«El al­ma de las bit­coin: transac­cio­nes P2P»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Luis Ca­sal

NO­VE­DAD

Co­rría el año 2008. El mun­do re­ci­bía un fuer­te gol­pe con la caí­da del sis­te­ma fi­nan­cie­ro glo­bal y una per­so­na o un gru­po de per­so­nas, ba­jo el seu­dó­ni­mo de Sa­tos­hi Na­ka­mo­to, se sa­ca­ron de la man­ga una tec­no­lo­gía, un pro­to­co­lo pa­ra el pa­go elec­tró­ni­co di­rec­to y sin in­ter­me­dia­rios ba­sa­do en la lla­ma­da crip­to­mo­ne­da bit­coin. La mo­ne­da no es­tá con­tro­la­da por nin­gún or­ga­nis­mo, es una mo­ne­da vir­tual ba­sa­da en unas nor­mas que ga­ran­ti­zan la in­te­gri­dad de los da­tos en­tre vendedor y com­pra­dor, sin pa­sos ni con­tro­les en­tre me­dias.

Bit­coin es so­lo el me­jor ejem­plo de es­te pro­to­co­lo, cu­ya apa­ri­ción ge­ne­ró una re­vo­lu­ción y que se ba­sa en la crea­ción de re­gis­tros glo­ba­les lla­ma­dos cadenas de blo­ques (block­chain), que per­mi­ten a cual­quier per­so­na en­viar di­ne­ro di­rec­ta­men­te y de for­ma se­gu­ra a otra per­so­na sin pa­sar por un ban­co, sin usar una tar­je­ta de cré­di­to o el pa­go elec­tró­ni­co co­mo Pa­yPal.

Pa­ra los gran­des de­fen­so­res de es­te pro­to­co­lo, co­mo el ex­per­to Don Taps­cott y su hi­jo Alex, coau­to­res del li­bro La re­vo­lu­ción block­chain, es­ta tec­no­lo­gía es co­mo un In­ter­net del di­ne­ro, con un có­di­go fuen­te li­bre, gratuito, que cual­quie­ra pue­de eje­cu­tar pa­ra ela­bo­rar he­rra­mien­tas de transac­ción en lí­nea. La ca­de­na de blo­ques es co­mo una ho­ja de cálcu­lo o registro que usa los da­tos de una red de transac­cio­nes en­tre igua­les pa­ra ve­ri­fi­car y apro­bar los in­ter­cam­bios. Es­tas cadenas es­tán dis­tri­bui­das por or­de­na­do­res de to­do el mun­do, ofre­ci­dos por par­ti­cu­la­res vo­lun­ta­ria­men­te, y son pú­bli­cas. Bá­si­ca­men­te fun­cio­nan co­mo el in­ter­cam­bio per to per P2P de in­for­ma­ción usa­do pa­ra dis­tri­buir fi­che­ros. Se­gún ex­pli­can los au­to­res del li­bro, el pro­to­co­lo es­tá en­crip­ta­do y las ope­ra­cio­nes se com­prue­ban ca­da po­cos mi­nu­tos.

Una transac­ción se al­ma­ce­na pues en un blo­que de in­for­ma­ción que se une al blo­que an­te­rior y de­be re­fe­rir­se a es­te. Al es­tar en­tre­la­za­dos unos con otros, na­die pue­de al­te­rar una ca­de­na de blo­ques.

Los Taps­cott no lle­gan a ex­pli­car en pro­fun­di­dad en qué con­sis­te el pro­to­co­lo, pe­ro no de­jan de de­fen­der­lo al ser una re­vo­lu­ción so­cial y eco­nó­mi­ca don­de los da­tos ya no es­ta­rán guar­da­dos en si­los, con­tro­la­dos por una úni­ca au­to­ri­dad, sino que es­ta­rán con­tro­la­dos por to­dos y a la vez por na­die.

Los au­to­res su­gie­ren nu­me­ro­sas uti­li­da­des pa­ra es­tas cadenas, co­mo el registro in­mu­ta­ble de pro­pie­da­des o su uso por ar­tis­tas y es­cri­to­res pa­ra re­ci­bir la par­te jus­ta del va­lor de su tra­ba­jo. Pe­ro tam­bién son cons­cien­tes de que to­da­vía fal­ta mu­cho pa­ra que el pro­to­co­lo se ha­ga po­pu­lar en las transac­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.