los Mar­tí­nez

Ya es­tá ahí el car­na­val, des­plie­gue de co­lo­res y de mú­si­cas que pre­ten­de con­tra­rres­tar las bo­rras­cas, los fríos, los días cor­tos y gri­ses y ha­cer de heraldo de la pri­ma­ve­ra, que em­pe­za­mos a vis­lum­brar en el ama­ri­llo de los to­xos y las mi­mo­sas. Nos lan­za­mos al car­na­val en ma­sa, pa­ra dis­gus­to de cua­tro ce­ni­zos que si­guen pen­san­do aque­llo de «me­nos sam­ba e máis tra­ba­llar». A es­tas men­tes es­tre­chas hay que re­co­men­dar­les que va­yan co­gien­do el rit­mo, por­que re­sul­ta que el car­na­val, apar­te de traer en­chen­tes y am­bi­güe­da­des, tam­bién ani­ma las eco­no­mías.

Ha apa­re­ci­do ya al­gún es­tu­dio so­bre las pre­vi­sio­nes de ven­tas de dis­fra­ces: en el mer­ca­do on­li­ne, van a au­men­tar es­te año na­da me­nos que un 21 % so­bre las del en­troi­do pa­sa­do. En los pró­xi­mos días ve­re­mos más pre­vi­sio­nes de re­ani­ma­ción del mer­ca­do: ga­nan los ba­res, las tien­das que aún que­dan de te­las y de re­ta­les, las or­ques­tas que ani­man los bai­les de dis­fra­ces y los res­tau­ran­tes es­pe­cia­li­za­dos en el exu­be­ran­te cocido. Ha­bría que vi­gi­lar el cen­so ga­na­de­ro pa­ra ver en qué me­di­da se hun­de es­te fin de mes la ca­ba­ña por­ci­na — ese mi­llón de por­qui­ños que aún vi­ven en Ga­li­cia— en la mis­ma pro­por­ción en que re­flo­ta el bol­si­llo de los car­ni­ce­ros. En car­na­val nos lan­za­mos al cocido co­mo si fue­ra a ve­nir la Cua­res­ma por or­den gu­ber­na­ti­va, co­mo an­tes, y fue­ran a ce­rrar los McDo­nald’s y las chu­rras­que­rías to­dos los vier­nes de aquí a me­dia­dos de abril.

So­mos una po­ten­cia tu­rís­ti­ca en po­ten­cia y, por tan­to, de­be­ría­mos pro­cu­rar siempre di­ver­sio­nes pa­ra que los vi­si­tan­tes lo pa­sen bien y re­gre­sen pa­ra es­tan­cias ca­da vez más lar­gas y en cualquier épo­ca del año. Hay que en­la­zar el car­na­val con la Se­ma­na San­ta sin tan­tas se­ma­nas co­rrien­tes por el me­dio. Y po­ten­ciar los maios, esa ce­le­bra­ción tan bo­ni­ta en que los niños ha­cen mu­ñe­cos y cru­ces con ra­mas ver­des. Y al­go ha­brá que in­ven­tar pa­ra an­tes del San Juan, que de­be­ría du­rar una se­ma­na. Así son nues­tras pa­ra­do­jas: pa­ra que ha­ya más tra­ba­jo va­mos a te­ner que es­tar ca­si siempre de fies­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.