ATOMICO TIE­NE 725 MI­LLO­NES PARA CA­ZAR «STAR­TUPS»

El fon­do de in­ver­sión del crea­dor de Sky­pe ha sa­li­do al mer­ca­do con 725 mi­llo­nes en bus­ca de fir­mas tec­no­ló­gi­cas en las que in­ver­tir «Per­se­gui­mos ne­go­cios con un buen pro­duc­to», ase­gu­ran

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­nuel Blan­co

Atomico, el fon­do de in­ver­sión del co­fun­da­dor de Sky­pe, ha sa­li­do al mer­ca­do con 725 mi­llo­nes en bus­ca de fir­mas tec­no­ló­gi­cas con un buen pro­duc­to en las que in­ver­tir.

«El éxi­to ge­ne­ra éxi­to», sos­tie­ne Ca­ro­li­na Bro­cha­do, la res­pon­sa­ble del mer­ca­do es­pa­ñol

Cre­cer en el sal­va­je mun­do de los ne­go­cios es, en oca­sio­nes, una cues­tión de múscu­lo. Un te­rri­to­rio en el que man­da la ley del más fuer­te y en el que con­tar con un her­mano ma­yor, o un pri­mo de Zu­mo­sol, pue­de que no es­té de más. Fi­gu­ra­da­men­te, eso es en lo que po­dría con­ver­tir­se Atomico para un se­lec­to gru­po de fir­mas es­pa­ño­las del sec­tor tec­no­ló­gi­co. El fon­do de in­ver­sión crea­do por Ni­klas Zenns­tröm, el co­fun­da­dor de Sky­pe, aca­ba de sa­lir al mer­ca­do con 725 mi­llo­nes de eu­ros en bus­ca de bue­nas ideas en las que in­ver­tir. Tie­nen que ser ideas ya en mar­cha, bue­nos pro­duc­tos a los que guiar ha­cia una nue­va di­men­sión. «Que­re­mos apos­tar por [star­tups] que es­tán pre­pa­ra­das para ser lí­de­res re­gio­na­les o mun­dia­les en su ca­te­go­ría», ex­pli­ca des­de Lon­dres Ca­ro­li­na Bro­cha­do, so­cia del fon­do y res­pon­sa­ble para Es­pa­ña.

Atomico, uno de los ma­yo­res fon­dos de ca­pi­tal ries­go del con­ti­nen­te, aca­ba de ce­rrar una ron­da de fi­nan­cia­ción en la que ha con­se­gui­do esos 725 mi­llo­nes que bus­can ya re­cep­to­res. Los fon­dos se con­cen­tra­rán en el mer­ca­do eu­ro­peo, y Es­pa­ña es­tá lla­ma­da a ju­gar un pa­pel cla­ve en es­te pro­ce­so. «Es­ta­mos es­pe­cial­men­te op­ti­mis­tas con Es­pa­ña —ar­gu­men­ta Bro­cha­do—, por­que el eco­sis­te­ma con­ti­núa avan­zan­do ca­da año. He­mos vis­to 48 sa­li­das exi­to­sas en Es­pa­ña en el 2016, por las 33 del 215. Sa­be­mos que cuan­do se tra­ta de cons­truir un eco­sis­te­ma, el éxi­to ge­ne­ra éxi­to. En el 2011, so­la­men­te se in­vir­tie­ron 100 mi­llo­nes en Es­pa­ña, pe­ro esa ci­fra ya ha­bía cre­ci­do has­ta ca­si 600 mi­llo­nes en el 2016. Eso su­po­ne que la ci­fra cre­ce mu­cho más rá­pi­do en Es­pa­ña que en otros paí­ses mu­cho más ma­du­ros, co­mo Ale­ma­nia o el Reino Uni­do».

En­tre las sa­li­das a las que se re­fie­re la eje­cu­ti­va bra­si­le­ña fi­gu­ran la ven­ta de Pri­va­lia a Ven­te Pri­vee por 560 mi­llo­nes de dó­la­res, la de Tic­ket­bits a eBai por 165 mi­llo­nes o la de So­cial Point a Ta­ket-Two a cam­bio de 275 mi­llo­nes de dó­la­res. To­das eran star­tups de ca­pi­tal es­pa­ñol que han aca­ba­do en ma­nos de gi­gan­tes de sus res­pec­ti­vos sec­to­res, ge­ne­ran­do cuan­tio­sas plusvalías tan­to a sus crea­do­res co­mo a aque­llos in­ver­so­res que apos­ta­ron por sus res­pec­ti­vas ideas.

Los em­pren­de­do­res tec­no­ló­gi­cos es­pa­ño­les es­tán aho­ra ba­jo el radar de los ex­per­tos de Atomico por es­ta es­ca­la­da exi­to­sa, pe­ro tam­bién por una no me­nos im­por­tan­te: el re­torno de una fuer­za crea­ti­va. Sos­tie­ne Bro­cha­do que mu­chos de los ta­len­tos que aban­do­na­ron el país en los años du­ros de la cri­sis, o in­clu­so an­tes, en bus­ca de opor­tu­ni­da­des, es­tán vol­vien­do a la pe­nín­su­la atraí­dos por un en­torno emer­gen­te. «Sa­lie­ron ha­cia mer­ca­dos ma­du­ros, co­mo Inglaterra, Ale­ma­nia o Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro hoy esos ta­len­tos es­tán vol­vien­do a Es­pa­ña por­que el eco­sis­te­ma es­tá cre­cien­do. Y se tra­ta —ad­vier­te— de per­so­nas que vuel­ven con mucha ex­pe­rien­cia en el ám­bi­to tec­no­ló­gi­co».

Al fon­do de in­ver­sión, en cual­quier ca­so, no le va­le cual­quier idea. Las quie­re ma­du­ras, ya desa­rro­lla­das, con po­ten­cial de cre­ci­mien­to y li­de­raz­go si re­ci­ben el ca­pi­tal y la ayu­da pre­ci­sa. Por el mo­men­to, en Es­pa­ña so­lo ha en­tra­do en el ca­pi­tal de dos so­cie­da­des: Fon y Jo­band­ta­lent. Si las lo­ca­li­za, su des­em­bar­co no se­rá me­nor, pues pre­vé rea­li­zar una in­ver­sión en ca­da pro­yec­to de en­tre cua­tro y 25 mi­llo­nes de eu­ros, o lo que es lo mis­mo, múscu­lo para afron­tar una nue­va fa­se de con­so­li­da­ción y ex­pan­sión de la com­pa­ñía.

El apo­yo que Atomico in­yec­ta­rá en sus aso­cia­das no se­rá ex­clu­si­va­men­te eco­nó­mi­co. Tam­bién apor­ta­rá en ám­bi­tos es­tra­té­gi­cos de la ges­tión, otro de los ele­men­tos que ha­ce es­pe­cial­men­te atrac­ti­va su ofer­ta. Des­de la crea­ción del fon­do, Zenns­tröm ha pues­to el fo­co en la cap­ta­ción de ta­len­to para su equi­po di­rec­ti­vo, y a lo lar­go de los úl­ti­mos años ha in­cor­po­ra­do di­rec­ti­vos de al­gu­nos de los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos: Uber, Fa­ce­book, Goo­gle, Spo­tify, Vir­gin...

Se tra­ta de un equi­po de crea­ción de va­lor cu­ya mi­sión no es otra que po­ten­ciar las ac­ti­vi­da­des de aque­llas com­pa­ñías por las que apues­ten. Bro­cha­do acla­ra que su tra­ba­jo no es es­tar en el día a día, en la ges­tión co­ti­dia­na de la fir­ma, sino «ayu­dar en áreas crí­ti­cas de la vi­da de una em­pre­sa: pro­duc­to, már­ke­ting, pe­ne­tra­ción en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, cap­ta­ción de los me­jo­res ta­len­tos... En to­dos es­tos as­pec­tos nues­tro equi­po tie­ne gran ex­pe­rien­cia, por­que han tra­ba­ja­do en gran­des em­pre­sas de tec­no­lo­gía», pre­ci­sa.

Bro­cha­do lo sus­tan­cia en un ejem­plo grá­fi­co: si el fun­da­dor de una star­tup par­ti­ci­pa­da por Atomico pre­ci­sa de un in­ge­nie­ro para un pues­to cla­ve, la ma­qui­na­ria del fon­do se pon­drá a tra­ba­jar a tra­vés de su red de co­ne­xio­nes para lo­ca­li­zar aque­llos per­fi­les que me­jor se adap­ten a sus ne­ce­si­da­des.

PER­MA­NEN­CIA

En es­te sen­ti­do, la res­pon­sa­ble del mer­ca­do es­pa­ñol in­sis­te en que la vo­ca­ción de Atomico es la de con­ver­tir­se en un in­ver­sor a lar­go pla­zo, tiem­po en el que la apor­ta­ción de es­te equi­po di­rec­ti­vo pue­da re­sul­tar efec­ti­va para cua­jar una idea. ¿Y exis­te un pla­zo con­cre­to de en­tra­da y sa­li­da del ca­pi­tal de una par­ti­ci­pa­da? «No te­ne­mos un pla­zo fi­jo. No­so­tros que­re­mos cons­truir un pro­yec­to con los fun­da­do­res e im­pul­sar la em­pre­sa de la for­ma que ten­ga más sen­ti­do, por lo que no hay un pe­río­do [de per­ma­nen­cia] de­ter­mi­na­do. Lo que no­so­tros que­re­mos es ma­xi­mi­zar el va­lor de la com­pa­ñía», con­clu­ye.

So­bre los ám­bi­tos den­tro del es­pec­tro tec­no­ló­gi­co que más atrac­ción des­pier­tan, lo cier­to es que el aba­ni­co con el que se tra­ba­ja en Atomico es am­plio y en es­tos mo­men­tos ya man­tie­ne con­ver­sa­cio­nes con fir­mas es­pa­ño­las de áreas di­ver­sas co­mo la lo­gís­ti­ca o las fi­nan­zas. Hay, sin em­bar­go, un ele­men­to cru­cial en la ecua­ción: la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Lo ex­pli­ca con lla­ma­ti­va de­ter­mi­na­ción la di­rec­ti­va bra­si­le­ña: «Yo pien­so que hoy, si una em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca de cual­quier sec­tor no es­tá pen­san­do en con­tar con una par­te de AI en su es­tra­te­gia de ne­go­cio, esa em­pre­sa no va a ven­cer».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.