Vi­ve­ros de in­ge­nie­ros pa­ra ali­men­tar a la in­dus­tria

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - María Ce­drón

El Grao de En­xe­ñe­ría Aeroespacial echó a vo­lar es­te cur­so en el cam­pus de Ou­ren­se pa­ra aten­der la de­man­da de la in­dus­tria La em­plea­bi­li­dad en el sec­tor es del 100 % pa­ra las mu­je­res y del 96 % pa­ra los hom­bres

A Fer­nan­do Cid le ha­bría gus­ta­do ser mé­di­co, pe­ro un día vio en la A-52 un ca­mión que avan­za­ba a pa­so len­to trans­por­tan­do una de las puer­tas del tren de ate­rri­za­je del Airbus 340 y em­pe­zó a ba­ra­jar otras al­ter­na­ti­vas. El sec­tor aeroespacial comenzó a lla­mar­le la aten­ción. Y re­sul­tó que aque­lla pie­za se ha­cía a po­cos ki­ló­me­tros de su ca­sa, en Ou­ren­se, y jus­to ahí, en el cam­pus de la ciudad de As Bur­gas, comenzó es­te año el Grao de En­xe­ñe­ría Aeroespacial de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go. Tie­ne me­dio cen­te­nar de com­pa­ñe­ros.

La me­di­ci­na y la ae­ro­náu­ti­ca son dis­ci­pli­nas muy dis­tin­tas, pe­ro en el fon­do no hay mucha di­fe­ren­cia en­tre ellas. La cons­truc­ción de un avión (so­lo una pe­que­ña par­te de lo que se pue­de ha­cer en es­te campo) re­quie­re una com­bi­na­ción me­ticu­losa de de­ce­nas de las pie­zas que com­po­nen el fu­se­la­je, el mo­rro, las alas, la co­la o el tren de ate­rri­za­je. En­sam­blar un sec­tor co­mo el aeroespacial re­quie­re esa mis­ma pre­ci­sión qui­rúr­gi­ca. «Ga­li­cia te­nía in­ves­ti­ga­do­res, pro­fe­so­res ca­pa­ces de trans­mi­tir lo que sa­bían ha­cer y una in­dus­tria me­ta­lúr­gi­ca in­tere­sa­da en con­so­li­dar su hue­co en el seg­men­to de la ae­ro­náu­ti­ca. Es­ta es una ti­tu­la­ción pa­ra dar res­pues­ta a la in­dus­tria», in­di­ca Arno For­me­lla, pro­fe­sor de in­for­má­ti­ca del Gru­po Aeroespacial de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go y aho­ra di­rec­tor del re­cién inau­gu­ra­do gra­do. Y es que del mis­mo mo­do que la cons­truc­ción de un avión re­quie­re de tor­ni­llos ca­pa­ces de so­por­tar es­truc­tu­ras que pe­san más que el viento y que han de na­ve­gar du­ran­te mi­les de mi­llas, la co­mu­ni­dad pre­ci­sa­ba in­ge­nie­ros ca­pa­ces de dar so­por­te pa­ra apun­ta­lar el fu­tu­ro del sec­tor. El gra­do es una vía. Otra es el Mas­ter de In­ge­nie­ría de Es­truc­tu­ras y Ma­te­ria­les Ae­roes­pa­cia­les de la Uni­ver­si­da­de de A Co­ru­ña, don­de da cla­se el gru­po del pro­fe­sor San­tia­go Her­nán­dez en co­la­bo­ra­ción con pro­fe­so­res del Im­pe­rial Co­lle­ge de Lon­dres, la ESA y de Airbus. Ade­más, hay un ci­clo su­pe­rior de Man­te­ni­mien­to de Ae­ro­na­ves en el CIFP As Mer­ce­des de Lu­go.

Fer­nan­do Cid se en­ro­ló en el pro­yec­to pues­to en mar­cha es­te año en el cam­pus de Ou­ren­se pa­ra po­ner rum­bo a su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal. «El ín­di­ce de em­plea­bi­li­dad du­ran­te el año pos­te­rior a ter­mi­nar los es­tu­dios es del 100 % en el ca­so de las mu­je­res, y de un 96 % en el de los hom­bres», dice Arno For­me­lla.

La de­man­da en el sec­tor es al­ta por­que, al me­nos de mo­men­to, no hay nin­gún in­di­ca­dor que mues­tre que es­ta na­ve va­ya a es­tre­llar­se.

«Vi que era un sec­tor que te­nía bas­tan­te fu­tu­ro y, ade­más, me da­ba la al­ter­na­ti­va de po­der que­dar­me en Ou­ren­se. No lo du­dé», dice Fer­nan­do. Al igual que Sa­ra Ro­drí­guez, una com­pa­ñe­ra de au­la de Pon­te­deu­me, le gus­ta­ría tra­ba­jar en la ges­tión del trá­fi­co en un ae­ro­puer­to. «Me gus­ta­ría ser con­tro­la­do­ra, pe­ro eso...», dice.

Por­que la in­ge­nie­ría aeroespacial es un te­rri­to­rio tan am­plio co­mo el pro­pio es­pa­cio. Las pe­lí­cu­las de as­tro­nau­tas fue­ron las que en­gan­cha­ron a otro alumno, el za­mo­rano Iván Ri­vas, a es­ta ciencia. «El es­ca­so o nu­lo por­cen­ta­je de pa­ro que tie­ne el sec­tor tam­bién es otra de las co­sas por las que es­toy aquí sen­ta­do», dice es­te jo­ven sen­ta­do an­te una pi­za­rra lle­na de cálcu­los.

Que tie­ne fu­tu­ro es­tá cla­ro. Lo co­rro­bo­ra otro in­ge­nie­ro de A Co­ru­ña que tra­ba­ja en In­gla­te­rra. Ra­món Blan­co Ma­cei­ras, que desa­rro­lla modelos pa­ra pro­pul­sar sa­té­li­tes, ani­ma a em­bar­car­se en es­ta ae­ro­na­ve: «Es­ta es una in­dus­tria con una in­fi­ni­ta ca­pa­ci­dad pa­ra cre­cer. To­do de­pen­de de la tec­no­lo­gía». El gra­do de Ou­ren­se es­tá cen­tra­do en dos es­pe­cia­li­da­des que son vi­ta­les pa­ra la in­dus­tria ga­lle­ga. La pri­me­ra es Ae­ro­na­ves. La se­gun­da Ma­te­ria­les y Equipos Ae­roes­pa­cia­les. No hay na­da que no pue­de aca­bar con­ver­ti­do en reali­dad. Bas­ta con en­trar en el nuevo e im­po­lu­to des­pa­cho de For­me­lla. Allí un pe­que­ño sa­té­li­te de car­tón de­co­ra­do con ra­yo­nes de bo­lí­gra­fo azul des­can­sa so­bre uno de los apa­ra­do­res: «Es la pri­me­ra ma­que­ta del sa­té­li­te Xat­co­beo. Me ayu­dó a ha­cer­la mi hi­ja, que en el 2008, cuan­do la cons­trui­mos, te­nía dos años y me­dio», ex­pli­ca. El Xat­co­beo de­jó de ser de car­tón y en­tró en ór­bi­ta. Fue en el 2012.

«Com­pro­bé que es­to te­nía fu­tu­ro y no lo du­dé. Ade­más me da la al­ter­na­ti­va de que­dar­me en Ou­ren­se»

| SAN­TI AMIL

Arno For­me­lla, en pri­mer plano, ro­dea­do de pro­fe­so­res y alum­nos de la que se­rá la pri­me­ra pro­mo­ción del Grao de En­xe­ñe­ría Ae­ro­náu­ti­ca de Ou­ren­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.