La gran ace­le­ra­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

An­da­mos a la bús­que­da de ex­pli­ca­cio­nes a la ac­tual en­ce­rro­na en la que ha aca­ba­do me­ti­da la si­tua­ción in­ter­na­cio­nal, en la cual, des­pués de va­rios años en los que la eco­no­mía nos ha obli­ga­do de for­ma re­pe­ti­da a pen­sar lo im­pen­sa­ble y a to­mar de­ci­sio­nes al bor­de del abis­mo, aho­ra to­do ello pa­re­ce ha­ber­se des­pla­za­do al ám­bi­to de la po­lí­ti­ca. Se­gu­ra­men­te nos pue­da ayu­dar en esa ta­rea re­cor­dar que, du­ran­te va­rias dé­ca­das, una eco­no­mía vol­ca­da ca­da vez más ha­cia las fi­nan­zas ha ido per­dien­do la no­ción de lí­mi­te; y no en uno, sino en mu­chos te­rre­nos.

Ello es ob­vio por lo que res­pec­ta a la geo­gra­fía: la glo­ba­li­za­ción no ha sig­ni­fi­ca­do otra co­sa que el aba­ti­mien­to de fron­te­ras. Asi­mis­mo, los lí­mi­tes en­tre eco­no­mía y po­lí­ti­ca se han tor­na­do ca­da vez más con­flic­ti­vos, con la ca­mi­sa de fuer­za de los mer­ca­dos res­trin­gien­do un con­cep­to ge­nuino de la de­mo­cra­cia. Es­to tie­ne que ver con los lí­mi­tes mo­ra­les de los mer­ca­dos, que ha es­tu­dia­do me­jor que na­die el fi­ló­so­fo de Har­vard Mi­chael San­del en su li­bro Lo

que el di­ne­ro no pue­de com­prar. Pe­ro qui­zá más sig­ni­fi­ca­ti­vo aún re­sul­ta la ilu­sión del co­no­ci­mien­to que pre­do­mi­nó en­tre 1980 y el 2008, en la que el aná­li­sis del com­por­ta­mien­to eco­nó­mi­co des­can­só en ex­ce­so so­bre las no­cio­nes de ul­tra­rra­cio­na­li­dad y efi­cien­cia na­tu­ral de los mer­ca­dos, lle­van­do a la acep­ta­ción —con fre­cuen­cia de­ma­sia­do acrí­ti­ca— de la idea de que al fin se ha­bía al­can­za­do un mun­do es­ta­ble para mu­chas dé­ca­das.

Con to­do, don­de esa ma­ni­fies­ta pre­ten­sión de es­tar si­tua­dos más allá de los lí­mi­tes ha lle­ga­do qui­zá más le­jos es en la re­la­ción de las fi­nan­zas con el tiem­po. Las ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras ha­ce no mu­cho tiem­po se cru­za­ban tí­pi­ca­men­te en ho­ras. Pro­gre­si­va­men­te, con el pro­ce­so de trans­for­ma­ción ex­pe­ri­men­ta­do por los mer­ca­dos de ca­pi­tal —en los que la in­no­va­ción a gran es­ca­la ha ido acom­pa­ña­da de di­ná­mi­cas de des­re­gu­la­ción e in­ter­na­cio­na­li­za­ción cre­cien­tes—, los rit­mos de la to­ma de de­ci­sio­nes se han ido ace­le­ran­do de un mo­do ex­tra­or­di­na­rio. Así, pron­to se pa­só a ha­blar de mi­nu­tos; lue­go de se­gun­dos, y aho­ra ca­da vez se uti­li­za más la ex­pre­sión de na­no­se­gun­do (un ca­si inasi­ble diez ele­va­do a me­nos nue­ve se­gun­dos). Se tra­ta del fe­nó­meno que el gran eco­no­mis­ta del Ban­co de Inglaterra An­drew Hal­da­ne ha lla­ma­do «una ca­rre­ra ha­cia ce­ro».

Na­tu­ral­men­te, un pro­ce­so de es­te ti­po no es­tá exen­to de gran­des ries­gos, en­tre otras co­sas de­bi­do a que so­bre unos pro­ce­sos de ace­le­ra­ción tan in­ten­sos no es po­si­ble que in­ter­ven­ga la de­ci­sión hu­ma­na, con lo cual la reali­dad ac­tual de los mer­ca­dos de ca­pi­tal es la de un con­jun­to si­mul­tá­neo de ac­cio­nes de in­ver­sión o des­in­ver­sión a gran es­ca­la adop­ta­da por pu­ros al­go­rit­mos. A par­tir de ahí no es ex­tra­ño que nos ha­ya­mos acos­tum­bra­do a la su­ce­sión de múl­ti­ples flash­crash en los que los va­lo­res —o de­ter­mi­na­das di­vi­sas, co­mo ocu­rrió con la libra des­pués del bre­xit— se de­rrum­ban por ins­tan­tes o mi­nu­tos, para re­co­brar­se des­pués tam­bién a gran ve­lo­ci­dad.

A la evo­lu­ción de la eco­no­mía a par­tir de 1990 se la de­no­mi­nó, de un mo­do muy ilu­so­rio, La gran mo­de­ra­ción. A lo que vino des­pués de la cri­sis lo he­mos lla­ma­do reite­ra­da­men­te La gran re­ce­sión. Te­nien­do en cuen­ta to­do lo que he­mos des­cri­to en los pá­rra­fos an­te­rio­res, re­la­ti­vo a la pér­di­da de la no­ción de lí­mi­te tem­po­ral por par­te de los mer­ca­dos de ca­pi­tal, y que en me­nor me­di­da se ha da­do tam­bién en otros as­pec­tos de la eco­no­mía, ¿no se­ría en reali­dad mas ade­cua­do lla­mar a es­ta épo­ca La

gran ace­le­ra­ción?

| JUSTIN LA­NE

Los al­go­rit­mos han sus­ti­tui­do a los hu­ma­nos en al­gu­nos pro­ce­sos de in­ver­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.