El viento que ma­tó un ae­ro­puer­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Ri­ta Ál­va­rez Tu­de­la

Las fuer­tes ra­chas im­pi­den a los avio­nes co­mer­cia­les ate­rri­zar en la fla­man­te ter­mi­nal de la is­la de San­ta Ele­na El Go­bierno bri­tá­ni­co ha gas­ta­do 330 mi­llo­nes en el pro­yec­to

El Go­bierno bri­tá­ni­co lle­va gas­ta­dos más de 330 mi­llo­nes de eu­ros en cons­truir el nuevo ae­ro­puer­to de San­ta Ele­na. Pe­ro el cos­to­so pro­yec­to pa­ra fo­men­tar el tu­ris­mo en la is­la en la que mu­rió Na­po­león se ha con­ver­ti­do en un enor­me que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra el Reino Uni­do, un digno he­re­de­ro de la frus­tra­da (e igualmente ca­ra) ter­mi­nal de Ciudad Real. En es­te ca­so, el pro­ble­ma no ra­di­ca en la in­ca­pa­ci­dad de atraer ac­ti­vi­dad que mi­na­ba la ins­ta­la­ción es­pa­ño­la, sino en un error téc­ni­co se­gu­ra­men­te más lla­ma­ti­vo: los fuer­tes vientos que rei­nan en la zo­na in­ha­bi­li­tan con fre­cuen­cia la pis­ta de ate­rri­za­je.

El ae­ro­puer­to de la is­la más po­bla­da de las co­lo­nias bri­tá­ni­cas de­bía es­tar ope­ra­ti­vo el 21 de ma­yo pa­sa­do, con una inau­gu­ra­ción por to­do lo al­to a la que asis­ti­ría el prín­ci­pe Eduardo de In­gla­te­rra. Cui­da­do con mi­mo, to­dos los ojos es­ta­ban pen­dien­tes de las obras, pues se creía que la ter­mi­nal se con­ver­ti­ría en una suer­te de mi­na de oro pa­ra im­pul­sar la eco­no­mía lo­cal. Aho­ra se ha he­cho pú­bli­co que la aper­tu­ra se ha re­tra­sa­do in­de­fi­ni­da­men­te, al des­cu­brir­se que la fuer­za del viento es tan gra­ve que los avio­nes co­mer­cia­les no pue­den ate­rri­zar.

Por el mo­men­to, el Con­se­jo Le­gis­la­ti­vo de San­ta Ele­na apro­bó una mo­ción pi­dien­do una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te, in­clu­yen­do que se cla­ri­fi­que a quién co­rres­pon­de la res­pon­sa­bi­li­dad de tal mo­nu­men­tal error. En esa lí­nea, el pre­si­den­te del co­mi­té de desa­rro­llo eco­nó­mi­co, Henry Law­son, pi­dió una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te pa­ra in­ten­tar es­cla­re­cer los he­chos. En el 2011, el en­ton­ces mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Wi­lliam Ha­gue, dio luz ver­de a que con­ti­nua­se ha­cia ade­lan­te el ae­ro­puer­to, ale­gan­do que se­ría ren­ta­ble, aun­que se con­si­de­ra­ra de al­to ries­go. «Cla­ra­men­te al­gu­nas de­ci­sio­nes no es­tu­vie­ron a la al­tu­ra, pe­ro aho­ra se tra­ta de en­con­trar una so­lu­ción», ex­pli­có una fuen­te gu­ber­na­men­tal de ma­ne­ra anó­ni­ma. Lo cier­to es que la si­tua­ción es crí­ti­ca. Un in­for­me ela­bo­ra­do por el Co­mi­té de Cuen­tas Pú­bli­cas de los Co­mu­nes en Lon­dres sos­tie­ne que el De­par­ta­men­to pa­ra el Desa­rro­llo In­ter­na­cio­nal ha fra­ca­sa­do «in­cues­tio­na­ble­men­te», pun­tua­li­zan­do: «Es asom­bro­so que no se hu­bie­se pre­vis­to y abor­da­do el impacto de las con­di­cio­nes de viento en el ate­rri­za­je de avio­nes co­mer­cia­les con se­gu­ri­dad».

La fa­ma de San­ta Ele­na ha­bía es­ta­do fo­ca­li­za­da has­ta la fe­cha en los úl­ti­mos años en la vi­da de Na­po­león, pues allí fue don­de mu­rió en 1821, cuan­do fue de­por­ta­do tras la de­rro­ta de la Gran­de Ar­mée en Wa­ter­loo, el 18 de ju­nio de 1815. El que es el más an­ti­guo de los res­tan­tes te­rri­to­rios de ul­tra­mar del Reino Uni­do tie­ne co­mo prin­ci­pal pun­to de con­tac­to con el mun­do ex­te­rior a uno de los cua­tro bu­ques de Ro­yal Mail que aún que­dan ope­ra­ti­vos, el St He­le­na, el úni­co trans­por­te sig­ni­fi­ca­ti­vo des­de la is­la.

La is­la vol­cá­ni­ca, si­tua­da en el Atlán­ti­co Sur, que­da así ais­la­da y sin un fu­tu­ro eco­nó­mi­co cla­ro. Pe­ro es que, ade­más, a los 4.000 ha­bi­tan­tes de la is­la les to­ca ha­cer fren­te a una fac­tu­ra mul­ti­mi­llo­na­ria por la cha­pu­za. Por no ha­blar de los mu­chos que se ti­ra­ron a la pis­ci­na pa­ra ha­cer in­ver­sio­nes en hoteles y res­tau­ran­tes, en ba­se a que unos 30.000 tu­ris­tas vo­la­rían ca­da año a dis­fru­tar de sus en­can­tos. La go­ber­na­do­ra de la is­la, Li­sa Phi­llips, in­sis­tió en una car­ta que su res­pon­sa­bi­li­dad en es­te pro­yec­to es me­nor. Así las co­sas, a los con­tri­bu­yen­tes del Reino Uni­do no les que­da­rá otra que se­guir pa­gan­do seis mi­llo­nes de li­bras al año pa­ra man­te­ner el bar­co en­tre San­ta Ele­na y Ciudad del Ca­bo, en Su­dá­fri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.