DOS ES­PA­CIOS, EL CO­RA­ZÓN VIR­TUAL DE LAS CA­SAS RO­NALD MCDO­NALD

Una em­pre­sa de Vi­la­gar­cía ha desa­rro­lla­do el por­tal de la fun­da­ción in­fan­til en Es­pa­ña El co­mer­cio elec­tró­ni­co a me­di­da es su en­se­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ser­xio Gon­zá­lez

Diez años des­pués de su cons­ti­tu­ción, en Vi­la­gar­cía de Arou­sa, Dos Es­pa­cios es­tá a pun­to de du­pli­car su equi­po de tra­ba­jo pa­ra con­so­li­dar una plan­ti­lla de vein­te per­so­nas y po­ner en mar­cha una se­gun­da se­de ope­ra­ti­va. Con una car­te­ra de clien­tes que abar­ca to­do el nor­te de la Pe­nín­su­la y ofi­ci­nas co­mer­cia­les en Bar­ce­lo­na y León, su dé­ci­mo aniver­sa­rio apun­ta a una fac­tu­ra­ción de 800.000 eu­ros. «Po­dría­mos de­cir que somos una em­pre­sa de desa­rro­llo web es­pe­cia­li­za­da en co­mer­cio elec­tró­ni­co, pe­ro lo que nos gus­ta trans­mi­tir es que somos mu­cho más que eso; en nues­tro día a día ha­ce­mos mucha in­te­gra­ción de sis­te­mas, al­go que no es fá­cil de en­con­trar, ya no so­lo en Ga­li­cia, sino tam­po­co en el res­to del Nor­te», ex­pli­ca Te­re­sa Bria­nes, so­cia fun­da­do­ra de la com­pa­ñía jun­to a su ma­ri­do, San­tia­go Paz.

Na­da de plan­ti­llas ni de soft­wa­re es­tán­dar. Cons­cien­tes de que, en mu­chas oca­sio­nes, el desa­rro­llo en lí­nea de un ne­go­cio cons­ti­tu­ye po­co me­nos que un enig­ma pa­ra sus po­ten­cia­les clien­tes, los res­pon­sa­bles de Dos Es­pa­cios desa­rro­llan sus pro­pios sis­te­mas pa­ra ajus­tar­los co­mo un guan­te a las ne­ce­si­da­des de ca­da uno de ellos. «Com­pren­de­mos —sub­ra­ya San­tia­go— que ca­da ne­go­cio tie­ne su pe­cu­lia­ri­dad y su for­ma de en­fo­car­se en el mer­ca­do, le es­cu­cha­mos y ana­li­za­mos qué fun­cio­na­li­da­des ne­ce­si­ta­rá en su web; de­trás de su pro­yec­to ha­brá per­so­nas que sa­ben qué ini­cia­ti­vas le con­vie­nen».

El di­se­ño de una bo­ni­ta tien­da vir­tual es so­lo un pa­so, al que se aña­den so­lu­cio­nes en ma­te­ria de me­dios de pa­go, lo­gís­ti­ca o ex­por­ta­ción a mar­ket­pla­ces. Sir­va co­mo ejem­plo su aso­cia­ción con MRW y Pay Pal. En cuan­to a se­gu­ri­dad, la em­pre­sa dis­po­ne de una red y unos ser­vi­do­res pro­pios, no en al­qui­ler, ins­ta­la­dos en el Da­ta Cen­ter de R, en A Co­ru­ña.

EL EJEM­PLO DE CASH RE­CORD

Su fle­xi­bi­li­dad y su vocación in­te­gra­do­ra le han pro­por­cio­na­do una des­ta­ca­da nó­mi­na de clien­tes a la fir­ma arou­sa­na. Ro­ber­to Ve­rino, Au­to­ca­res Rías Bai­xas, Iber­con­sa o ejem­plos de co­mer­cio tra­di­cio­nal que triun­fan en el uni­ver­so vir­tual, co­mo Za­pa­te­rías 100 Pies, fi­gu­ran en ella. Uno de sus gran­des y com­ple­jos retos ha si­do el desa­rro­llo del por­tal de com­pra en lí­nea de Cash Re­cord, la ca­de­na de au­to­ser­vi­cios ma­yo­ris­tas de Ve­gal­sa. Exis­te, con to­do, un pro­yec­to que mar­ca di­fe­ren­cias: su tra­ba­jo con Ro­nald, la fun­da­ción in­fan­til vin­cu­la­da a la mul­ti­na­cio­nal nor­te­ame­ri­ca­na McDo­nald’s.

«Es­te es uno de esos pro­yec­tos que de ver­dad lle­gan a emo­cio­nar­te», re­co­no­ce San­tia­go. La en­ti­dad, que ca­re­ce de áni­mo de lu­cro, sos­tie­ne las ca­sas Ro­nald McDo­nald, una se­rie de ho­ga­res idea­dos pa­ra que las fa­mi­lias de ni­ños aque­ja­dos de en­fer­me­da­des de lar­ga du­ra­ción pue­dan alo­jar­se, de for­ma gra­tui­ta, en las pro­xi­mi­da­des de los hos­pi­ta­les en los que re­ci­ben tra­ta­mien­to. De mo­men­to fun­cio­nan cua­tro en Es­pa­ña, en Bar­ce­lo­na, Ma­drid, Va­len­cia y Má­la­ga. Des­de el 2002 han aten­di­do a 1.900 fa­mi­lias, aho­rrán­do­les, en su con­jun­to, un gas­to anual cer­cano al mi­llón de eu­ros. La pro­pia cen­tral de Chica­go ha pues­to el di­se­ño de sus por­ta­les web co­mo ejem­plo pa­ra el res­to del gru­po. Y ahí es­tá la mano de Dos Es­pa­cios. De al­gu­na for­ma, el co­ra­zón vir­tual de la fun­da­ción.

| MAR­TI­NA MISER

San­tia­go Paz y Te­re­sa Bria­nes, so­cios fun­da­do­res de Dos Es­pa­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.