LA AE­RO­NÁU­TI­CA GA­LLE­GA EN­TRA EN PIS­TA

LOS EX­PER­TOS CREEN QUE EL SEC­TOR AEROESPACIAL PUE­DE IM­PLI­CAR PA­RA LA CO­MU­NI­DAD LO QUE CI­TROËN SU­PU­SO EN SU DÍA: EL GER­MEN DE UNA IN­DUS­TRIA ES­TRA­TÉ­GI­CA. POR EL MO­MEN­TO FAC­TU­RA 122 MI­LLO­NES AL AÑO, PE­RO YA HAY SE­ÑA­LES ES­PE­RAN­ZA­DO­RAS: CUA­REN­TA EM­PRE­SAS EN AC

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - María Ce­drón

El han­gar que Luft­han­sa Tec­nick tie­ne en Mú­nich ama­ne­ció uno de los pri­me­ros días de es­te mes más lus­tro­so de lo ha­bi­tual. La com­pa­ñía aé­rea ale­ma­na ha­bía pre­pa­ra­do la ins­ta­la­ción pa­ra pre­sen­tar su nue­va flo­ta de avio­nes Airbus 350-900, que sus­ti­tu­yen al Airbus 340-600. Una se­ma­na des­pués del fas­tuo­so ac­to, las diez na­ves es­ta­ban lis­tas pa­ra em­pren­der el vue­lo y cu­brir las ru­tas a Nue­va Del­hi y Bos­ton. La re­no­va­ción de su flo­ta es una pe­que­ña mues­ca que mar­ca el au­ge de un sec­tor que el año pa­sa­do ba­tió un ré­cord en trá­fi­co aé­reo al re­gis­trar a ni­vel mun­dial más de 3.700 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros, un 6,3 % más que el año an­te­rior, se­gún los da­tos de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Trans­por­te Aé­reo (IATA), que aglu­ti­na el 83 % del trá­fi­co mun­dial. La ci­fra ab­so­lu­ta equi­va­le a la mi­tad de la po­bla­ción del pla­ne­ta.

Ese vue­lo es el que no de­be per­der Ga­li­cia por­que, co­mo ex­pli­ca el di­rec­tor del Gru­po de Me­cá­ni­ca de Es­truc­tu­ras de la Es­cue­la de In­ge­nie­ros de Ca­mi­nos de la Uni­ver­si­da­de de A Co­ru­ña (UDC), San­tia­go Her­nán­dez, «el sec­tor aeroespacial pue­de im­pli­car pa­ra la in­dus­tria en Ga­li­cia lo mis­mo que su­pu­so en su día la lle­ga­da de Ci­troën».

De mo­men­to, la co­mu­ni­dad ha en­tra­do en pis­ta. «En el te­rreno de la cons­truc­ción de ae­ro­es­truc­tu­ras y uti­lla­jes, fa­bri­ca­mos pie­zas pa­ra Airbus, Boeing, Bom­bar­dier o la bra­si­le­ña Em­braer, que abrió ha­ce unos años una plan­ta de en­sam­bla­je en Évo­ra (Por­tu­gal)», re­pa­sa el pre­si­den­te del Con­sor­cio Ae­ro­náu­ti­co Ga­lle­go, En­ri­que Ma­llón. En el 2016, se­gún los da­tos que ma­ne­ja la Aso­cia­ción de In­dus­tria­les Me­ta­lúr­gi­cos, el sec­tor fac­tu­ró 122 mi­llo­nes de eu­ros, un 7 % más que el año an­te­rior. Las cer­ca de cua­ren­ta em­pre­sas de­di­ca­das al sec­tor en Ga­li­cia (Coa­sa, Utin­gal, Del­ta Vi­go, Ude­ga o Lad­des Works son al­gu­nas de las más des­ta­ca­das) em­plean de for­ma di­rec­ta a 1.100 tra­ba­ja­do­res, un 10 % más que en el 2015. Ade­más, co­mo aña­de Ma­llón, «la in­ver­sión pri­va­da en el sec­tor du­ran­te los úl­ti­mos tres años su­peró los cien mi­llo­nes de eu­ros, al­go que es muy importante».

Y es que el mis­mo ele­va­dor o ti­món de pro­fun­di­dad que ha per­mi­ti­do to­mar al­tu­ra a los avio­nes de Luft­han­sa es­tre­na­dos con gran­des fas­tos es­te mes, se fa­bri­ca des­de el año pa­sa­do en la em­pre­sa de com­po­nen­tes ae­ro­náu­ti­cos Coa­sa, del gru­po Aern­no­va, en el po­lí­gono ou­ren­sano de San Ci­brao das Vi­ñas. «Fa­bri­ca­mos com­po­nen­tes pa­ra los ele­va­do­res del Airbus A350 di­rec­ta­men­te pa­ra el Ma­nu­fac­tu­ring Cen­ter que Airbus tie­ne en Chi­na. Aern­no­va y por lo tan­to Coa­sa, somos tier one (pro­vee­do­res de pri­me­ra lí­nea) de pie­zas en ma­te­ria­les com­pues­tos, de fi­bra de car­bono, de Airbus. Cons­trui­mos pa­ra ellos unas 400 re­fe­ren­cias, que van des­ti­na­das a di­fe­ren­tes par­tes de los avio­nes : ele­va­do­res, es­ta­bi­li­za­do­res, par­tes del mo­tor... Es­tas son en­via­das di­rec­ta­men­te a sus plan­tas de mon­ta­je tan­to en Es­pa­ña co­mo en el ex­tran­je­ro», ex­pli­ca Ya­go Fon­tán, el di­rec­tor ge­ren­te de Coa­sa.

Pe­ro no so­lo eso. Par­te del se­cre­to de có­mo esas na­ves han lo­gra­do aho­rrar un 25 % en el con­su­mo de que­ro­seno, lo cus­to­dia en A Co­ru­ña el equi­po di­ri­gi­do por San­tia­go Her­nán­dez. De­di­ca­dos a la op­ti­mi­za­ción de es­truc­tu­ras (bús­que­da de ma­te­ria­les com­pues­tos más li­ge­ros que per­mi­tan aho­rrar cos­tes), co­men­za­ron a vo­lar en el 2003 aga­rra­dos al ala del Airbus 380 y, des­de en­ton­ces, no han de­ja­do de en­la­zar con­tra­tos. Han tra­ba­ja­do has­ta con la NASA.

«Somos las cal­cu­la­do­ras de Airbus, con quien te­ne­mos 26 con­tra­tos», bro­mea ese pro­fe­sor alu­dien­do a la pe­lí­cu­la Figuras Ocultas, que ho­me­na­jea a las tres cien­tí­fi­cas afro­ame­ri­ca­nas cu­yo tra­ba­jo fue fun­da­men­tal pa­ra que Es­ta­dos Uni­dos lo­gra­ra po­ner en ór­bi­ta en 1962 al as­tro­nau­ta John Glenn en la cáp­su­la Friends­hip 7.

«En avia­ción prác­ti­ca­men­te to­do es­tá ba­sa­do en cálcu­los. Tra­ba­ja­mos con ma­te­ria­les com­pues­tos con fi­bra de car­bono. La idea es lo­grar una es­truc­tu­ra más li­ge­ra ca­paz de so­por­tar las mis­mas car­gas. Ha­cer que un avión pe­se 200 ki­los me­nos su­po­ne, por ejem­plo, gas­tar me­nos com­bus­ti­ble o po­der me­ter dos pa­sa­je­ros más. Ese ti­po de cálcu­los son los que im­por­tan a las com­pa­ñías por­que to­do lo ba­san en el ren­di­mien­to que ofre­ce la es­truc­tu­ra», ex­pli­ca. Los en­sa­yos con pro­to­ti­pos rea­li­za­dos a par­tir de los cálcu­los que ha­ce su gru­po de in­ves­ti­ga­ción, com­pues­to por vein­te per­so­nas, se ha­cen en los dos tú­ne­les de viento que hay en la UDC. El se­gun­do es el ma­yor cons­trui­do en Es­pa­ña. «El ser ca­pa­ces de ha­cer prue­bas con una ve­lo­ci­dad de viento de 90 ki­ló­me­tros por ho­ra nos per­mi­te emu­lar las con­di­cio­nes a las que se ex­po­ne un avión que vue­la a más de 1.000 ki­ló­me­tros por ho­ra, más de la

ve­lo­ci­dad me­dia de cru­ce­ro de un vue­lo co­mer­cial nor­mal», aña­de.

El ca­mino re­co­rri­do pa­ra lle­gar has­ta ahí fue lar­go. To­do em­pe­zó con una es­tan­cia de un año en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, en 1989. «Allí fue don­de tu­ve el pri­mer con­tac­to con el sec­tor ae­ro­náu­ti­co», re­cuer­da el pro­fe­sor Her­nán­dez. Ese mun­do lo se­du­jo tan­to que, al re­gre­sar, dio un gi­ro de ti­món a su la­bor in­ves­ti­ga­do­ra y se pu­so al ser­vi­cio de la ae­ro­náu­ti­ca. «En el 2003 nos pre­sen­ta­mos en la cen­tral de Airbus en Getafe. Plan­tea­mos lo que sa­bía­mos ha­cer. Sa­li­mos de allí con un pro­yec­to pa­ra el ala del Airbus 380. Des­de en­ton­ces he­mos es­ta­do en­la­zan­do con­tra­tos», ex­pli­ca. Pue­de que el ini­cio de su ya lar­ga co­la­bo­ra­ción fue­ra un gol­pe de suer­te, pe­ro Her­nán­dez cree que la suer­te «tam­bién hay que bus­car­la».

Fue lo que hi­zo Coa­sa, la úni­ca em­pre­sa ga­lle­ga que rea­li­za to­do el pro­ce­so de fa­bri­ca­do de las pie­zas que le en­car­gan Airbus o Em­braer. Pe­se a ha­ber echa­do a vo­lar so­lo cua­tro días an­tes del aten­ta­do con­tra las To­rres Ge­me­las, el peor mo­men­to vi­vi­do en la historia de la avia­ción, y tras ha­ber su­pe­ra­do un par de pe­que­ñas tur­bu­len­cias, aho­ra pla­nea con el viento a fa­vor. «Echa­mos a ro­dar con una plan­ti­lla de 64 per­so­nas. No te­nían ex­pe­rien­cia a la ho­ra de tra­ba­jar con los ma­te­ria­les com­pues­tos con fi­bra de car­bono. Tu­vi­mos que ha­cer una fuer­te la­bor de for­ma­ción in­ter­na. A eso hay que su­mar que, en el 2001, cuan­do em­pe­za­mos a tra­ba­jar pa­ra Em­braer y Airbus, no en­con­trá­ba­mos tra­ba­ja­do­res. Era el bum de la cons­truc­ción. Los jó­ve­nes pre­fe­rían un pues­to ahí que ve­nir a una fac­to­ría don­de el ni­vel de exi­gen­cia re­sul­ta mu­cho ma­yor que en una obra, da­do to­do lo que te­ne­mos en­tre ma­nos. Aho­ra somos 394 tra­ba­ja­do­res aquí en Ou­ren­se. Ha­ce­mos des­de pie­zas muy pe­que­ñas a otras de 14 me­tros. En­tre ellas, las puer­tas del tren de ate­rri­za­je de los Airbus 330 y 340. Lo­grar ese con­tra­to en el 2007 fue un im­pul­so por­que nos co­lo­có en el pa­no­ra­ma ae­ro­náu­ti­co mun­dial. An­tes se ha­cían en Aus­tra­lia y has­ta Mel­bour­ne fui­mos pa­ra apren­der», cuen­ta con or­gu­llo Fon­tán.

¿Qué ha­ría fal­ta aho­ra al sec­tor pa­ra to­mar al­tu­ra? Fon­tán lo tie­ne cla­ro: «Una apues­ta de­ci­di­da de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra ins­ta­lar en Ga­li­cia una plan­ta de mon­ta­je co­mo la de Airbus en Se­vi­lla o la de Em­braer en Évo­ra, ade­más de ani­mar a los em­pren­de­do­res».

«En el 2001 no en­con­trá­ba­mos tra­ba­ja­do­res. Los jó­ve­nes pre­fe­rían un pues­to en la cons­truc­ción»

JUAN. S. G

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

PE­DI­DOS QUE VAN DI­REC­TA­MEN­TE A CHI­NA. La ima­gen su­pe­rior muestra el tra­ba­jo que rea­li­zan en la ins­ta­la­ción que Coa­sa tie­ne en San Ci­brao. Los ele­va­do­res del Airbus A350 que fa­bri­can ahí son en­via­dos di­rec­ta­men­te a Chi­na. A la de­re­cha, En­ri­que Mi­llán (fo­to su­pe­rior) y Ya­go Fon­tán (ima­gen in­fe­rior)

COA­SA

XOÁN CAR­LOS GIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.