Un blog en el que obli­ga­ron a los usua­rios a cer­ti­fi­car su iden­ti­dad, el ger­men de la idea

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

Le­gal­pin na­ció ca­si de una ca­sua­li­dad. La em­pre­sa de Mei­zo­so ges­tio­na­ba el blog de un per­so­na­je co­no­ci­do al que con inusi­ta­da fre­cuen­cia ac­ce­dían trolls y per­so­na­jes con áni­mo de in­sul­tar. En mu­chas oca­sio­nes, se tra­ta­ba de la mis­ma per­so­na con has­ta cin­co cuen­tas dis­tin­tas. Lle­gó un mo­men­to en que de­ci­die­ron po­ner co­to a aque­lla si­tua­ción y obli­ga­ron a los usua­rios a acre­di­tar su iden­ti­dad. «De­ci­di­mos exi­gir un DNI es­ca­nea­do y cuál fue nues­tra sor­pre­sa cuan­do el pri­mer fin de se­ma­na re­ci­bi­mos 4.500 de per­so­nas que es­ta­ban dis­pues­tas a cer­ti­fi­car quié­nes eran pa­ra par­ti­ci­par en el fo­ro. Aque­llo fue el ger­men de es­ta idea».

Y es que Le­gal­pin per­mi­te acre­di­tar que to­das las per­so­nas o em­pre­sas son quie­nes dicen ser, sin los pro­ble­mas que ge­ne­ra el ano­ni­ma­to en la Red, co­mo la su­plan­ta­ción de iden­ti­da­des, es­ta­fas, in­sul­tos... El úl­ti­mo In­for­me Nor­ton so­bre Ci­ber­se­gu­ri­dad, sin ir más le­jos, iden­ti­fi­ca­ba el phi­sing (la fal­si­fi­ca­ción de webs o co­rreos elec­tró­ni­cos) co­mo el ries­go ci­ber­né­ti­co de ma­yor cre­ci­mien­to, un pro­ble­ma que ge­ne­ra pér­di­das en las em­pre­sas de cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res ca­da año.

La pla­ta­for­ma na­ci­da en Vigo neu­tra­li­za es­tos pro­ble­mas y ge­ne­ra con­fian­za en las ope­ra­cio­nes que se rea­li­zan a tra­vés de In­ter­net, una de­ri­va­da es­ta es­pe­cial­men­te crí­ti­ca pa­ra las webs de eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va (léa­se Wa­lla­pop, Blab­laCar...), don­de la cer­ti­fi­ca­ción de la iden­ti­dad de los usua­rios re­sul­ta un ele­men­to que apor­ta va­lor aña­di­do a su ope­ra­ti­va dia­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.