El es­pía alia­do de los con­su­mi­do­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Pa­tri­cia Baelo

El Stif­tung Wa­ren­test es una en­ti­dad que ha ana­li­za­do de for­ma anó­ni­ma más de 100.000 pro­duc­tos para ve­lar por la ca­li­dad Re­ci­be ayu­da es­ta­tal para ga­ran­ti­zar su in­de­pen­den­cia

¿Es­pías in­fil­tra­dos en las em­pre­sas? ¿Prue­bas de la­bo­ra­to­rio clan­des­ti­nas al es­ti­lo Ja­mes Bond? To­do eso y mu­cho más es lo que ha­ce Stif­tung Wa­ren­test, la or­ga­ni­za­ción del con­su­mi­dor más fa­mo­sa de Ale­ma­nia. Fun­da­da el 4 de di­ciem­bre de 1964 por el Par­la­men­to, hoy se ha con­sa­gra­do co­mo una ins­ti­tu­ción que ve­la por la ca­li­dad y la se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos. Su la­bor con­sis­te en ad­qui­rir de for­ma anó­ni­ma to­do ti­po de ob­je­tos de con­su­mo, ana­li­zar­los ba­jo la lu­pa y emi­tir una va­lo­ra­ción, para que na­die eli­ja a cie­gas. «Ya sea para com­prar un nue­vo te­le­vi­sor, una la­va­do­ra, o has­ta la co­mi­da de nues­tro ga­to Mo­ritz, siem­pre con­sul­ta­mos sus es­tu­dios», ex­pli­ca la pa­re­ja de ber­li­ne­ses Wal­traud y Werner Kö­nitz.

La pri­me­ra edi­ción de su re­vis­ta Der Test, que sa­lió pu­bli­ca­da en 1966 y cos­ta­ba un mar­co ale­mán y me­dio, es­ta­ba dedicada a ba­ti­do­ras, má­qui­nas de co­ser, y otros apa­ra­tos para el ama de ca­sa mo­der­na. Aque­llas jo­ven­ci­tas con piel de por­ce­la­na y cor­tes de pe­lo bob de la por­ta­da for­man par­te del pa­sa­do. Lo que no ha per­di­do ac­tua­li­dad son los crea­ti­vos mé­to­dos que em­plea Stif­tung Wa­ren­test, que li­te­ral­men­te sig­ni­fi­ca Fun­da­ción de Aná­li­sis de Mer­can­cía, y que ya ha pun­tua­do más de 2.500 ser­vi­cios y 100.000 pro­duc­tos. El úl­ti­mo de ellos: do­ce ca­rri­tos de be­bé con pre­cios que os­ci­lan en­tre 299 y 1.080 eu­ros, y en mu­chos de los cua­les la or­ga­ni­za­ción ha de­tec­ta­do sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas.

Para con­sul­tar los re­sul­ta­dos de sus es­tu­dios uno pue­de ad­qui­rir su re­vis­ta men­sual o ac­ce­der, pre­vio pa­go, a su pá­gi­na de In­ter­net, que re­ci­be más de 63 mi­llo­nes de vi­si­tas anua­les. «Lo ad­mi­to, no com­pro ca­da nú­me­ro, pe­ro cuan­do se tra­ta de gran- des in­ver­sio­nes siem­pre es mi pri­me­ra op­ción», co­men­ta Tho­mas Knirsch. Con el tiem­po, Stif­tung Wa­ren­test no so­lo se ha re­ve­la­do útil para los clien­tes, sino tam­bién para la Aso­cia­ción Fe­de­ral de In­dus­trias Ale­ma­nas, cu­yo pre­si­den­te, Ul­rich Gri­llo, ase­gu­ra: «Ca­da fa­bri­can­te vi­ve de ven­der sus pro­duc­tos, al­go que so­lo ocu­rre si los usua­rios con­fían. Da­do que una ma­la no­ta per­ju­di­ca el ne­go­cio, las em­pre­sas se es­fuer­zan más por me­jo­rar la ca­li­dad».

Eso ocu­rrió en 1969, cuan­do Stif­tung Wa­ren­test ca­li­fi­có co­mo no sa­tis­fac­to­rios tres mo­de­los de una mar­ca de fi­ja­ción de es­quís, que re­cu­rrió al Tri­bu­nal Su­pre­mo, quien tras un lar­go li­ti­gio le dio la ra­zón a la fun­da­ción. Cua­tro años des­pués, to­dos los fa­bri­can­tes ob­tu­vie­ron me­jo­res re­sul­ta­dos en el mis­mo es­tu­dio. El otro gran éxi­to de la co­mún­men­te de­no­mi­na­da «po­li­cía de pro­duc­tos» lle­ga­ba de la mano de la cre­ma pro­mo­cio­na­da por la ac­triz Us­chi Glas, que re­ci­bió un de­fi­cien­te, la peor no­ta de to­das. En el 2004, la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ber­lín des­es­ti­mó la do­ble de­man­da pre­sen­ta­da por la mar­ca 4-S Mar­ke­ting, mien­tras 29 mu­je­res de­nun­cia­ban que su piel pre­sen­ta­ba ro­je­ces y gra­nos tras usar la cre­ma, que de­jó de fa­bri­car­se.

EQUÍ­VO­CO

Aun­que Stif­tung Wa­ren­test tam­bién ha aca­pa­ra­do ti­tu­la­res ne­ga­ti­vos. En sep­tiem­bre del 2002 se vio obli­ga­da a re­ti­rar un ejem­plar de su pu­bli­ca­ción fi­nan­cie­ra Fi­nanz­test, en el que se equi­vo­ca­ba al ana­li­zar pla­nes de ju­bi­la­ción. El li­ti­gio más so­na­do da­ta de no­viem­bre del 2013, cuan­do pu­so un de­fi­cien­te al cho­co­la­te con le­che y fru­tos se­cos de Rit­ter Sport, ale­gan­do que con­te­nía pi­pe­ro­nal, un aro­má­ti­co ar­ti­fi­cial. La fa­mo­sa com­pa­ñía cho­co­la­te­ra ga­nó an­te los tri­bu­na­les y la ava­lan­cha de crí­ti­cas no tar­dó en lle­gar. Ese fias­co, uni­do a la cre­cien­te com­pe­ten­cia en In­ter­net, ha pro­vo­ca­do una re­duc­ción de la ci­fra de sus­crip­to­res, que ha pa­sa­do de 815.000 en 1991, a prác­ti­ca­men­te la mi­tad hoy día.

Con to­do, pa­re­ce que la fun­da­ción no ten­drá que preo­cu­par­se por su sub­sis­ten­cia, ya que el Es­ta­do le con­ce­dió el pa­sa­do di­ciem­bre una ayu­da de 10 mi­llo­nes de eu­ros, a los que se­gui­rán otros 90 mi­llo­nes a lo lar­go de es­te 2017. Un des­em­bol­so con el que el Go­bierno ale­mán pre­ten­de ga­ran­ti­zar la in­de­pen­den­cia y neu­tra­li­dad de Stif­tung Wa­ren­test.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.