Otra edu­ca­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - VENANCIO SALCINES Pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas

En Ro­ma, exis­tían dos con­cep­tos di­fe­ren­cia­dos: scien­tia y edu­ca­tio. El pri­me­ro, la ciencia, se es­tu­dia­ba en la aca­de­mia. El se­gun­do, la edu­ca­ción, era con­si­de­ra­do el co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra el ex­ce­len­te desa­rro­llo de la vi­da pro­fe­sio­nal y per­so­nal. Ló­gi­ca­men­te, esas ha­bi­li­da­des se es­tu­dia­ban en el ho­gar, en los pri­me­ros tra­ba­jos, en las le­gio­nes, pe­ro nun­ca se pensó que fue­ran res­pon­sa­bi­li­dad exclusiva de la aca­de­mia. En el si­glo XI, en me­dio de una gran paz que re­co­rrió Eu­ro­pa, la aris­to­cra­cia in­ter­pre­tó que el he­re­de­ro, en esos mo­men­tos al­go más que un se­ñor de la gue­rra, ten­dría que ver­se con sus igua­les pa­ra per­fec­cio­nar su edu­ca­ción. Así na­ció la uni­ver­si­dad, pri­me­ro en Bo­lo­nia y des­pués en París. Des­de esos tiem­pos he­mos ten­di­do a ha­cer dos co­sas, pri­me­ro, ob­ser­var la edu­ca­ción co­mo una pi­rá­mi­de del co­no­ci­mien­to, don­de la cús­pi­de es la uni­ver­si­dad. En se­gun­do lu­gar, des­car­gar en esa pi­rá­mi­de la edu­ca­tio ro­ma­na.

En el si­glo XIX, las aris­to­cra­cias li­be­ra­les, aje­nas a los pro­ble­mas de la so­cie­dad agra­ria y obre­ra, de­ci­die­ron crear la edu­ca­ción obli­ga­to­ria. Ex­ten­der los co­no­ci­mien­tos bá­si­cos o pri­ma­rios a to­das las ca­pas so­cia­les, ¿La ra­zón? Los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos se ha­bían so­fis­ti­ca­do. En las fá­bri­cas ya no te­nían ca­bi­da los anal­fa­be­tos. Trans­for­ma­mos el sis­te­ma edu­ca­ti­vo pa­ra po­der acom­pa­ñar al desa­rro­llo eco­nó­mi­co. A par­tir de ahí lo he­mos ido re­fi­nan­do, am­plian­do, pe­ro nun­ca he­mos he­cho al­go: desafiar la pi­rá­mi­de edu­ca­cio­nal, esa que nos in­di­ca que to­do co­no­ci­mien­to que va­ya más allá de la en­se­ñan­za ge­ne­ral ha de ter­mi­nar en la uni­ver­si­dad.

Los tiem­pos han cam­bia­do, el mun­do se mue­ve rá­pi­do, pro­ce­sos pro­duc­ti­vos que eran pun­te­ros un día, al ca­bo de cin­co es­tán ya li­te­ral­men­te ob­so­le­tos. Las so­cie­da­des no en­tien­den dón­de se han per­di­do. Los bri­tá­ni­cos cul­pan a la Unión Eu­ro­pea. Los obre­ros es­ta­dou­ni­den­ses desean pa­rar la glo­ba­li­za­ción. No com­pren­den. Han he­cho lo que les di­je­ron, es­tu­dia­ron ha­ce trein­ta años lo que les re­co­men­da­ron y hoy no tie­nen ni fá­bri­cas ni co­no­ci­mien­to. ¿Qué es­tá pa­san­do? Que la pi­rá­mi­de edu­ca­ti­va que cons­trui­mos en los se­sen­ta en Eu­ro­pa y en los ochen­ta en Es­pa­ña ya no va­le. He­mos de­ja­do de es­ca­lar, ya no es­tá ahí ni la ver­dad ni la luz. Somos na­ve­gan­tes. Sa­lir de puer­to y mo­ver­nos por los ma­res del co­no­ci­mien­to. Y co­mo to­da na­ve­ga­ción, sino desea­mos que el pa­sa­je se ma­ree he­mos de pro­cu­rar que no ha­ya tor­men­tas, es de­cir, co­no­ci­mien­to per­ma­nen­te, fle­xi­ble, ase­qui­ble y ape­te­ci­ble. Al­go que no ocu­rre en la reali­dad. Si hoy, un pre­mio no­bel de eco­no­mía desea­se dar cla­se en un ci­clo no po­dría, sal­vo que tu­vie­ra el cur­so de adap­ta­ción pe­da­gó­gi­ca, el CAP, o un más­ter en Edu­ca­ción, ¿Cree us­ted que lo tie­ne?

Siem­pre he­mos cen­tra­do los de­ba­tes de desa­rro­llo y edu­ca­ción so­bre los ma­les de la uni­ver­si­dad, pe­ro hay que ha­cer al­go más, re­de­fi­nir la edu­ca­ción pa­ra el tra­ba­jo. Es­to su­po­ne ha­blar y de mo­do intenso de tres cam­pos. Pri­me­ro, las ri­gi­de­ces de la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal, tan­to en pro­gra­mas aca­dé­mi­cos co­mo en ha­bi­li­ta­ción de do­cen­tes. El se­gun­do, los cer­ti­fi­ca­dos de pro­fe­sio­na­li­dad, un in­ten­to digno de apro­xi­mar­se al pro­ble­ma edu­ca­ti­vo pe­ro que, al me­nos en el sec­tor in­dus­trial, no po­drá triun­far sin fle­xi­bi­li­dad. El ter­ce­ro, su re­co­no­ci­mien­to den­tro del sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio. Es un es­cán­da­lo ob­ser­var có­mo la uni­ver­si­dad pú­bli­ca es­pa­ño­la nin­gu­nea a los ci­clos su­pe­rio­res, al­go que no ocu­rre en naciones más desa­rro­lla­das.

La edu­ca­ción es ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer cre­cer un país, pe­ro no to­da tie­ne la mis­ma ca­pa­ci­dad trac­to­ra, y la nues­tra, con to­da se­gu­ri­dad, es­tá las­tra­da por una es­truc­tu­ra rí­gi­da y ais­la­da de es­te mun­do.

| M. MORALEJO

Re­de­fi­nir la edu­ca­ción pa­ra el tra­ba­jo es uno de los retos que tie­ne an­te sí el sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.